Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 09:20 pm
Lunes 19 de Junio de 2017 - 12:03 PM

Menjurjes para el amor y la salud en Bucaramanga

Desde los batidos con frutas a las que les atribuyen poderes afrodisíaco hasta las esencias misteriosas para mejorar la vida y la suerte, el mejoramiento de la vida romántica parece tener esperanza de solución en la mezcla de los ingredientes más diversos.
Jaime del Río/VANGUARDIA LIBERAL
El borojó es una fruta que contiene un 70% de fósforo y vitaminas del complejo B.
(Foto: Jaime del Río/VANGUARDIA LIBERAL )

Es bultero, pequeño y con la piel ajada por el sol. Tiene 37 años. Se ríe fácil aunque le falta un diente a la derecha de su boca. Camina entre las hierbas hacia los locales de jugos en la plaza de mercado San Mateo. 

-Deme un juguito de borojó. Con vitamina.  

-Listo, ¿con vino sansón, ojo de cristal (es decir, de toro) y huevo de codorniz? 

Mario dice que sí. El jugo se puede mejorar con cola granulada, ginseng o Vitacerebrina.

 La  fórmula de la Vitacerebrina incluye hierro furmarato, óxido de magnesio omega 3,6 y 9, vitaminas A, C , E y las del complejo B, B1, B2,B6 y B12. También tiene ginseng, ácido fosfórico y pantotenato, cotidamida y miel de abejas, indica el botánico y homeópata José Quintero. 

El nutricionista Luis Miguel Becerra Granados explica en la web médica Doctoralia que la Vitacerebrina es un “Multivitamínico alto en ácidos grasos esenciales que favorece la estabilización neuronal, aumenta la síntesis de neurotransmisores para mejorar la memoria y suple nutrientes necesarios para el adecuado funcionamiento del cerebro”.

Por su parte, el ginseng coreano rojo, también conocido como ‘el Milagro Asiático’, es una planta con propiedades que produce energía, elimina fatiga mental y física, según explica Quintero.  Dice que también tiene propiedades afrodisiacas. En google, las búsquedas incluyen: ‘Ginseng contraindicaciones’ ‘Ginseg pastillas’, ‘Cómo tomar ginseng’ y ‘Ginseng beneficios’. El experto explica que si uno toma una dosis demasiado alta de esta planta, puede sufrir de insomnio, inquietud y agitación. 

Mario se ríe. Dice que con el ginseng se siente activo, pero no en ese sentido. Mira hacia un lado, donde un tipo lo llama, él dice que ya vuelve y corre hacia la voz. En seguida llega una mujer alta y fuerte, que pide otro de los mismos. Son las tres y media de la tarde del martes y parece que va a llover. Ya Mario regresa. 

“He tratado de todo”, dice y recibe su jugo, “pero es que nada me ha funcionado”.  Baja la voz. Comenta que “la vaina” no está funcionando bien. Desde hace años.  “He probado de todo, pero pues, a veces me he mejorado, pero otra vez nada”. Hace con uno de sus dedos la señal de que algo se ha caído despacio. 

El borojó es una fruta que contiene un 70% de fósforo y vitaminas del complejo B, indica Quintero y dice que se puede sentir la energía al tomarse en jugo. Mezclado con el ojo de un cuadrúpedo, el sabor del menjurje no parece cambiar demasiado, pero sí el impacto para quien apenas lo prueba con conocimiento de lo que contiene y se siente en el estómago. 

Luz Bella, conocedora de jugos y menjurjes para todo tipo de dolencia emocional (pues dice que para la física hay que ir a un médico “porque a mí no me gusta engañar”), asegura que para el amor, el ‘cariaquito morado’ es la solución. El borojó ayuda, pero si no hay gusto, pues nada de nada. 

El cariaquito morado se encuentra en un frasquito pequeño. Dependiendo de quién lo haga el color del líquido puede ser, efectivamente, morado o amarillo. Es la esencia de la planta Lantana trifolia y es originaria de Perú, según la ficha del botánico Giuseppe Adamo hecha en 2003. La ficha indica que las hojas y flores tienen  cariofilenos, aldehídos y alcaloides como lantanina, muy semejantes a la quinina y de efecto antiespasmódico. 

Quintero dice que son aceites esenciales que hacen que el cuerpo se sienta mejor. Y que la mente tiene mucho que ver en el tema. 

“Es la fe”, ratifica Luz Bella. Y con ella cuenta, pues le atribuye haberla sacado de cada uno de los líos en los cuales se metió en la vida. 

A los 14 años, Luz Bella conoció al hombre con el que se casó. Y lo hizo enseguida: estaba embarazada. Diez años después, Luz Bella estaba “leyéndole el tabaco” a ese hombre tres veces al día para saber si la engañaba o en qué andaba. 

La magia del amor

La suegra de Luz Bella fue la encargada de enseñarle a leer el tabaco. Y se aficionó tanto al oficio, que ni las advertencias de su entonces esposo la hicieron alejarse de ese pitillo hecho de la planta de tallo grueso y olor fuerte que dice saber leer perfectamente. 

“A mi esposo le dijeron que yo estaba entrando a una casa de citas, donde iban hombres y mujeres cuando él no estaba”, narra Luz. Estaban en una fiesta, en los años setenta. El amor libre no era tanto como lo pintaban, al menos por estas tierras, pero se veía con mejores ojos esa relación con la naturaleza que incluía todo tipo de hierbas. El hombre se molestó y amenazó con terminar el matrimonio y llevarse al hijo. Antes de ser mal juzgada, le contó la situación: se iba a leerle el tabaco. Eso era lo que hacía en aquella casa. 

Su esposo pasó la noche fuera, meditando si la dejaría o no. Al clarear del día siguiente, regresó a la casa y le dijo: “mija, pues si usted me lee el tabaco será porque me quiere”.  

Luz Bella aprendió entonces todo lo que le quedaba por aprender  para conocer los trucos del amor y revelarlos poco a poco a sus clientas. 

“A este señor -se refiere a Mario- le hace falta es que se tome una “destrancadera que sirve para cuando a las personas todo les sale mal y mejore la situación”, dice Luz Bella. 

Durante muchos años tuvo un éxito arrollador en el sur de la ciudad. Luz Bella organizaba fiestas con sus clientas, que se cambiaban de ropa una vez entraban y usaban gorros para que el humo no las delatara en sus casas.  

“El saca saca es especial para cuando hay energías negativas en los negocios o en las personas. Esta esencia limpia completamente la energía negativa. La lluvia de oro es para mejorar las finanzas y la suerte rápida es precisamente, como su nombre lo dice, para mejorar la suerte; están también las esencias de dominio, desespero, amansa guapos, atrapahombres, sígame, miel del amor y otras que se utilizan para trabajos que realizan personas para atraer a los hombres”, dice Luz Bella, a quien la vida le pasó en vuelo y la dejó en el oficio de hacer los menjurjes más espesos, que se toman en un vaso de $5 mil y $7 mil. 

En la plaza de mercado, un viejo conocido de estas esencias es Alfredo Gutiérrez, a quien esta casa editorial entrevistó 10 años atrás. Luce como si la década no hubiera pasado, pero esta vez en un local nuevo. Su esposa lo acompaña. Sacó adelante a sus hijos, a dos de los cuales les gustó la comunicación social y otros le heredaron el gusto por el oficio de administrar amor y buena suerte en un frasquito. Está rodeado de velas, jabones y esencias. Hace una década dijo que todo debía administrarse con fe y buenas intenciones. Hoy se mantiene con esa vocación. 

Juguitos, vitamina del alma

Finalmente, la lluvia cae a las 4:30 p.m. en el Centro de Bucaramanga. La plaza de mercado aún vive, los vendedores están presentes y los clientes no se han ido: algunos estaban viendo el partido de Colombia contra Camerún, que ganó por cuatro goles a cero. 

Luis, que al día siguiente ha venido a vender jugos “potenciadores” a los pies de la plaza de mercado de manera ambulante, dice que el jugo de naranja con huevo también sirve para que el cuerpo se levante de su letargo.

Narra que hay jugos para todo: al jugo de borojó también se le puede agregar la pasiflora y un huevo de codorniz, para aguantar más, ya sea despierto o concentrado en la realización de cualquier actividad.

Dice que el noni también es bueno, y la pulpa se puede conseguir en cualquier almacén. Y da un tip: “Si usted se toma un té de trébol rojo con un jugo de limón, le agrega menta y aloe y además le agrega un poquito de jalea real, yo le garantizo que su cerebro se vuelve poderoso”.  Dice que en el caso de las mujeres recomienda juguitos caseros con frutas dulces.

El aguacate también se le puede agregar al jugo de borojó con brandi y banano para la energía diaria y si quiere más fuerza, pues échele chontaduro.

“En especial para el cuerpo del hombre, ¿sí me entiende?, se le debe agregar el apio, el jenjibre. También le puede agregar avena y aloe que ayuda con todo eso”. Sin embargo, dice que le apuesta todo al gingko biloba.

El gingko biloba, explica el botánico y homeópata José Quintero, es un arbusto originario de China que, se cree, mejora la circulación. Un estudio de publicado en el Journal of the American Medical Association señaló que no existen motivos para creer en sus supuestos beneficios.

“Pero yo lo he probado, mejora la circulación. ¿Sí me entiende? Entonces eso hace que uno se sienta más animoso”.

Mario también lo ha probado, pero puede ser que el trabajo le pase la factura de acuerdo con la edad. O la soledad. O la economía que tambalea. O todo a la vez. Él dice que no, que es de pronto el cansancio de buscar y buscar. De todos modos, se toma su jugo con ganas. 

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Galletas decoradas con glass
Estas galletas son perfectas para cualquier ocasión, puedes hacerlas con los moldes de preferencia y jugar con las figuras. Recuerda decorar a tu gusto con el glass.
Publicidad
Publicidad