Miércoles 12 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

En qué va ‘La paz de Santos’

Según expertos, la salida de los líderes de las Farc de las zonas de reincorporación es una demostración de la falta de seguridad jurídica en la implementación de los Acuerdos de Paz.
/ VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)
/ VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)

“Que la palabra sea la única arma de los colombianos”, fue la frase con la que el jefe máximo de las Farc, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, cerró hace 21 meses el acto de firma de los Acuerdos de Paz con el Estado Colombiano durante la presidencia de Juan Manuel Santos.

Hoy el panorama parece no ser tan alentador en cuanto al tema de paz se refiere, pues, de acuerdo con expertos consultados por Vanguardia Liberal, son muchos tropiezos los que han tenido que sortearse, como la implementación de los puntos pactados entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc, la Justicia Especial de Paz, JEP; la desaparición de algunos líderes de la guerrilla de las zonas territoriales y el cambio de gobierno.

Así mismo, durante la firma el líder de las Farc pedía una “implementación pronta y eficaz de los Acuerdos”. Sin embargo, Mauricio Jaramillo, docente de la Universidad del Rosario, considera que “la paz está muy coja por varios factores como la falta de implementación de los Acuerdos de La Habana, las acusaciones mutuas Farc - Estado por la falta de cumplimiento, el reclamo de las Farc por el abandono de las zonas de transición, el reclamo del Estado a la guerrilla de no haber declarado todos sus bienes, etc, es lo que tiene a la paz en una crisis”.

Por su parte, Alexander Arciniegas Carreño, experto en ciencias políticas, indicó que “el proceso de Paz arranca con unos problemas de legitimidad social grandes, pues la sociedad ve con desconfianza el Acuerdo y a esto se suma otro problema adicional y es que la implementación de lo acordado arrancó de una manera traumática porque pasados ya nueve meses de la firma, se empezaron a construir los campamentos y en condiciones mínimas de habitabilidad; ese fue el primer desafío que tuvo el Estado y empezó a mostrar saldo rojo, porque hubo varios problemas burocráticos para ejecutar los recursos, como los geográficos porque llevar los alimentos era un desafío porque no había vías y muchos alimentos eran perecederos; eso fue al inicio, pero los problemas persisten, porque en la agonía del mandato de Santos se conoce el informe de organismos internacionales en donde alerta sobre atrasos en la implementación y quien lo hace es el jefe de la misión de la ONU en Colombia”.

La paz sigue viva

Sin embargo, ante este panorama poco favorable, congresistas hicieron una visita a la zona de reincorporación de Miravalle, Caquetá, para conocer de cerca lo que está pasando.

Sobre el particular Antonio Sanguino, Senador del Partido Verde, manifestó que “hay una disposición del grueso de las personas que están en ese espacio territorial de mantenerse en el proceso de paz y esa es una muy buena noticia para el país. Así mismo, destacó que hay un acompañamiento permanente de las Naciones Unidas y de la cooperación internacional, particularmente de Noruega”.

“Se recibió de manera positiva la carta de Fabián Ramírez donde reitera su compromiso con los acuerdos de paz y allí las personas que coordinan la zona han dicho que quienes se han retirado no es para engrosar las filas de las disidencias…”, precisó Sanguino.

El Senador dijo que “esas personas que han salido (al referirse a Márquez y ‘el Paisa´) es porque obedecen a las dificultades propias del proceso como la lentitud de las instituciones del Estado para atender los procesos de reincorporación a la vida civil de las personas de las Farc, problemas en la aplicación del programa de tierras e incertidumbre respecto a los proyectos productivos porque no existen o caminan lentamente los procesos de titulación de tierras no solo para los reincorporados sino también de las comunidades en las cuales está ocurriendo el proceso de reincorporación”.

Actuar lento del Estado

Sanguino recordó que “en su momento el negociador del gobierno, Humberto de la Calle, dijo que el Acuerdo de Paz era el mejor acuerdo posible del conflicto colombiano, pero ya en el proceso de implementación las instituciones del Estado y las derivadas del acuerdo pensadas y diseñadas vienen actuando mucho más lentamente que los acontecimientos, por tanto la responsabilidad está repartida entre Santos y Duque, pero sobre todo esta amenaza de reformar los acuerdos proviene del nuevo gobierno”.

En el mismo sentido Arciniegas Carreño precisó “si venía la agenda de la implementación atrasada con el gobierno que había pactado la paz, el escenario se torna crítico cuando quien ostenta el poder desde el 7 de agosto es un grupo político que fue un férreo opositor a lo acordado…”.

El proceso con el Eln

El otro proceso que vive el país es el de negociación con el Eln, al que el presidente Duque ha enviado un mensaje contundente y que, según el senador Sanguino, “si el presidente insiste en su propuesta de concentración de todos los efectivos del Eln para garantizar un cese bilateral, pues eso rompe lo que hasta ahora se había acordado en la mesa de negociaciones y nos pondría en un punto cero en el diálogo con el Eln”.

Por su parte, Arciniegas Carreño considera que “el Gobierno está poniendo el listón muy alto en términos de condiciones para continuar la negociación, lo que puede llevar las conversaciones a un punto muerto. Además, hay que tener en cuenta que existe una presión de carácter internacional que hace que no pueda mandar a la caneca de la basura lo que hizo el anterior gobierno, porque hay actores internacionales y nacionales, como la iglesia, que están acompañando el proceso”.

Se mantiene el compromiso de las farc

La carta de Fabián Ramírez, fue entregada a la Comisión Primera del Senado que visitó Miravalle. Algunos aparte dice:

“Quiero recordar que desde que empezamos la pedagogía y la constitución como partido político teníamos una alta confianza con los organismos del Estado, pero con lo que pasó con nuestro compañero Jesús Santrich, esa confianza ya no es la misma. Por esa razón optamos por no ser víctimas de las maniobras que pueden enlodarnos”.

“Actualmente me encuentro recorriendo Florencia, Cartagena del Chairá, Puerto Rico y San Vicente del Caguán en el Caquetá para explicarle a la gente la necesidad de apoyar el proceso de paz y reagrupando a quienes se cansaron del incumplimiento del Gobierno”.

“Quiero manifestarle al pueblo colombiano que hoy más que nunca estamos comprometidos con la paz, las víctimas y la reconciliación. El limbo jurídico en el que estoy me ha hecho salir menos a la luz pública, pero no me estoy escondiendo”.

“Seguimos apostándole al proceso de paz para el beneficio de todos”.

Publicada por
Contactar al periodista
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad