Vie Dic 2 2016
20ºC
Actualizado 07:35 pm

¿Tacaño con usted mismo? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-22 05:00:00

¿Tacaño con usted mismo?

Son personas que nunca tienen dinero para ellas. Prefieren pasar hambre que darse gusto a ese antojo. Y no porque haya necesidad de ahorrar sino porque no son capaces de gastar en ellos mismos.
¿Tacaño con usted mismo?

Son esas personas que van al médico y si la EPS no les da medicamento, prefieren seguir con sus molestias y quejumbres. Se niegan rotundamente a gastar un peso en su salud.

Son esas personas que nunca ven su bienestar como inversión sino como gastos que no estaban presupuestados.

Pueden tener la cantidad de dinero suficiente en sus cuentas bancarias, pero usted siempre los ve con la misma ropa. Sólo la cambian cuando los rotos son evidentes.

Este tipo de personas son verdaderos tacaños con ellos mismos. Al mejor estilo del Tío Rico, ellos prefieren nadar en su propio dinero y poco les importa escuchar el famoso refrán “uno se muere y nada se lleva”.

preguntas y respuestas
Eduardo Navas / Psicólogo

¿Qué pasa con las personas que son tacañas con ellas mismas?
Pueden haber existido bloqueos mentales desde muy pequeños. Las personas tienden a aprender de papá y mamá o de alguien de la familia este tipo de comportamientos. Así como para ellos puede ser grato alguien que siempre haya ahorrado, puede haber también el caso de los que no ahorran. Incluso, pueden terminar haciendo lo opuesto.

Está también el caso de aquellos que son generosos con los hijos pero con ellos no, porque sienten ese temor de quedarse sin dinero, o no invierten en ellos porque no sienten esa satisfacción. Algunas personas no se sienten contentas cuando compran algo y puede ser producto de un acontecimiento vivido en la niñez que genera ese bloqueo.
Está el caso de una persona que derrochaba mucho dinero y después de un análisis sobre su niñez, supo que su mamá le había pegado porque él había cogido unas monedas y la frase “suelta ese cochino dinero”, generó en él ese derroche.

¿Se puede cambiar ese modelo de aprendizaje?
Sí, claro que se puede. La persona tacaña puede empezar a evaluar qué le dijeron cuando pequeño del dinero, si tuvo algún tipo de inconvenientes con este tema y evaluar qué pudo incidir en su vida ese comportamiento.

Lo primero es preguntarse, tomar conciencia y posteriormente, pasar a sacar presupuesto para divertirse. Es difícil, pero puede empezar por establecer un cinco por ciento de su dinero en diversión. Es necesario que esta persona cambie el concepto de que divertirse es gastar.

Así como hay personas tacañas, ¿qué otro tipo de situaciones pueden presentarse?
En una conferencia escuché que existen diferentes tipos de personalidad. Está el ahorrador, el gastador, el evasor y el monje.

El ahorrador guarda y acumula, el tacaño es miedoso para invertir y poco generoso, incluso sufre cuando se divierte con su dinero.
El gastador es el que siente mucha felicidad comprando, se va de viaje y no sabe cómo va a pagar después.

Está el evasor que es el que no tiene idea de cuánto gasta porque no abre ni siquiera sus extractos.
Por último está el monje que es el que siempre se queda en la frase “Dios proveerá”. El dinero no es importante en su vida.

lista
Multimillonarios tacaños

Es posible que usted no los conozca pero pasaron a la historia por ser tacaños con ellos mismos, a pesar de su gran fortuna.
“Pedir rebaja por la propina”, “hospedarse en los hoteles más baratos”, “comer en un restaurante de corrientazos’ o incluso “poner teléfonos de monedas en su casa para que las visitas tengan que costearse sus propias llamadas”, son algunos de los casos.

•    J. Paul Getty: Un gigante petrolero estadounidense, dueño de la Getty Oil que fue comprada por Texaco en 1984, se consideró uno de los tacaños más grandes de la historia. Este hombre fue capaz de instalar teléfonos monederos en su casa para que las personas que necesitaran hacer uso de ellos pagaran por su llamada. Pero ‘la tapa’ de su tacañería se evidenció con el secuestro de su nieto. Los captores pedían 17 millones de dólares por su rescate, situación que llevó al hijo de Getty a pedirle prestado al anciano dicho dinero. Este hombre se negó rotundamente y los captores tuvieron que enviar la oreja de su nieto. Incluso, los medios de comunicación fueron los encargados de presionar el préstamo, pero el anciano le cobró a su propio hijo el 4 por ciento de intereses y logró disminuir el rescate a 2 millones de dólares.
•    Ingvar Kamprad, fundador de Ikea, una de las industrias de muebles más famosas en 32 países con más de 200 tiendas, ocupó la cuarta posición entre los hombres más tacaños, según la Revista Forbes. No sólo negociaba en los peores hoteles sino que seguía transportándose en su viejo Volvo de hace 15 años. Negociaba el precio de sus desplazamientos con su tarjeta de la tercera edad y nunca cambió la silla y el escritorio desde cuando empezó su empresa. Es de las personas que compra el papel regalo en enero con motivos navideños para que pueda adquirirlo en promoción.
•    Hetty Green, la primera gran inversionista de Wall Street
Las historias suelen ser bastante dramáticas. Esta mujer fue capaz de hacerle perder una pierna a su hijo, porque no encontraba quien lo atendiera gratis. Se dice que ella murió en una silla de ruedas, producto de una hernia que nunca fue operada porque no quiso pagar 125 dólares por su operación.

preguntas y respuestas
Juan Gabriel Sánchez / Psicólogo

¿Por qué se presenta la tacañería?
“La tacañería, por un lado, es un comportamiento que es resultado de la crianza. Pero desde el punto de vista psicoanalítico tiene que ver con la época del niño en que se centra su energía hacia el sistema anal. Retener es lo que más les satisface a esa edad, por eso sienten poca gratificación dando. Es por eso que en la etapa de adolescencia surgen comportamientos de tacañería, son ese tipo de personas que ahorran demasiado, que no se permiten gastos extras y que no son capaces de invertir en ellos mismos.

¿Qué tanto sufre este tipo de personas?
Definitivamente esta situación no los está llevando a nada bueno,  es absurdo, se puede considerar incluso un comportamiento enfermizo. Tal y como decían las mamás “guardar manjares es guardar pesares”. Es quedarse guardando sin vivir el momento, el ahora, hasta que llegue el momento en que ya no puedan disfrutar lo que tienen por sus limitaciones físicas, por el desuso.

¿Las personas que están a su alrededor pueden ayudar o se requiere sólo del convencimiento de la persona en sí?
No es fácil que las personas a su alrededor ayuden. Se necesita el convencimiento propio, pero los demás si pueden ayudar haciéndole caer en cuenta al otro que tiene un comportamiento erróneo.
Se puede empezar con actos como no proveerlo de lo que es capaz de dar él por sí mismo o no darle más de lo que él puede aportar para él y para los demás.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad