Sábado 15 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

“A Landaburu hay que comprarlo”

Fueron las palabras del máximo accionista del Bucaramanga en los inicios de los 80, Reinaldo Rueda Castañeda, a sus hijos Francisco y Enrique cuando se armaba poco a poco un equipo que estaba en la miseria y que con el patrocinio del gobernador de antaño Jorge Sedano y la firma de gaseosas Hipinto sacaban a flote a este bello club.

La situación era complicada ya que Luis Alberto Landaburu era propiedad del Tampico Madero de México. ‘Cuca’ Aceros tenía como arqueros a ‘Chucho’ Suárez y al juvenil Fabio Niño y necesitaba con urgencia a este carismático cancerbero que aparte de sonreír todo el tiempo volaba de palo a palo y que cada vez que arrancaba un partido o un segundo tiempo con solo levantar los brazos los hinchas de las tribunas de sur y norte lo aplaudían a rabiar.  Se hizo el esfuerzo, se consiguió un dinero y el otro salió de una rifa de un vehículo que promovió Juan Manuel González y su Combo Deportivo de Caracol en los primeros meses del año 84.  La noche de su debut ante Tolima fue estrenado con derrota (la cuarta consecutiva de la temporada) por uno a cero.  A partir de ese juego Bucaramanga no volvió a perder y en cada partido aparte de las lecciones de buen fútbol de ‘El Nene’ Díaz, Óscar Muñoz, Héctor Ramón Sosa, ‘Pirata’ Ferrer, Janio Cabezas, ‘Pony’ Maturana y ‘El Negro’ Miguel Oswaldo, Luis Alberto ‘La foca’ Landaburu se comía el área y se convertía en líder natural de una defensa que tenía entre otros a ‘Chonto’ Herrera, Humberto Mendoza, José Valoyes, Alex Churio, ‘Galpón’ Estrada, el samario Alfonso Cardona y el argentino José Gerardo Galván.   En la mitad de la cancha a Farid Perchy, ‘Pitula’ Hernández y un vallecaucano que aparte de ser medio ‘tartajo’ para hablar tenía una pequeña particularidad... le llamaban Américo ‘El Niño’ Quiñónez y de él Landaburu se acuerda muy bien, sobre todo del Niño. Ese equipo corría gracias a la buena preparación física de Aureliano Montañez quien puso a ‘volar’ a un equipo que salía aplaudido de los estadios colombianos y alcanzó a pelear título esa temporada.  ‘El Loco’ Luisito Landaburu como se le conoce en Buenos Aires fue arquero de River y suplente del mejor de todos Ubaldo Fillol. Jugó en Vélez y se convirtió en ídolo de Estudiantes de Caseros (equipo donde jugó Ramoa) con el ascenso del 73 y en donde se retiró en 1988 atajando con una sola mano (la derecha) ya que la izquierda se la habían fracturado en el 86 en la ciudad de Cali vistiendo la camiseta del Atlético.  Su alejamiento del fútbol le causó nostalgia, tristeza y depresión  pensando hasta en el suicidio.  Manejó taxi, trabajó como preparador de arqueros de River y aquí está entre nosotros  26 años después de haber partido.  Aceptó una invitación de Extratiempo y la Liga Santandereana de Fútbol para venir y encontrarse con todos los que lo queremos y lo extrañamos, con los que lo aplaudimos y lo llevamos en andas como aquella noche del 31 de octubre del 84 cuando goleamos al Junior y la gente lo llevó en hombros hasta el Mesón de los Búcaros.  Vivía frente a la Unab y allí junto a Orlando Morales ‘Pocheche’  coleccionaron anécdotas como la del Simca.  Resulta que a Landaburu le entregaron un carro de esa marca para que se movilizara a los entrenos y una mañana ‘La Foca’ le grita a ‘Pocheche’ que le revise el aceite... el kinesiólogo del ‘canario’ abre la tapa de adelante olvidando que el Simca tiene el motor atrás.  ‘Pocheche’ asustado le grita que se robaron el motor y el arquero argentino todavía en toalla bajó y le metió una insultada de padre y señor mío al celador del edificio.  

Sabemos que estas más feliz que un enano estrenando botas en esta ciudad, la misma de donde no queremos que te vayas nunca,  así que querido Luisito te digo esto: envía por tu familia y te vienes para acá que de hambre no te dejaremos morir. Venite que esta es tu casa y nosotros tus hermanos ya que llevamos la misma sangre de los hijos del equipo más lindo y sufrido del mundo... el Atlético Bucaramanga.  ‘Loco’ te quiero mucho, los hinchas también.  Chao y hasta la próxima.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Resultados deportivos
Liga
Torneo
Partidos
Tabla de posiciones
Publicidad
Publicidad