Martes 12 de Junio de 2012 - 12:01 AM

‘Durante dos años faltó actividad en la Fiscalía’: Mario Iguarán

El exfiscal general de la Nación, Mario Germán Iguarán Arana, estuvo en Bucaramanga, en el marco de su nuevo rol como decano de la facultad de Derecho de la Universidad Manuela Beltrán.
Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Desde marzo de 2010 y hasta los primeros meses de 2012, Mario Iguarán Arana se desempeñó como embajador de Colombia en Egipto.
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

 

Iguarán Arana se desempeñó como el máximo jefe de la Fiscalía General de la Nación, entre el 2005 y el 2009, tras fungir como viceministro de Justicia, por cerca de 10 meses, en el primer gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

Como viceministro de Justicia, estuvo bajo las órdenes de Sabas Pretelt de la Vega, quien fue inhabilitado por la Procuraduría por 12 años, por su participación en la ‘yidispolítica’, como se conoció al proceso por la entrega de dádivas a congresistas a cambio de que aprobaran el proyecto de ley que buscaba la reelección de Uribe Vélez.

Como Fiscal General, Iguarán denunció no sólo la existencia de ‘falsos positivos’, sino también condenó a congresistas y políticos de todo el país por el escándalo de la ‘parapolítica’, investigó a varios integrantes de su gabinete presidencial y además intervino el DAS. Esto hizo que se distanciara del expresidente Uribe y que fuera considerado por muchos como su férreo opositor.

Vanguardia Liberal conversó con el exfiscal sobre estos y otros temas de coyuntura. 

Vanguardia Liberal: En este momento en el Congreso está a punto de aprobarse el ‘Marco legal para la paz’, un proyecto de ley que sería el equivalente al punto de partida de un nuevo proceso de paz. ¿Cómo vería un nuevo proceso de paz en Colombia?
Mario Iguarán: Independientemente de los distintos puntos que puedan ser objeto de discusión y decisión en el Congreso, lo que importa es que es un instrumento de salida negociada para lograr la paz en Colombia. 

VL: Pero uno de los puntos que más preocupa es la posible impunidad de los actores armados frente a los delitos que cometieron. ¿Esa no es la materialización de un atraso para la política de seguridad? 
MI: Para lograr la paz habrá que renunciar a algo de justicia, siempre y cuando no se renuncie a bastante de reparación y a la absoluta verdad. Justicia implica también conformidad.

VL: ¿Renunciar a los castigos para lograr la paz no dejaría en la impunidad a los delitos?
MI: Lo que se debe tener claro es que lo que hay que lograr es la reconciliación, y para eso hay que renunciar a algo de justicia, porque como dije la justicia más allá de la proporcionalidad es la conformidad. Las víctimas se sentirán más aliviadas, en la medida es que conozcan la verdad y sean reparadas.
Cuando se hizo el proceso de formación de la Ley de Justicia y Paz, que comparativamente hablando tiene más penas y exigencias de las que hoy tiene el marco jurídico legal para la paz, también se negociaron las penas, con el fin de lograr la negociación.

VL: Precisamente en el Congreso se quiere tramitar la actualización de la Ley de Justicia y Paz. El país ya vio los resultados de la implementación y usted fue el primero en obrar bajo su marco. Desde su experiencia, ¿qué le faltó a la ley? 
MI: Le puedo resumir el éxito de la aplicación en un solo punto, el de los desaparecidos. Hasta cuando estuve como Fiscal más de 1500 restos fueron plenamente identificados y entregados  a los familiares, con esto se permitió sacar de la tortura sicológica a las personas que no sabían el paradero de sus familiares. Además la ley tuvo aciertos como la reinserción y desmovilización.

VL: Pero la reinserción fue uno de los puntos más criticados de esa la Ley en el país. La aplicación de esta política fue fallida, debido a que el Estado no estaba preparado para reinsertar a los paramilitares y guerrilleros. Es más, actualmente muchos han vuelto a las filas y otros están delinquiendo en las ciudades.
MI: Sí, se debe aprovechar la experiencia en el plano no sólo teórico jurídico, que es el que le corresponde a la Fiscalía y a los jueces de Justicia y Paz, sino también en el plano administrativo, pues para la aplicación de una ley no sólo se requiere voluntad jurídica, también se requiere voluntad política, y  eso significa recursos para atender a los desmovilizados  y a las víctimas.

