Publicidad
Lun Feb 27 2017
22ºC
Actualizado 06:21 pm

La crisis | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-03 05:00:00

La crisis

Por estos d√≠as en los que todo el mundo habla de ¬ďla crisis¬Ē, refiri√©ndose a las ca√≠das de la bolsa y a la quiebra de numerosas empresas de prestigio mundial, lo que me ha preocupado no est√° referido a cu√°ndo nos llegar√° el coletazo o cu√°nto perderemos los ciudadanos del com√ļn. He pensado no tanto en el factor econ√≥mico como en el factor humano: ¬ŅQu√© comportamientos nuestros, refuerzan el derrumbe econ√≥mico de la sociedad? ¬ŅC√≥mo responder, desde lo humano, a la adversidad?
La crisis

Observando detenidamente a algunas personas que poseen dinero, coterr√°neos y extranjeros, he podido percatarme de la facilidad con que se puede caer en el consumismo, la inconsciencia, la gula, la irracionalidad en el gasto, el desperdicio y la opulencia.

Existen sociedades enteras con este perfil, que contrastan con otras, las menos, en las cuales la prosperidad se maneja con templanza, prudencia y parquedad. Culturalmente hemos aprendido a apegarnos a lo material, a buscar la gratificaci√≥n permanente de nuestros sentidos y a medir el √©xito y la felicidad por el n√ļmero de bienes que poseamos. Es decir, lo externo se enfatiza sobre lo interno. A menudo, todas estas cosas pueden causarnos m√°s problemas que bienestar, tal como lo menciona un dicho originario de la india:¬Ē Complacer nuestros sentidos y beber agua salada son dos cosas muy parecidas: cuanto m√°s tomamos, m√°s crece la sed y el deseo.¬Ē

¬ŅHemos reflexionado √ļltimamente sobre nuestros comportamientos en relaci√≥n con el tema que estamos comentando? Los problemas de obesidad en las personas, de basuras, desperdicios y poluci√≥n en las ciudades y de congesti√≥n vehicular, entre otros, son ejemplo de lo que podemos sufrir por culpa de la irracionalidad de las personas. Gastamos nuestras vidas haciendo compras, c√°lculos monetarios, hablando por el celular, frente al computador, compitiendo con los dem√°s, comprometidos solo con lo elemental y mundano, dejando de lado lo trascendente. La prosperidad, no tanto en el sentido de poseer bienes materiales, sino m√°s bien de desarrollarnos mental, emocional y espiritualmente, significar√° en forma muy importante a la hora de enfrentar las crisis y adversidades a las que estamos constantemente expuestos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad