Jueves 01 de Agosto de 2013 - 12:01 AM

La balanza para el Atlético Bucaramanga se podría inclinar hacia Ocaña

Iván Novela, gerente de la Dimayor, inspeccionó ayer los estadios de Rionegro, Santander, y de Ocaña, Norte de Santander, para determinar cuál sería la plaza indicada para recibir al Atlético Bucaramanga.
César Flórez / VANGUARDIA LIBERAL
Bucaramanga se encuentra sin estadio y contra Cortuluá completará, este sábado, su segundo juego a puestas cerradas.
(Foto: César Flórez / VANGUARDIA LIBERAL)

Después de la inspección de Iván Novela, gerente de la Dimayor, al estadio La Libertad de Rionegro, y también al estadio Hermides Padilla de Ocaña, la balanza parece inclinarse hacia el escenario del municipio nortesantandereano, que se convertiría en la ‘nueva casa’ del Atlético Bucaramanga.

Así lo dio a conocer Héctor Cárdenas, presidente de la institución ‘amarilla’, quien manifestó: “Estuvimos mirando el tema de gramillas, camerinos, capacidad y seguridad, tanto en Rionegro como en Ocaña, y para la Dimayor ofrece mayor seguridad el estadio de Ocaña. Ese punto es uno de los más importantes”.

Según el dirigente del elenco ‘búcaro’, además del aspecto de la seguridad existen otros factores que favorecen a Ocaña. “La cancha está alejada de la tribuna y eso no sucede en Rionegro, la capacidad también es mayor, y en cuanto a la cancha, las dos se encuentran en iguales circunstancias, es decir, necesitan algunos ajustes”, agregó el directivo.

La última palabra la tiene la Dimayor, que hoy definirá, después de analizar los estudios realizados en los dos escenarios, cuál está es condiciones para recibir fútbol profesional.

“Nosotros estamos a la espera de lo que diga la Dimayor. Si nos ofrecen las dos posibilidades, escogeríamos a Rionegro, porque está más cerca y representaría más comodidad tanto para nosotros como para la afición, pero depende de lo que vio Iván Novela”, concluyó Cárdenas.

Cabe recordar que el Tribunal Administrativo de Santander, al resolver una apelación a una acción popular, fallada por el Juzgado Primero de Descongestión de Bucaramanga, ordenó el cierre para el público del estadio Alfonso López, el coliseo Vicente Díaz Romero y las Piscinas Olímpicas, al considerar que no existen garantías de seguridad cada vez que se realiza un evento.

Qué dice Iván Novela

Según Iván Novela, gerente de la Dimayor, ambos escenarios se hallan en similares condiciones, pero la decisión la darán a conocer hoy.

“En estos estadios tienen que hacer mejoras en el tema de camerinos y mantenimiento de la cancha. Hay diferencias en cuanto a la seguridad de cada escenario, pero nos llevaremos la información para analizarla conjuntamente con el club y tomar la determinación que más beneficie al Bucaramanga”.

El encuentro que tiene el elenco ‘leopardo’ ante Cortuluá, válido por la quinta jornada del Torneo de Ascenso, se disputará a puertas cerradas el próximo sábado, a las 3:00 p.m., en la cancha de Comfenalco.

La sanción de Lara

Nací a la medianoche de un jueves 25 de febrero de 1965 en la clínica La Merced, y allí en su diminuta capilla fui bautizado al día siguiente. El médico que atendió el parto fue Antonio Vicente Amaya quien aparte de socio fundador del Bucaramanga, fue presidente del equipo. Don Antonio era hermano de José de Jesús Amaya, padre de Reinaldo, quien entre 2002 y 2006 fue presidente del Atlético.

Mi abuelo materno, Sixto Díazgranados fue socio fundador del Junior de Barranquilla, ciudad de donde era mi madre. Me amamantaron con suero, arroz de lisa y me ungieron con aceite de tiburón para que mi camisa de por vida fuera de rayas rojas y blancas.

Pero pudo más el amor. En septiembre de 1975 papá me llevó una tarde de lluvia a ver al Bucaramanga ante el Deportivo Cali y después de ver los cuatro golazos de Guillio y Vilarete y el paseo ante el mejor equipo de Colombia, mi corazón brincó de felicidad y al llegar a casa noté que mamá hablaba con mi abuelo… Cuando pasé al teléfono se la solté sin pensarlo dos veces: “Abue, vengo del estadio, me gusta el Atlético Bucaramanga, lo siento”. A mi abuelo Sixto no le hizo gracia pero jamás impidió que su nieto mayor se “volteara” y amara a un equipo que hoy no tiene donde jugar, olvidado por mandatarios que se ponen su camiseta para hacer campaña política, deambula por “humedales” de la Primera B sin un par de botas que lo libren de mordeduras de serpientes y arrastra consigo un morral sin pan, panela y lo que es peor, sin agua.

Sin embargo, todavía respiras, convulsionas y tratas de levantarte como Jesús llegando al Gólgota después de aguantar escupitajos, palizas y azotes de los “romanos” que te quieren crucificar. Por ello confieso lo siguiente querido Atlético Bucaramanga: si amarte es un delito… soy un delincuente.

Publicada por
Contactar al periodista
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Resultados deportivos
Liga
Torneo
Partidos
Tabla de posiciones
Publicidad
Publicidad