VL: Otro de los proyectos de ley que actualmente hacen parte de la agenda del Congreso es la Reforma a la Justicia. Esta iniciativa contempla dentro de sus artículos que los particulares puedan emitir fallos en casos menores, ¿considera que esa es la solución para descongestionar la justicia?
MI: Sí, y esa propuesta no es ninguna novedad ni en el mundo ni mucho menos en Colombia, en donde el artículo 116 de la Constitución de 1991 lo contempla. Esto es algo que funciona y que se ha comprobado en diferentes países, siempre y cuando se haga en el marco de unas leyes previamente establecidas.

VL: ¿Usted también está de acuerdo con la abolición del Consejo Superior de la Judicatura, como se contempla en otro de los artículos de la Reforma a la Justicia?
MI: No estoy de acuerdo con la abolición de las instituciones. Si el DAS falla no se debe acabar, porque Colombia necesita un Departamento Administrativo de Seguridad, los que fallaron fueron sus integrantes. Dígame a mí que me toco tomar la determinación de investigar y acusar al exdirector  del DAS. El Consejo Superior de la Judicatura es igual, porque garantiza la autonomía de la Rama Judicial. Lo que hay que acabar es con ese tipo de personajes que llega a las instituciones para dañarlas.

VL: La Reforma a la Justicia Penal Militar ha generado debate frente al fuero de los integrantes de las Fuerzas Armadas. ¿Cree que como está planteado ese proyecto de ley es funcional, teniendo en cuenta que usted fue el primero que denunció el escándalo de los ‘falsos positivos’? 
MI: Hay que hacer todo los esfuerzos por motivar los policías y los soldados, por eso es válido el proyecto, pero  no se puede desconocer que el fuero penal militar  no significa impunidad. En ese orden de ideas os hechos que se califican como delito y que no fueron con ocasión del servicio no tienen por qué ser conocidos por la Justicia Penal Militar. Si se llegara a aprobar algo distinto no le vería ningún futuro en un examen de constitucionalidad, porque la gente no se puede olvidar de que la Corte Constitucional también inaplica normas.

VL: En su administración se condenaron personas por ‘parapolítica’, por ‘falsos positivos’ y por las ‘chuzadas’ del DAS, pero es indudable que hay muchos que aún deben ser juzgados. ¿Considera que en las administraciones que lo han sucedido continuaron persiguiendo a los implicados?
MI: Creo sí se había perdido el impuso, lo tengo que decir con sinceridad. Hace poco el fiscal Montealegre anunció unas capturas por la firma del pacto de Chivolo y Pivijay, y eso nos permitió recordar que fuimos nosotros quienes abrimos la investigación y que por ese fin condenamos a gobernadores, parlamentarios, alcaldes, concejales y diputados. Pudo haber dos años entre la administración de Montealegre y la mía en los que alguien podría pensar que hubo inactividad.

VL: Entre su administración y la del actual fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, estuvieron Guillermo Mendoza Diago y Viviane Morales. ¿Usted afirma que en los periodos de ellos se pararon muchas investigaciones?
MI: Celebro que la administración de Montealegre active esas investigaciones, porque de acuerdo con lo analizado y lo estudiado hay mucho por hacer todavía. Ese intervalo de interinidad llevó a que muchos pensaran que hubo una falta de actividad enorme en esos casos.

VL: Hace tres años que salió de la Fiscalía, en ese entonces las relaciones con el expresidente Uribe eran las peores, ¿cómo son ahora?
MI: No puedo decir que guardo una relación con el presidente Uribe, debo reconocer como todos los colombianos que transformó el país, pero también que estuvo rodeado por muchos funcionarios cuestionados, con un sanedrín que yo tildaría de malos consejeros y muchos de los cuales fueron calificados por mí como delincuentes.

VL: ¿Usted cree que Uribe se rodeó de ellos en total desconocimiento de quienes eran?
MI: De eso parto, esa es mi creencia.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad