Miércoles 27 de Septiembre de 2017 - 05:01 PM

¿Cómo maquillarse los labios?

¿Sabía que los labios tienen más de un millón de terminaciones nerviosas y, por tanto, una de las partes más sensibles del cuerpo? Laura Chacón-Garbato, directora de capacitación de productos de nutrición externa de Herbalife, explica que, de hecho, los labios “son 100 veces más sensibles que las puntas de los dedos, es por esto que los besos son tan divertidos”.
Banco de Imágenes
¿Sabía que entre más rojos los labios, más dan ganas de besarlos? Eso sí, hay que saber maquillarlos para que ese rojo no rememore otras situaciones en plena reunión laboral... ¡más vale concentrarse! Maquille sus labios para toda ocasión.
(Foto: Banco de Imágenes )

Algo que también resulta interesante saber sobre los labios es que los dos puntos más elevados cerca de la nariz, son conocidos como ‘Arco de Cupido’ y que se considera muy atractivo.  

Es por esto que es importante no dejarlos de lado a la hora de maquillarlos, por el contrario, requieren de toda su atención. 

Luis Casco, maquillador de Mary Kay, explica el paso a paso para maquillar unos labios divinos y besables:  

Exfoliar: el área de los labios es un área que necesita mucha hidratación ya que se ponen muy resecos. La recomendación es que no importa qué tipo de labial se use, la clave es exfoliar los labios en la noche y en la mañana antes de aplicar el labial.

Un bálsamo para hidratar: después de exfoliar es importante aplicar un bálsamo para que los labios se sientan suaves y estén hidratados durante el día. 

Delinear: se puede empezar por usar un delineador sin color o del color de los labios para que dure más el labial. Así se eliminan las imperfecciones que puedan tener los labios. La tecnología de hoy permite encontrar un labial que ya tenga las características necesarias para eliminar estas imperfecciones, con lo que el proceso será más rápido.  

Aplicar el labial: este es el último paso. De acuerdo con la ocasión, lo ideal es usar un labial en gel de tono semi mate o semi brillante. La tendencia que viene con fuerza es el rojo, pero con diferentes características: un rojo más de naranja, uno rojo más de frambuesa, un rojo como morado y todos esos diferentes tonos que dan un look carnoso a los labios y que nunca pasa de moda.  

Laura Chacón-Garbato, experta en maquillaje de Herbalife, compartió algunos de sus consejos para unos labios totalmente besables: 

El tono de labios saludables se mantiene entre un rojo o rosado. La piel de los labios es increíblemente fina y solo tiene de tres a seis capas de células, mientras que el resto del cuerpo contiene 16 capas. Por esto, podemos apreciar los vasos capilares o sanguíneos en el interior, lo que despide los tonos rojos y rosados. Desde luego, entre más clara es la piel, más pronunciado será el color. Existen estudios que sugieren que entre más rojos, más atractivos son los labios. ¡Ay! ¿Será esto el por qué la industria del lápiz labial es tan rentable? Beba suficiente agua para mantenerlos hidratados. Si siente los labios resecos, resista la necesidad de lamerlos. Esto solo crea un ciclo vicioso que empeora la condición. El aceite de coco es grandioso para hidratar los labios de forma natural. Lógrelo con solo untarse un poco antes de dormir.  

Los labios nunca sudan y están libres de espinillas. Los labios no contienen glándulas sudoríparas ni glándulas sebáceas, así que no transpiran ni producen granos. Esto los hace aún más apetecibles. La única desventaja es que los labios no tienen aceites de protección y es más fácil que se vuelvan resecos, escamosos, agrietados o irritados, por lo que muchas personas necesitan de un protector labial. Exfolie los labios para mantenerlos más jóvenes. Algunas personas se cepillan los labios con un cepillo de dientes. Yo preparo mi propio exfoliante con un poquito de miel y un poco de azúcar. No solo ayuda a remover las células muertas, sino que también sabe delicioso. Y la miel también es un hidratador natural para la piel. 

Los labios necesitan protector solar: los labios son increíblemente susceptibles al daño solar. De hecho, están más propensos a éste que cualquier otra parte del cuerpo. Los labios necesitan una protección diaria contra UVA/UVB, así como el resto de la piel. Usualmente son un área común donde ocurre el cáncer de piel. Así que a aplicar, aplicar, y volver a aplicar protección durante todo el día. Siempre proteja los labios con un protector labial y bloqueador solar. Esto ayudará a mantenerlos suaves y tersos.  

Con la edad, los labios se vuelven más finos. Si no lo cree, sólo mire una foto de cuando estaba mucho más joven y verá a lo que me refiero. El envejecimiento disminuye la producción de colágeno y es éste el que da la forma y carnosidad a los labios. Por suerte, existen productos que les dan volumen, para aquellos que deseen impactar un poco más con ellos.

Todos lo sabemos, pero es aún más genial cuando lo piensa o mejor, cuando se es consciente de esto. Los labios pueden expresar con una sonrisa si está feliz o con un ceño si está triste. Puede expresar hasta cuando está molesto con solo fruncirlos, y sorprendido y conmocionado con solo abrir la boca. Los labios son el comunicador perfecto, aún antes de comenzar a hablar. Y son completamente únicos para cada persona. Así como las huellas digitales, no existen dos impresiones de labios exactamente idénticas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Matrimonio sin hijos, una nueva generación
Históricamente muchas culturas han considerado a los hijos como el pilar fundamental de un hogar. No obstante, las nuevas generaciones han optado...
Publicidad
Publicidad