Domingo 10 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Hay que perderle el miedo al teletrabajo

Según el MinTIC, Colombia es líder en trabajo remoto en Latinoamérica, con al menos 500 empresas públicas y privadas que han adoptando esta modalidad laboral.
Banco de imágenes / VANGUARDIA LIBERAL
Hay tres figuras de teletrabajo: Autónomo, Suplementarios, y Móvil (que usan dispositivos para trabajar desde cualquier lugar).
(Foto: Banco de imágenes / VANGUARDIA LIBERAL)

“Para mí el teletrabajo ha sido una bendición, lo mejor que me ha podido pasar; puedo ejercer mi oficio y estar muy pendiente de mi hija”, admite sin pensarlo mucho Luisa Cruz, empleada de SaludVida EPS.

Esta santandereana, separada, y con una hija adolescente, tiene 28 años y uno de estar teletrabajando desde su casa en Güepsa, Santander, con excelentes resultados, destacándose entre todos los de la empresa por su productividad y calidad del servicio.

Ella es una de las 869 personas que teletrabajan en el departamento, y de las 95 mil que utilizan esta modalidad de trabajo en todo el país, de acuerdo con cifras del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (MinTIC).

De acuerdo con fuentes de Ministerio del Trabajo, el teletrabajo se adoptó en Colombia con la ley 1221 de 2008 que lo define como "…una forma de organización laboral que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros utilizando como soporte las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para el contacto entre el trabajador y la empresa, sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio especifico de trabajo".

Luisa Vélez, directora de Apropiación del MinTIC, asegura que aunque es una práctica relativamente nueva, que surgió en agenda conjunta con el Ministerio del Trabajo, el país ya se ha convertido en líder en América Latina. “Hemos avanzado en la normatividad y su implementación; desde 2012 el crecimiento ha sido superior al 200%”, asegura.

Además, se han firmado convencidos con 500 empresas, de todos los sectores productivos y tanto públicas como privadas, adoptando el teletrabajo como un fórmula para generar más beneficios entre los empleados y que a la vez aumente la productividad de las empresas.

“La idea es romper el esquema tradicional; el teletrabajo ha dado muy buenos resultados, estamos capacitando y formando a empresarios y empleados; hemos desarrollado cursos virtuales y presenciales en todo el país”, precisa Luisa Vélez.

Retos a vencer

El mayor problema al que se ha enfrentado el teletrabajo en Colombia es a la resistencia para la implementación de nuevas prácticas laborales. “Es un tema cultural, muchos empresarios tienen el mito de que si no ve al trabajar sentado en su puesto y controlan lo que están haciendo, no tienen productividad. Queremos cambiar ese imaginario, comenzar a demostrar que los beneficios son mayores que los riesgos, además, existen muchos métodos y herramientas para hacer el seguimiento a los empleados, no se trata de dejarlos solos, sino de estar todo el tiempo acompañándolos pero por otras vías”, explica Vélez.

“Yo lo admito, me gusta tener el control de mis trabajadores, siento que no tengo garantías sobre lo que están haciendo cuando están en casa, no sé si en realidad están haciendo sus labores o por el contrario están engañándome. Por ello, no he sido muy partidario del teletrabajo”, admite Carlos Hernández, dueño de una empresa de ventas.

Pero otros empleadores están felices con los resultados. Por ejemplo, Andrés Barahona, coordinador de teletrabajo de SaludVida EPS, asegura que iniciaron con esa modalidad en 2013 con un grupo de 40 empleados, y ahora ya son 180 trabajadores.

“El 11% de los colaboradores están en modalidad de teletrabajo, con muy buenos resultados”, asegura.

“Es lo mejor que me ha pasado”: Luisa Cruz

Luisa Cruz describe el teletrabajo como experiencia de felicidad. Asegura que ha sido la fórmula ideal para lograr el equilibrio entre su vida personal y la profesional.

- ¿Cuándo incursionó en el teletrabajo?

- Inicié con un trabajo temporal cubriendo la licencia de maternidad de la Gestora del Municipio de Güepsa por tres meses y medio en 2014. Crecí dentro de la compañía y en diciembre de 2015 inicié en Bogotá con el cargo de Técnico nacional de gestiones de servicios de salud. El febrero de 2017, debido a la necesidad de estar cerca de mi hija, que se había quedado con mis padres en Güepsa, me aprobaron la solicitud de teletrabajo. Ahora estoy bendecida con la oportunidad de poder trabajar desde mi pueblo y al lado de mi familia. SaludVida me ha dado la oportunidad de demostrar que soy responsable y tengo sentido de pertenencia con la compañía de la que orgullosamente hago parte, sin importar en qué lugar me encuentre.

- ¿Cómo fue el proceso de implementación?

- Al igual que en Bogotá, la compañía se encargó de llevar los equipos tecnológicos para desarrollar mis labores asignadas. Se implementaron indicadores sobre cumplimiento de las funciones y de esta manera mis superiores han podido verificar que mi cumplimiento, siendo teletrabajadora, es de un 98% y 100% sobre las metas asignadas.

- ¿Qué balance hace de ese cambio de modalidad presencial a teletrabajo?

- Ha sido positivo. He encontrado el equilibrio perfecto entre lo personal, familiar y laboral. Trabajo desde mi casa, tengo la tranquilidad de estar junto a mi hija viéndola crecer, dándole el apoyo como madre, educándola para que sea una excelente persona y cumpliendo mi sueño de ser una profesional para darle una mejor calidad de vida.

El hecho de estar trabajando desde mi casa me da la pasión y amor para hacer mi trabajo bien hecho. No tengo palabras para agradecerle a la compañía por darme la oportunidad de estar teletrabajando, que sin duda alguna es la mejor opción laboral.

Así va el teletrabajo en Colombia

Según un estudio realizado por el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (MinTIC), el 49% de las organizaciones que han adoptado el teletrabajo lo ha hecho bajo un el modelo parcial-suplementario, que corresponde a aquellos teletrabajadores que laboran dos o tres días a la semana en un lugar determinado y el resto del tiempo lo hacen en las instalaciones de la compañía.

En promedio, cada organización vinculada al proyecto del MinTIC cuenta con nueve teletrabajadores, que en un 74% ejercen sus actividades desde su casa o domicilio. Por sectores, Servicios encabeza la lista con 55.168 teletrabajadores, seguido por Industria con 27.128. Entre ellos, las áreas con más trabajadores en modalidad flexible están administrativa y financiera con 41%, y comercial y ventas con 38%. Respecto al nivel del cargo, el 33% son cargos directivos, 63% medios y 37% operativos.

La participación de teletrabajadores por ciudades la encabeza Bogotá con 58,5%, seguido de Medellín con 26,3%; Cali (6), Barranquilla (4,9%), y Cúcuta (1,2%). Bucaramanga con 0,9% de teletrabajadores lidera la lista de las ciudades con menos del 1% de trabajadores en esta modalidad laboral, seguido por Valledupar y Pereira con 0,6% cada una; Neiva y Manizales con 0,4%; Ibagué (0,2%) y Armenia (0,1%).

Ventajas del trabajo remoto

De acuerdo con el programa Vive Digital, el teletrabajo tiene varios beneficios.

Para las organizaciones:

- Mayor productividad equivale a mayores ingresos y mayor crecimiento del negocio.

- Costos predecibles asociados a la flexibilidad de la inversión en planta física, tecnología y recursos humanos que responden a la demanda. A mayor demanda, crecimiento de la organización con inclusión de teletrabajadores, hay menos costos fijos.

- Reducción de costos fijos en planta física, mantenimiento y servicios públicos, entre otros.

- Mejoramiento de las condiciones del reclutamiento al poder contratar personal calificado sin importar su ubicación o disponibilidad de desplazamiento hacia la sede de la organización.

- Mayor posibilidad de retención del personal capacitado.

- Equilibrio entre los espacios laborales y personales de los empleados, lo que genera mayor calidad de vida y se traduce en mayor productividad.

Para los empleados:

- Ahorros en tiempo por desplazamientos entre el hogar y la oficina.

- Ahorros en dinero derivados de la disminución de desplazamientos, tangibles en la reducción de costos de combustible o pagos de transporte público.

- Ahorros y mejoras significativas en la alimentación y la salud de los trabajadores, al consumir alimentos preparados en sus hogares.

- Mejoras en la salud al reducir el estrés derivado de los desplazamientos y los gastos asociados, además de oportunidades de incluir en la rutina diaria tiempo para el cuidado físico.

- Reducción de la huella de carbono y del impacto ambiental producido por cada trabajador durante los desplazamientos y el consumo de energía en las oficinas.

- Mejora en los lazos familiares al tener mayor presencia física en el hogar y otros espacios de socialización.

- Optimización de las actividades personales gracias al desarrollo de habilidades para la gestión del tiempo y las tareas.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad