Lunes 05 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Lo que debe saber sobre las grasas

Desde los años setenta las grasas han sido consideradas el enemigo público número uno de la salud, pero los expertos advierten que existen diferentes tipos de grasas que son necesarias para el organismo: tan necesarias que de no tenerlas se podría ver afectado. ¿Cómo distinguir?
Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Lo que debe saber sobre las grasas
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

Grasas buenas, grasas malas... todas saben rico y son realmente adictivas. ¿Cómo distinguirlas?

Atrás quedó la idea de que las grasas eran las responsables directas del aumento de peso y, por tanto de la epidemia de obesidad mundial.

Sin embargo, los expertos hoy distinguen entre los diferentes culpables: las grasas trans y el azúcar serían los verdaderos enemigos a combatir, mientras que las grasas de origen vegetal y los ácidos grasos -como el omega 3- no pueden ser eliminados de la dieta diaria: podría ser un peligro para la salud.

Los nutricionistas y la ciencia le explican qué debe saber sobre las grasas.

La nutricionista Dahiana Castillo explica que "todos hemos escuchado que las grasas son malas y que producen aumento de peso sin embargo, esto ha venido cambiando. De hecho, el consumo de estas es necesario para la vida, algunos nutrientes de nuestro organismo depende de ellas para sintetizarse.

Los lipidos son un grupo diversos de compuestos con funciones biológicas distintas. Las grasas y los aceites son las formas principales en las cuales estos se presentan y su función es almacenar energía.

Adicionalmente, tienen función de ser parte de la estructura celular, pigmentos, hormonas y mensajeros y permiten la transmisión de los impulsos nerviosos con los que funcionamos. dentro de una dieta balanceada su consumo indispensable.

Hoy por hoy hablamos que las grasas como un conjunto de nutrientes que de acuerdo con su composición (ácidos grasos) definirá su función biológica. en la alimentación predominan los triglicéridos que proporcionan una fuente energética de aproximadamente 9 kilocalorías por gramo . Adicionalmente, cumplen un papel en funciones estructurales y reguladoras de todas las células del organismo.

Los ácidos grasos son nutrientes que se encuentran en alimentos animales y en ciertas grasas vegetales como el coco, el cacao y la palma.  

Todos hemos escuchado que las grasas y los aceites son utilizados por el organismo como forma de almacenar energia y, cuando esta energía no se consume, hay una ganancia de peso, pero la verdad  es que los acidos grasos pueden ser grandes aliados en el proceso de adelgazamiento de peso.

- Grasas trans conocidas por aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Las grasas trans son ácidos grasos formados en los procesos de fabricación de aceites vegetales este proceso es llamado hidrogenación. A lo largo de este proceso los aceites vegetales son convertidos en grasas semisólidas.

En la cocina su forma más conocida es la margarina, que se usan en la industria de las panaderías y se han asociado  con el  riesgo cardiovascular. 

El consumo de grasas trans ha sido relacionado con obesidad en especial acumulación de tejido adiposo o graso en el abdomen. Un estudio de 8 años de seguimiento a 41,518 mujeres enfermeras  entre los 41-68 años de edad sanas inicialmente pero que empezaron a ganar peso con  una asociación positiva con la dieta rica en grasas trans. Entre las mujeres con sobrepeso por cada porcentaje de aumento de calorías de grasas trans las mujeres ganaron 1 kilo adicional.

Las grasas saturadas siempre han sido cuestionadas pero de hace un tiempo para acá la ciencia ha venido cambiando en este sentido tienen diferentes funciones que ayudan a la salud dentro de ellas ser componente estructural de las células, hormonas, ayudan en la absorción de minerales, son portadoras de vitaminas A,D,E y K solubles en grasa, dan una sensación de saciedad.

Hasta hace 3 años las guías en salud indicaban que reducir las cantidades de grasas saturadas en la dieta, reduciendo así el consumo de grasa animal, era bueno para la salud por ser consideradas “las grasas malas”. Sin embargo, eso ha venido cambiado cada vez son mas los estudios que avalan cierto tipos de grasas saturadas,una revisión realizada   el British Medical Journal en el año 2015 no encontró una relación entre altos niveles de grasas saturadas en la dieta y el riesgo de presentar enfermedades del corazón, tampoco en  diabetes mellitus tipo 2, ni derrames cerebrales

Un ejemplo positivo de es el aceite de coco que está constituido por cadenas cortas de triglicéridos y que podrían influir en la pérdida de peso y esto podría ser explicado porque se absorberían rápidamente en comparación con otros ácidos grasos de cadena larga que al ser moléculas más grande requieren de otros procesos  que le toman al organismo más tiempo para hacerlos útiles como combustibles.

Los estudios realizados sugieren que el consumo de estos ácidos grasos de cadena corta podrían inducir reducciones en el peso pero aún se requiere más evidencia para realizar una recomendación más fuerte".

 

Lo que dice la ciencia

Desde hace 40 años, las grasas han sido el enemigo número uno, pero los estudios recientes han encontrado que existen varios tipos de grasas:

* Grasas saturadas: pueden ser de origen animal (tocino, manteca) o vegetal (aceite de palma o de coco).

* Grasas insaturadas monoinsaturadas: de origen vegetal, como el aceite de oliva, los frutos secos o el aguacate.

* Grasas insaturadas poliinsaturadas: los ácidos Omega-3 y Omega-6 del pescado azul y los frutos oleaginosos.

* Grasas trans: pasan de ser insaturadas a saturadas gracias a la hidrogenación de los aceites vegetales, como en el caso de la margarina.

Y no todas son malas para la salud. Otras, por su parte, podrían ser fatales.

La American Heart Association realizó una investigación que demostró el consumo de grasas trans, por ejemplo, ocasiona una pérdida de la memoria, estaría vinculado con una mayor incidencia de cáncer y un mayor riesgo de padecer alzheimer.

Por su parte, un estudio publicado en 2009 en la revista internacional Nutrition Bulletin por la nutricionista Juliet Gray, señala que alimentos como el huevo no tienen el nivel de grasa “mala” suficiente como para afectar los niveles de colesterol en la sangre de forma significativa.

La experta encontró que el 10% de las calorías que consumimos diariamente deben provenir de los ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 presentes en el pescado azul y los frutos secos.

Pero, sobre alguien debe recaer la culpa de nuestra mala salud, ¿verdad? Pues sí: el enemigo número uno hoy es el azúcar.

Una investigación de la Universidad de Utah encontró que el azúcar se convierte en “grasa mala” y que, por si fuera poco, está presente hasta el pollo. ¡Está en todas partes! Por tanto, lo que dice la ciencia, es que es necesario fijarse en qué tipo de grasas comemos... ¡y nada de azúcar refinada!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Torta Everest de frutas
Una gran montaña de sabor, moldeada con chocolate y rellena de frutos rojos. ¿Qué más se le puede pedir a un postre?
Publicidad
Publicidad