“No estoy para nadie” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-08-09 05:00:00

“No estoy para nadie”

Precisamente para no desquitarse con otros, usted prefiere decirle a su pareja y al resto de su familia que “no quiere hablar con nadie” y es enfática y contundente cuando pronuncia la frase “no estoy para nadie”.
“No estoy para nadie”

En el trabajo es posible que más de una vez la haya utilizado. En ocasiones, el mensaje claro que le ha dado a su secretaria o asistente es “hoy no estoy para nadie”. Incluso, cuando está llena de trabajo sólo le queda decir “di que me fui de año sabático y que llamen después” o “que nadie me interrumpa hoy”.

Y ni hablar de las veces en que se le ha acumulado tanto trabajo, que no quiere recibir una sola llamada porque eso le quita tiempo y ya está sobre la hora o es el último día de la entrega de informes.

Otra de las ocasiones en las que pudo haber dicho que no estaba para nadie, fue cuando apareció días antes de la quincena ese cobrador para ajustar alguna deuda pendiente.

Definitivamente, hay días en los que si fuera posible sacaría un letrero diciendo “no quiero hablar con nadie”, “que nadie se me acerque”.
¿Cómo maneja usted esta frase en sus asuntos personales y laborales?

Por más que quiera, debe evitarla

En cuestiones laborales, a menos que usted sea jefe, está prohibido decir esta frase. Usted hace parte de un equipo de trabajo, y por más que haya amanecido susceptible, aburrido o cansado, debe tener la mejor sonrisa y tener claro el significado de atención al cliente.

En este momento, no hay forma de evadir la responsabilidad. Sobre todo, en el caso de los empleados dedicados a las ventas y todos los cargos que hacen parte del rango servicio y atención al cliente.

¿No está para nadie?: ¡Pague!

Esta conocida frase o “pinte un bosque y piérdase”, puede ser su frase de cajón cuando no quiere hablar con nadie porque no está en sus mejores días. Pero lo más elegante y para que quede claro su mensaje es: “hoy no estoy para nadie”. Por eso, evade todo el tiempo las llamadas, se niega a recibir visitas en su casa y se encierra casi en un iglú para que nadie le robe la calma.

Tenga en cuenta

1. Si no está para nadie porque se siente atiborrado de trabajo, lo mejor es que para la próxima oportunidad se organice mejor. Así no tendrá que mandar a buzón las llamadas ni decirle ‘no’ a sus compromisos laborales.

2. Si no está para nadie, por qué desquitarse con su secretaria. Ella no sabrá cuáles son las llamadas que requieren de toda su atención, cuáles son las llamadas urgentes y cuáles no debía pasarle. 

3. Si no está para nadie porque está más irritado que nunca y no quiere desquitarse con el otro, lo mejor es que aplique la inteligencia emocional y controle sus impulsos.

4. Si no está para nadie porque se siente lleno de trabajo, con estrés y sin tiempo para respirar, agotado y con algunos síntomas físicos, lo mejor es que se tome unos días de descanso. Es necesario pedir una licencia.

5. Si no está para nadie porque tiene una deuda por saldar, lo mejor es que ponga la cara y se comprometa con una fecha exacta o con un pago mínimo de la deuda. Así será más fácil asumir que usted se atrasó y no quedar como una persona ‘mala paga’ que se vive negando todo el tiempo.

6. Cuando usted tiene un problema, seguramente la forma de reaccionar es diciendo “no quiero hablar con nadie”. Pero en ocasiones, lo mejor es que usted no se encierre en esa situación sin ayuda de nadie, pues es probable que caiga en la depresión. Lo mejor es salir del encierro y confiar en alguien. Si no quiere hablar con nadie conocido, lo mejor será buscar un consejero espiritual, un psicólogo, psiquiatra o terapeuta.

No quiero hablar con nadie: Déjenme solo

Esta es una de las típicas reacciones que tiene una persona que se encuentra en una tristeza profunda, desesperada por sus problemas o sin rumbo. Por eso, prefiere encerrarse en su cuarto, que nadie la hable, que nadie le pregunte, que nadie le pida explicaciones, incluso que nadie le diga “pobrecito”. Pero este tipo de actitudes no son las más recomendables. Es posible que al comienzo usted quiera llorar, desahogarse solo, pero si no es capaz de salir de ese estado, lo mejor es que busque ayuda profesional. No permita aislarse y caer en la depresión.

LA VOZ DEL EXPERTO

Juan Carlos Fernández
Psicólogo clínico

“La frase ‘no estoy para nadie’ se utiliza de manera errada cuando le escapo a una obligación, porque no quiero terminar algo que me encomendaron. Por lo general este tipo de personas no aceptan responsabilidades, suelen dejar todo a medias, no saben distribuir bien su tiempo y terminan tan acosados por los demás, que incluso asumen actitudes odiosas, agresivas, porque tarde o temprano explotan ante su forma de actuar.

Otro de los casos en los cuales ese ‘no estoy para nadie’ es riesgoso, es cuando una persona es diagnosticada como depresiva y ella ni siquiera puede controlarlo. Por eso es importante ese acompañamiento. Incluso para personas que aún no han sido diagnosticadas pero se encierran en esa frase cuando sienten tristeza profunda, esta pueda ser una alarma por solucionar a tiempo.

Sólo es positiva esta frase cuando me estoy regalando tiempo para mí, para dar cumplimiento a un asunto personal o de pareja, y requiero de ese tiempo”.

Preguntas y respuestas

Carlos Maecha
Psicólogo

¿Cuándo es asertivo utilizar la frase ‘No estoy para nadie’? Esta frase es positiva cuando la persona está cuidando un espacio vital para ella, cuando está invirtiendo su asaludable. Los psicólogos lo conocemos como TPM, ‘Tiempo para mí’. Son esos espacios diarios para hacer reflexión en el día, son 15 minutos, media hora y hasta una hora para que la persona se regale ese tiempo para leer, reflexionar, planear el día.
Esos tiempos son sagrados, donde no se contesta el teléfono, donde se le dice a la otra persona que no llame, que va a estar retirada un tiempo.

En momentos de depresión y profunda tristeza no se recomienda decir “no estoy para nadie”
Es cierto. Una persona en estado de depresión tiende a aislarse, a mascullar su tristeza, sus angustias. Se cae en un espiral decreciente, pues en la medida en que se está triste, se piensan cosas más tristes. Por eso, no se recomienda aislarse, sino buscar una persona comprensiva, conciliadora, para compartir eso que se siente.
De hecho, a las personas que se les ha diagnosticado depresión, no se les recomienda la soledad.
¿Qué estamos generando cuando nos acostumbramos a decir “no estoy para nadie” y evadir así responsabilidades u obligaciones? Es natural que se presente este tipo de respuestas como forma de responder ante situaciones o problemas que nos ponen vulnerables. Este es un mecanismo de defensa o una estrategia psicológica natural.
Ese escape o huída es válido cuando lo utilizo para buscar una solución. Pero se convierte en un error cuando no busco esa solución.
Lo recomendable es enfrentar la situación, poner la cara a los problemas. No se debe posponer el dolor, un sufrimiento.
Como se dice coloquialmente, es mejor ponerse la cara colorada un ratico y no pálido el resto de la vida.

LISTA

¿Cuándo es bueno decir “no estoy para nadie”?

1 Es bueno decir “no estoy para nadie” cuando desea compartir en familia. Debe desconectarse de toda obligación, tomar un espacio para usted, su pareja y sus hijos. No se exceda en el trabajo, recuerde que su cuerpo también necesita descanso y diversión.

2 Cuando quiere un tiempo para usted solo, para contemplar la naturaleza, para realizar su pasatiempo favorito, para autocuidarse, para regalarse tiempo.

3 Es bueno no estar para nadie, cuando se concentra tanto en un compromiso laboral, que no quiere recibir llamadas de sus amigos, o mensajes sin sentido por los medios electrónicos o MSM. Desconéctese de ese tipo de distracciones.

4 Cuando no hay timbre en su casa que la desconecte de ese tiempo que se regala para reactivar su energía.

“No te dije que no estaba para nadie”

Si usted es asistente, es posible que más de una vez haya escuchado el grito de su jefe diciéndole “no le dije que no estaba para nadie”.
Por lo general, cuando se atrasa con el trabajo, cuando le piden un informe a última hora, y cada minuto que pasa tiene mucho valor, no quiere que nadie ingrese a su oficina ni que suene el teléfono. Definitivamente no está para nadie y tampoco quiere que lo interrumpan.
El mensaje es: “así me busquen por cielo y tierra, no estoy para nadie”.

Multiplíquese por cero

Esta conocida frase o “pinte un bosque y piérdase”, puede ser su frase de cajón cuando no quiere hablar con nadie porque no está en sus mejores días. Pero lo más elegante y para que quede claro su mensaje es: “hoy no estoy para nadie”. Por eso, evade todo el tiempo las llamadas, se niega a recibir visitas en su casa y se encierra casi en un iglú para que nadie le robe la calma.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad