Publicidad
Mar Oct 17 2017
20ºC
Actualizado 08:09 am
Jueves 12 de Octubre de 2017 - 03:39 PM

¿Por qué las mujeres buscan a otro?

El estudio “Infidelidad en Latinoamérica”, elaborado por la firma de investigación GfK, encontró que solo el 22% de las colombianas son infieles.
Banco de Imágenes
Las mujeres de hoy están menos dispuestas a permanecer en una relación que no les satisface, pero si por alguna razón deben hacerlo, dudan cada vez menos en encontrar en brazos de otro hombre lo que en casa no reciben.
(Foto: Banco de Imágenes )

Sin embargo, para la sexóloga Juliana González lo que sucede es que las mujeres son mucho más discretas si de infidelidad se trata: “Para nosotras no se trata de ego: se trata de que existe hacia esa otra persona una verdadera atracción que hace que la otra relación quede atrás o se decida a ser infiel”.  

Por su parte, la red de citas ‘Second Love’ realizó una encuesta que demostró que el 79% de las mujeres infieles no quiere a un hombre físicamente perfecto: quiere a un hombre que las haga sentir deseadas. Pero no como un objeto: “el cambio se ha dado poco a poco, pero es muy interesante ver que las mujeres somos cada día más conscientes de que no existimos para ser posesión de nadie. Yo por ejemplo, quiero a un hombre que me haga sentir interesante e importante, alguien que demuestre su total interés en mí no solo por el sexo, también por lo que soy”, explica Jennifer, una empresaria de 35 años.  

Pero, ¿cuáles son las razones?

Una de las razones para que las mujeres sean infieles y la más aceptada, incluso por ciencia, es que la atracción por la otra persona es mucho mayor: un estudio de la Universidad de La Florida, en Estados Unidos, y para el cual se entrevistó a 74 mil mujeres, señala que ellas son infieles porque la atracción es muy fuerte. La psicóloga Carolina Dulcey explica que las mujeres lo piensan mucho más antes de ser infieles, y es por eso que cuando la química con otra persona es demasiada, dan el paso ya sea hacia la infidelidad o hacia dejar la anterior relación: “algunas mujeres suelen confundir esta atracción con amor y si en la relación se sienten solas y poco deseadas, esta puede ser una causa para que sean infieles”.

Sentirse más deseadas: precisamente, la falta de interés de su pareja no solo por la intimidad sexual, también por compartir, charlar y hacer cosas juntos, son algunas de las razones por las cuales las mujeres son infieles. La sexóloga Juliana González señala que el deseo propicia el aumento de la serotonina: “se trata de un tema sexual. Los hombres creen que las mujeres de alguna manera lo que quieren es a una persona que les hable bonito, pero no es así, en realidad se trata de instinto sexual”. Por su parte, una investigación del The Sexual Recovery Institute, en Los Angeles, concluyó que las mujeres que pasan solas en casa largos períodos de tiempo pueden sentir que sus vidas carecen de sentido, y llegar a usar el sexo casual para llenar el vacío.

Diversión: “una relación con un hombre aburrido y monótono, así como el deseo de experimentar otro tipo de sensaciones más extremas,  pueden hacer que las mujeres busquen a otro hombre durante su relación de pareja”, explica la sexóloga Juliana González. Un estudio de la American Sociological Association apoya esta teoría y señala que, al igual que los hombres, no quieren dejar a su pareja formal, ya que, como dice la canción de Cindy Lauper: ‘Las chicas solo quieren divertirse’.


La genética: una investigación de la Universidad de Queensland en Australia y publicada en la revista ‘Evolution and Human Behavior’, señala que en algunas mujeres podría darse una mutación genética que provoca una alta producción de vasopresina, lo cual aumenta la actividad en los núcleos paraventricular y supraóptico del hipotálamo, produciendo así oxitocina, la hormona ligada al enamoramiento, lo cual la induciría a ser infiel. 

Más oportunidades: no necesariamente está relacionada con la infidelidad, pero la aparición de las aplicaciones para conquistar ha facilitado a las mujeres un mayor número de oportunidades para buscar a otro hombre. 

Paola Borasino, orientadora y facilitadora, creadora de Mujer Poderosa explica que "la infidelidad femenina es cada día más común en nuestra sociedad, siendo duramente juzgada. Se relaciona siempre que una mujer es infiel por venganza, por dar una nueva emoción a su vida, por ego para sentirse especial y deseada, porque busca sentirse amada, por tener una vida sexual rutinaria o porque se siente sola. Y para mí está estrechamente relacionada con la infelicidad.

Crecimos pensando que estamos en una carrera para alcanzar la tan ansiada felicidad. Cuando me case seré feliz, cuando tenga hijos seré feliz, cuando este más delgada seré feliz, cuando tenga una casa seré feliz. Y cuando empiezas a vivir todo esto chocamos contra la pared. Mientras las relaciones estén sustentadas sobre estos esquemas sociales difícilmente se puede ser fiel.

La fidelidad en mi opinión es ser fiel consigo misma. La única razón para ser infiel es no vivir una vida coherente. Y cuando no se es coherente con los sentimientos aparecen los terceros y se les cede el control de la vida, llegan a ser "salvavidas". Él me hará feliz, él es mi salvación y nos vamos relacionando con el otro desde nuestras carencias desde nuestras necesidades. Y vamos por la vida tapando nuestras heridas con flores.

Busco en el otro lo que no soy capaz de gestionar en mi y la verdad es que no hay nada fuera de mi que me pueda dar felicidad. La felicidad es un trabajo individual, sino me identifico con mi grandeza no voy a encontrar nada afuera. Los seres humanos vivimos buscando el placer y evitando el dolor. Nos duele reconocer y tomar conciencia de que nuestros cambios son internos. No puedo esperar que alguien me ame.

No puedo esperar que alguien me reconozca como valiosa, no puedo esperar que alguien me haga sentir especial, ese trabajo es solo mío y los demás serán un reflejo de mi buena o mala relación personal, porque si yo pongo mi vida en manos del otro para sentirme feliz, estaré siempre cumpliendo las expectativas de los demás y eso es vivir lejos de mi propia esencia .

Lo que siento, lo que pienso, lo que hago es mi razón de ser, mi esencia y no lo puedo dejar en manos de nadie más porque siempre me sentiré defraudada, porque los demás siempre fallarán, son humanos; y siempre se equivocan. Me toca a mí poner amor donde hoy hay miedo, ser honesta con el otro y comunicar al otro que esto no va más. 

Buscar a un tercero es negarse a usted misma y si usted se está negando, se está siendo infiel. Se está traicionando a sí misma. El amor implica aceptación, cambiar el miedo por amor, sentirse digno y pleno sin esperar que un salvavidas me dé lo que me toca a mí darme, porque esta tercera persona llegará en el momento en el que me mostrará su lado vulnerable y me enseñará más de mis propias carencias y lo único que obtendré es más sufrimiento.

Somos seres en constante evolución y la fidelidad es absolutamente personal es un trabajo individual y autónomo. Nos relacionamos y amamos en la misma forma o manera en la que nos amamos y nos conocemos a nosotros mismas y esto implica amar desde la libertad de mi ser y saber cuándo retirarme, porque el amor es siempre sinónimos de integridad".

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Gazpacho Andaluz
Una tradicional sopa española. Receta de la Escuela de Gastronomía Mariano Moreno.
Publicidad
Publicidad