Martes 24 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Lo fácil y lo difícil

Nos corresponde tener confianza en nosotros mismos, mantener la disciplina, ser constantes y no tener miedo a las críticas. ¡Decidamos actuar y superémonos!

¿Por qué nos resulta tan difícil ahorrar dinero? Alguien respondería que, con la crisis económica no hay bolsillo que aguante para cuartillar los pesos.

¿Por qué nos cuesta tanto hacer ejercicio? Varios dirán que es más fácil quedarse dormido en cama, que pararse a correr y sudar.

¿Por qué será tan difícil hablar con la verdad?

A veces consideramos que es más conveniente decir una que otra ‘mentirilla’ para no complicarnos la existencia.

¿Por qué no somos capaces de expresarles a nuestros seres queridos que los amamos?

Es irónico porque solo les decimos eso justo cuando ellos ya no están a nuestro lado.

¿Por qué para algunos estudiantes es tan aburridor leer un libro para un previo en la universidad y tan divertido leer una revista repleta de contenidos morbosos?

¿Por qué es tan fácil darse por vencido y es tan difícil recomenzar?

¿Por qué es tan tedioso obedecerle a papá o a mamá, y tan entretenido irse con cualquier persona a exponerse a ‘los mil y un riesgos’ de la noche?

Las respuestas a todos esos interrogantes pueden tener una explicación: ¡Creemos de manera errada que es más fácil hacer las cosas que menos nos cuestan!

Deberíamos comprender que no siempre el camino más fácil es la mejor opción. El proverbio que nos aclara todas estas dudas se lee así: ‘Grandes retos, grandes satisfacciones; y tareas fáciles, resultados obvios y simples”.

Con esto no estoy sugiriendo que nos atiborremos de tareas complicadas o que optemos por hacer nuestra vida más engorrosa.

¡De eso no se trata!

La propuesta es sencilla: decidirnos a actuar. Y para ello debemos confiar en nosotros mismos y en nuestras posibilidades.

Yo pregunto: ¿Si otros lo hacen, por qué nosotros no podemos?

El reto no es ser mejor que el de al lado, sino superarnos cada uno de nosotros.

Y para ello, es preciso conjugar la expresión “sí se puede”, llenarse de confianza y, sobre todo, ponernos manos a la obra.

Esta es una invitación a no rendirnos. Siempre hay esperanza y dispondremos de posibilidades para crecer.

Debemos comprometernos con nuestras causas. Eso implica perder algunas cosas cómodas, para optar por conquistar otras mejores.

¡Claro! Hay que disfrutar el camino hacia esas metas.

Motivémonos y demos un poco más de lo que estamos acostumbrados a dar.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Costillitas de cerdo en salsa BBQ
Con esta sencilla receta tendrás unas costillitas de cerdo exquisitas, con la carne tierna y en su punto.
Publicidad
Publicidad