Naci贸n, condenada por toma de Miraflores | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-26 22:35:19

Naci贸n, condenada por toma de Miraflores

聽La toma guerrillera a la poblaci贸n de Miraflores, Guaviare, hace 10 a帽os, acaba de motivar una de las condenas m谩s fuertes en contra del Estado. La falta de previsi贸n por parte de las autoridades competentes y las fallas en las que incurrieron los uniformados que intentaron repeler el brutal ataque subversivo, fueron las razones fundamentales. Seg煤n el expediente al que tuvo acceso Colprensa, las pruebas acopiadas durante estos 10 a帽os demuestran claramente la falta de previsi贸n en la que incurrieron las autoridades, pues esta era ya una toma anunciada. Esta fue la raz贸n fundamental para que impusiera una sanci贸n cercana a los 3 mil millones de pesos.
Naci贸n, condenada por toma de Miraflores

"La entidad demandada (Naci贸n, Ministerio de Defensa y Polic铆a) incurri贸 en fallas del servicio por no prever el ataque y por fallas en la respuesta armada de guerrilla a los agentes que se hallaban en el comando de la polic铆a antinarc贸ticos ubicado en el zona comercial del municipio de Miraflores", se帽ala la providencia.

De la misma manera, asegur贸 el alto tribunal que muchos de los testimonios recogidos, entre ellos de algunos uniformados que sobrevivieron a la incursi贸n guerrillera, dan cuenta de que "los agentes de la Polic铆a que participaron en la confrontaci贸n armada causaron muchos de los da帽os cuya indemnizaci贸n se reclama y que en ning煤n momento trataron de proteger a la poblaci贸n civil, que era usada como escudo por el grupo armado ilegal".

Uno de esos testimonios fue entregado por el mayor de la Polic铆a V铆ctor Orlando Mayorga, quien para la 茅poca de los hechos se desempe帽贸 como comandante de la Polic铆a en Miraflores, y quien asegur贸 que los guerrilleros dinamitaron el hospital, la Caja Agraria, el Juzgado, una bodega del Idema y una cuadra de comercio.

Esta versi贸n fue desvirtuada por el agente H茅ctor Dar铆o Alzate, quien al explicar lo sucedido durante el 6 y 7 de agosto de 1998 se帽al贸, refiri茅ndose a la quema del hospital, que la conflagraci贸n se produjo debido a la gasolina que hasta all铆 lleg贸 luego de que tres guerrilleros, que pretend铆an incendiar el comando de polic铆a, fueran abatidos por los disparos que les hac铆an los uniformados desde las garitas. "Ese da帽o concreto fue causado por los agentes de la polic铆a", se帽al贸 el Consejo de Estado.

De la misma manera, lo dicho por el agente Alzate le permiti贸 al alto tribunal establecer que algunas de las muertes de la poblaci贸n civil pudieron haberse causado por las bombas y las granadas arrojadas desde los aviones y por los uniformados. "Los agentes de la Polic铆a lanzaron granadas contra los guerrilleros, por lo cual tambi茅n pudieron causar lesiones a los pobladores o el incendio a los inmuebles".

La decisi贸n confirma que en efecto el despliegue de fuerza por parte de la Polic铆a pudo haber ocasionado varios de los da帽os sufridos por los demandantes.

De esta manera, el Consejo de Estado se opuso a los reparos que la Naci贸n propuso en contra de las pretensiones de los afectados. Seg煤n el Estado, la estrategia militar usada en ese momento era la que correspond铆a a una situaci贸n como la que se viv铆a, y los da帽os causados fueron cometidos por la guerrilla.

En ese sentido, los defensores de la Naci贸n le solicitaron al Consejo de Estado no acceder a las indemnizaciones reclamadas por los ciudadanos, pues los hechos violentos no fueron de su responsabilidad.

La toma

Eran las 10 de la noche del lunes 3 de agosto de 1998, cuando la base antidrogas de la polic铆a localizada en la poblaci贸n de Miraflores, Guaviare, fue asediada por un grupo de por lo menos 500 guerrilleros de las Farc.

El enfrentamiento, que se prolong贸 por cerca de dos d铆as, arroj贸 un saldo de 9 muertos, 10 heridos y 22 militares desaparecidos.

Seg煤n se ha conocido, los refuerzos que reclamaron los uniformados en tierra no pudieron ser atendidos de manera pronta y eficaz por la Fuerza A茅rea, debido al mal tiempo que reinaba en la zona.

El ruido de los disparos y las detonaciones llenaron de p谩nico la poblaci贸n que se refugiaba en escuelas, la iglesia y los matorrales cercanos en donde procuraban huir al acecho guerrillero, desplegado desde las ocho de la noche.

Muchos de los uniformados fueron secuestrados por las Farc, hoy varios permanecen en poder de esa guerrilla, a la espera de que se d茅 un acuerdo humanitario que permita su libertad, o en su defecto se d茅 una nueva operaci贸n 'jaque' que les permita retornar a sus hogares.

Esta toma guerrillera hace parte del 谩lbum de dolor y sangre que ha escrito las p谩ginas de la historia colombiana.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad