Sábado 10 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Todo comenzó con

El director de cine Luis Ospina estuvo en Bucaramanga, compartiendo con el público admirador de su obra su más reciente producción, ‘Todo comenzó por el fin’, una película, según su creador, centrada en el valor de la amistad.

Docente y periodista

Si existe un nombre con el que, al escucharlo o leerlo, se pueda asociar con el cine colombiano, su historia y, de paso, los orígenes de los cineclubes, los documentales, el cine experimental y la literatura centrada en temáticas urbanas es Luis Ospina. Sanfici, Santander Festival Internacional de Cine Independiente ofreció a Santander la posibilidad anhelada de rendirle un homenaje a este “sobreviviente” o, como él mismo se define, un “independiente”, “alternativo” o, como con frecuencia se oye en inglés, “outsider”, o ser “marginal”. Su condición no radica solamente en las dificultades de salud que tuvo años atrás y que lo llevaron a pensar en la muerte y, por ende, a realizar “la película de su vida”, su “autografía”, una de tantas que ha compartido con los cinéfilos y nuevos públicos: ‘Todo comenzó con el fin’, sino porque su arte se aleja, afortunadamente, de todos los cánones comerciales que el sistema ha impuesto.

Su formación académica en Estados Unidos fue clave para que, a su regreso, tuviera la posibilidad de nutrirse y departir con dos seres que le cambiarían la vida para siempre, Carlos Mayolo y Andrés Caicedo, con quienes compartiría una amistad infinita y la cinefilia que fue punto de unión y que tuvo como resultado la conformación de transformar la historia del cine en Colombia con el surgimiento del ‘Grupo de Cali’ o ‘Caliwood’.

La proyección de ‘Todo comenzó con el fin’, que se realizó el sábado 3 de febrero, tuvo una nota nostálgica que actualmente se asoma en cada palabra y cada expresión que surgen del maestro Ospina: “Quiero dedicarle esta proyección a Carlos Mayolo, quien hoy hace 11 años murió”. Su gran compañero hace parte de este filme, en el que quedó retratada en el tiempo la amistad dorada con Mayolo, Caicedo y muchos más artistas que tuvieron que ver con ellos, ya sea a través del mundo de la televisión, el cine o la literatura. Este grupo de amigos fue creciendo entre 1970 y 1980 con la puesta en escena de ‘Ciudad Solar’, un espacio de diversidad cultural que fue también una de las sedes del afamado Cine Club de Cali.

“El cine en nuestros países es un acto de resistencia”, según Ospina, y, efectivamente, al hacer la retrospectiva de su obra, es posible encontrar que su propuesta cinematográfica y que ese ojo, puesto al cine, es único y revelador. Ospina es un experto documentalista, quien, con obras como ‘La desazón suprema: retrato incesante de Fernando Vallejo’ (2003), título que se desprende de unos versos de Porfirio Barba Jacob, logra develar una faceta diferente de la que la gran mayoría tenía sobre este gran novelista: Fernando Vallejo. Ojo sagaz que es capaz de crear mundos posibles, como en otro largometraje documental, basado en un personaje que juega con el espectador todo el tiempo, Pedro Manrique Figueroa, precursor del “collage” en Colombia, una pieza magistral que retrata su estilo ochentero y su inmenso gusto por las artes plásticas: ‘Un tigre de papel’ (2007).

Y en este proceso de “rodar la película de su vida”, hubo espacio para conocer su otra gran pasión, la escritura, palpable y notable con ‘Palabras al viento. Mis sobras completas’, una especie de autobiografía de la que expresó que no la considera como tal, sino “como una recopilación de todo” lo que escribió sobre cine durante 30 años.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Pasabocas de serrano
Jamón serrano y Pan Baguette, la combinación perfecta.
Publicidad
Publicidad