Publicidad
Mié Sep 20 2017
25ºC
Actualizado 12:46 pm
Domingo 05 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

¿Es sano el boom minero?

De acuerdo con cifras suministradas por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo la inversión fue de 14.800 millones de dólares de inversión extranjera directa (IED) de 2011. De esa inversión el sector de petróleo, minas y canteras recibió el 59,9 por ciento.
Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

A pesar de ser el mayor rublo de inversión, la cifra correspondió a tres puntos porcentuales menos que lo registrado en igual periodo del 2010.

El 40,1 por ciento restante del total de inversión extranjera se repartió entre los demás sectores de la economía, lo que en opinión del ministro Sergio Díaz-Granados, significa que el país se está diversificando en su portafolio de inversión, de tal forma que al sector minero-energético se le sumen otros que representen un mayor valor agregado.

“Una de las cifras que sorprendió positivamente del periodo al cual estamos haciendo referencia, fue el crecimiento de 617 por ciento que registró la IED en comercio, restaurantes y hoteles, con 1.569 millones de dólares, y una participación de 14,5 por ciento del total, lo cual da cuenta del buen momento que vive la economía del país y de la confianza que ha seguido generando”, afirmó el Ministro.

De acuerdo con el jefe de la cartera de comercio,  después de este segmento, transportes, almacenamiento y comunicaciones fue el siguiente receptor de IED, con una participación de 10,4 por ciento; seguido de servicios financieros, con 4,6 por ciento; manufactureras, 4,4 por ciento; electricidad, gas y agua, 3,5 por ciento, y construcción, 3,4 por ciento.

¿Saludable?

Sin embargo, para algunos analistas no es nada saludable que la llegada de dinero esté basada en sectores que consideran “frágiles, poco generadores de empleo, e incluso evasores de impuestos”.

Para el analista Eduardo Sarmiento, después de veinte años la apertura económica no modificó mayormente la estructura productiva.

“El país tiende a especializarse en la minería y los servicios. Ambos productos enfrentan limitaciones en los mercados internacionales. Los servicios por su propia naturaleza no pueden ser intercambiados en el exterior. La minería, en razón de su alta rentabilidad privada, propicia la entrada masiva de inversión extranjera que presiona la revaluación e impide el florecimiento de otras actividades. El resultado es una ‘Enfermedad Holandesa’ en que el consumo de bienes industriales y agrícolas se adquiere en el exterior, la producción se realiza en actividades que no generan mayor empleo o lo hacen en la informalidad y se configura con un cuantioso déficit creciente en cuenta corriente.

Aun más diciente es la evolución sectorial. El país no ha avanzado más allá de las dos etapas de las cinco que compendian el desarrollo industrial, las cuales están representadas por alimentos, confecciones, agroquímicos, algunos productos metálicos y ensamble.

Está muy lejos de las otras tres etapas, representadas por la fabricación de equipo pesado de transporte, maquinaria, químicos, productos farmacéuticos y electrónica, que constituyen los productos de mayor complejidad y mayores mercados”, explicó.

Luis Fernando Vega Alzate, coordinador del área de relaciones internacionales del Eafit, asegura por su parte que a noviembre de 2011 el Dane entregó la cifra de U$51.179 millones en ventas al exterior. De los cuales, el 40,77% perteneció al sector industrial, es decir, unos U$20.867 millones; el 54,81% al minero (U$28.054 millones); el 9,05% a derivados del petróleo (U$4.633 millones); y el 7,77% a productos de metalurgia básica (U$ 3.976 millones).

En opinión de Vegas, el sector de la minería e hidrocarburos, en general, adquirió un ritmo tal que disparó el ejercicio exportador, al punto de tener hoy a Colombia recibiendo U$52.000 millones en ingresos anuales por ventas al extranjero.

“Por tanto, es oportuno debatir si el aumento paralelo de la IED y las exportaciones se presenta como una oportuna estrategia, o si se está ante un ejercicio económico de poca trascendencia para el desarrollo nacional. Esa es una discusión obligada”, anotó.

El consultor Guillermo Rudas asegura que aunque el gobierno planteaba

el boom minero como el gran salvador de las finanzas públicas, esto no ha sido así. “Las empresas de minas e hidrocarburos deben pagar dos contribuciones fiscales de alta significación: el impuesto a la renta y las regalías, además de impuestos tales como el de valor agregado (IVA), la sobretasa a la gasolina y el de industria y comercio, así como el canon superficiario a favor de la autoridad minera durante la fase de explotación.

En primer lugar, mientras que las tasas nominales del impuesto a la renta oscilaron durante el período entre 33 y 38,5 por ciento sobre utilidades, por efecto de deducciones y exenciones aplicadas por las empresas en sus declaraciones a la Dian, se obtiene un impuesto promedio equivalente a sólo 27,6 por ciento para el sector en su conjunto.

Y el impuesto es todavía más bajo para el carbón y los metales preciosos. Estos subsectores liquidan menos del 25 por ciento sobre las utilidades declaradas (especialmente como resultado de aplicar deducciones por inversiones en activos fijos que autorizaba la ley tributaria, explicó el experto.

Sin embargo, el gobierno insiste en la necesidad de traer más inversionistas, que supondrían mejoría en la economía.

Recientemente el Ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas Santamaría, aseguró en una gira por Suiza, que Colombia es ideal para hacer negocios de exploración y explotación de hidrocarburos.

“Colombia es el país de las oportunidades donde los inversionistas pueden obtener un ambiente amable, donde hay confianza, seguridad y muy buenas inversiones en todos los sectores de la economía, especialmente en el minero energético”.

¿DE DóNDE VIENEN?

Son varios los países que están poniendo su dinero en el país. El primer lugar lo tiene Holanda,  con 778,2 millones de dólares, que equivale al 20 por ciento de la IED, sin petróleo, registrada en Colombia durante dicho periodo (3.989,5 millones).

Le sigue Panamá con 17 por ciento, equivalente a un monto de 664,8 millones de dólares; España con cerca de 605 millones, es decir, 15 por ciento; Estados Unidos con 326,6 millones, para un 8 por ciento; Chile con 295,7 millones (7 por ciento), e Inglaterra con 274,7 millones y una participación del 6,9 por ciento.

Publicada por
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad