No se descuide | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-01 05:00:00

No se descuide

Es el momento de mirar atrás. Piense en la primera cita que tuvo con su actual pareja. Recuerde la magia del momento, el nerviosismo, las mariposas en el estómago. ¿Se acuerda qué llevaba puesto ese día? Seguramente se sentía la mujer más despampanante o el hombre más seductor.
No se descuide

Ese día no descuidó un solo detalle, sus uñas, su cabello, que sus prendas no tuvieran una sola arruga.

Los primeros meses de la relación también fueron clave para concentrarse en su belleza, ante todo debía lucir radiante y no podía quedar de lado la mascarilla, la limpieza facial cada mes, los ejercicios para mantener su cuerpo sin esos molestos ‘gorditos’.

Las veces que podía renovaba su ropero para sorprender a su pareja, compraba los mejores productos de belleza y tinturaba su cabello. No podía asomarse ni una sola raíz.

Es posible que de ese recuerdo no quede nada, pues con el tiempo usted dejó de cuidarse, olvidó la importancia de seguir seduciendo a su pareja.

Si ahora su imagen es todo lo contrario a ese primer momento, es hora de impactar y olvidarse de “la barriguita”, “la raíz en el cabello”, “la misma camisa de siempre”.

¿Por qué es importante no descuidar esa imagen agradable hacia nosotros mismos?

De la forma como sentimos que nos vemos en lo que se refiere a la apariencia física  se fortalece o se debilita la autoestima según sea el caso. Muchas personas pasan el tiempo queriendo ser alguien diferente a quien realmente se es;   mientras que a otras personas poco les importa cómo se vean y menos cómo lo vean los demás.

Lo cierto es que muchas personas dentro de una relación de pareja  descuidan su aspecto y esto termina por convertirse en una de las razones para que se enfríen algunas relaciones. Cabe anotar que el verdadero amor está por encima de la apariencia física pero también es cierto que todo entra por los ojos.

¿Por qué no debemos olvidar agradar visualmente a nuestras parejas siempre, sin importar los años que llevemos de casados?

Generalmente las personas se descuidan cuando logran tal confianza y seguridad con su pareja que a medida que pasa el tiempo aflora todo aquello que se disimuló o se ocultó con el simple hecho de agradar o verse simplemente bien. La primera persona afectada con dejar que su apariencia se deteriore es quien permite que eso le pase a su cuerpo. Las consecuencias de esto no solo van relacionadas con la pareja, también existen consecuencias relacionadas con la salud, la capacidad de realizar algunas cosas y el desgaste mental que esto implica. Lo mejor es comprender que más que necesario con los demás, la apariencia física es importante para nosotros mismos.

¿Cómo no cometer el error de descuidarse una mujer cuando llegan los hijos?

Existen casos donde una madre descuida su apariencia y resigna el poder restablecer su figura excusándose en  la llegada de los hijos. Estas situaciones se dan de forma natural debido al  cambio hormonal que genera diversas trasformaciones en el cuerpo de la madre. Lo ideal es entender cómo se dan estos procesos de cambios y cómo llevar el cuerpo y la mente a estabilizarse a raíz de los cambios a los que está expuesto el organismo. Lo que no se debe olvidar es que nunca nada se debe hacer o tomar como un sacrificio  y menos por los hijos, los cuales vienen al mundo producto del amor y la felicidad.

¿En qué otras situaciones hay un descuido hacia sí mismos?

Son muchas las situaciones donde los seres humanos se descuidan tanto físicos como mentalmente, desde los malos hábitos hasta las malas costumbres. Uno de los descuidos principales está en la alimentación, son muy pocas personas las que se preocupan por saber qué es lo que realmente están comiendo y esto ocasiona problemas graves de salud. Otro de los descuidos más notorios es la falta de descubrir las propias habilidades o talentos  y por consiguiente la persona cae en letargos continuos de impotencia ante los retos de la vida; esto genera conformismo, pobreza y violencia. Cabe resaltar que nos descuidamos en la salud cuando no hacemos deporte, o sometemos nuestro cuerpo a situaciones difíciles como el trasnocho, el licor, las drogas etc.


Combata el descuido

1. Piense todos los días en sentirse deseado por su pareja.

2. Recuerde que el amor tiene un elemento de sensualidad y no sólo el rol de padre y madre.

3. No caiga en la rutina de una relación sexual. Después de un día agotador puede cerrar la jornada con una buena ducha, un aroma que lo relaje a usted y a su pareja y con total frescura corporal, una noche íntima maravillosa.

LISTA

Errores que se cometen

1 Creer que en el momento de ser padres, los cuidados ya son para los niños Es probable que con la llegada de un bebé usted quiera comprarle todo lo que esté a su alcance, incluso sacrificar ese rubro que estaba destinado a su cuidado, para que al nuevo integrante de la familia no le falte nada. Y eso está bien, pues no hay madre que no quiera lo mejor para su hijo. Pero muchas veces quedar usted en un segundo plano o tercero, la puede llevar al descuido personal.

2 Si estoy en casa qué importa quedarme en piyama y pantuflas Error fatal. Este es uno de los errores más frecuentes. Cuando la mujer se queda en casa concentrada en sus hijos olvida cuidarse y consentirse, perfumarse, usar sus prendas preferidas, peinar su cabello. Si el esposo llega a casa, seguramente se encontrará con una mujer en short o piyama, con pantuflas y una moña recogida en su cabello. ¿Qué más puede pensar él? Mire cómo cambiaría la escena si él llega y al saludarla percibe ese aroma especial en su cabello, esa crema corporal que tanto le fascina y un maquillaje impactante.

3 Olvidar la magia Dejar de sorprender a la pareja es uno de los errores más frecuentes cuando la rutina llega a la vida de un matrimonio o largo noviazgo. Ya no van a bailar, ya no se arreglan el uno para el otro, ya no hay ropa íntima nueva y sensual, ya no hay espacios a solas, porque los niños siempre están entre las sábanas de ustedes.

4 La barriguita es propia del hombre casado Cuando el hombre se cree esta premisa no hay nada qué hacer. El hecho de que aparezca la famosa ‘panza’ después del matrimonio es producto del sedentarismo y los malos hábitos alimenticios. Aunque al principio puede resultar hasta gracioso el comentario, si no toma medidas a tiempo con el paso de los años no será nada sexy esos gorditos. Las mujeres también cometen el error de descuidar sus mañanas de “cardio”, sus tardes de bronceo, sus comidas sin tantos carbohidratos.

5 Con la piyama de hace más de 10 años de casados Descuidar su ropero puede acabar con la seducción hacia su pareja. No se trata solamente de las prendas exteriores sino de las prendas íntimas. Esa vieja piyama que usa para combatir el frío es su prenda “mata pasiones”. Lógicamente lo será si usted no sorprende a su pareja con un babydoll maravilloso.


preguntas y respuestas

Marisol Ramírez

Psicóloga Magíster en PNL

¿Por qué es importante no descuidar esa imagen agradable hacia nosotros mismos? Es importante cuidar la imagen, primero para agradarse a sí mismo, por amor propio. La estima personal o autoestima se mide por cómo nos sentimos con nosotros mismos. Si nos sentimos bien, entonces eso se refleja externamente y estar en buena forma siempre es un factor que contribuye a este bienestar interno. El ser humano debe estar siempre atento a su ser integral, cuidar por igual cuerpo, mente y emociones para vivir en equilibrio y con salud.

¿Por qué no debemos olvidar agradar visualmente a nuestras parejas siempre? El hombre es más visual que la mujer, al varón se conquista por los ojos, mientras que a la mujer por lo auditivo y emocional, por eso a la mujer le agradan tanto las atenciones. Estos detalles son importantes de tener en cuenta para cultivar la relación. Ahora también la mujer se fija y valora el cuidado personal del varón, y es una decisión inteligente que ambos en la pareja cuiden el cuerpo, no solo por la estética sino también por la salud. Si bien es cierto que las responsabilidades y trajín diario a veces consumen mucha energía personal, es útil agendar siempre un tiempo para hacer ejercicios, relajarse, mimarse, arreglarse y disfrutar.

Algunos descuidos llegan hacia sí mismos durante la época de crianza. ¿Cómo no cometer ese error? Un error de los padres, sobre todo primerizos, es enamorarse más del hijo que de sí mismo o de la propia pareja. El nuevo ser produce un enamoramiento y encantamiento a los padres y eso es eficaz. El hijo o los hijos necesitan del cuidado y atención de los adultos para crecer sanos y felices. Sin embargo, si uno o ambos en la pareja se descuidan en su  apariencia personal volcándose por completo a los hijos, esto afectará indefectiblemente a la relación y luego a los propios niños. Es una decisión inteligente compartir responsabilidades, buscar ayuda externa de vez en cuando (contratar niñeras, pedir ayuda a los familiares) para ir al gimnasio, a la peluquería, a un spa, variar el vestuario, y disfrutar con la pareja, entre otras alternativas.

Otro de los errores es creer que todo está dicho producto de la rutina. ¿Cómo acabar con ese mito en pareja? Es un mito muy destructivo. Una persona nunca es la misma al minuto siguiente. Somos seres en constante y permanente cambio. La evolución es imparable y eso las mismas células lo dicen al renovarse continuamente y mostrar cambios en el aspecto externo. Es por esto que siempre debemos darnos tiempo para mantener la salud óptima a través de ejercicios, consultas con profesionales de la salud, nutricionistas, clínicos, psicólogos. La persona está inserta en un mundo vertiginoso, y como tal, se ve afectada por él de alguna manera. Siempre hay algo nuevo que contar, algo nuevo para ver y algo nuevo para decir. El ejercicio de mirar la realidad con este prisma ayuda a que siempre estemos abiertos al diálogo constructivo y distendido, lo cual contribuye también a que la pareja no caiga en el aburrimiento. Una apertura hacia la innovación también es útil.

¿En qué otras situaciones hay un descuido hacia sí mismos?

Dejar de crecer como persona es un descuido. Muchas personas se detienen al alcanzar dinero, status y jerarquía. La comodidad es el peor enemigo del crecimiento personal, por más que no nos guste escuchar esta verdad. Una regla de oro para crecer permanentemente es salir del lugar cómodo cada vez que uno se perciba en él. Una persona que crece constantemente, que se renueva, que innova por dentro y por fuera siempre es atractiva, interesante y seductora.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad