Publicidad
Jue Mayo 25 2017
23ºC
Actualizado 06:57 pm

La pobreza en Colombia no cede | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-14 05:00:00

La pobreza en Colombia no cede

Carla Sánchez vive en zona rural de Puente Nacional, Santander y aunque sus facturas de energía y agua dicen que es estrato 2, ella se considera estrato cero.
La pobreza en Colombia no cede

“Antes medianamente mis tres hijos y yo teníamos para comer, pero la pobreza aumentó, los cultivos ya no dan nada, no hay trabajo y apenas tengo para un poquito de sopa al día. No soy estrato dos, estoy rayando en la miseria”, asegura.

Sus vecinos no pasan por mejores momentos. “La pobreza ronda por acá con tranquilidad. Muchos han salido de la zona a buscar buena fortuna en las ciudades, pero las cosas por allá tampoco están mejor y se dedican al rebusque en barrios de casas de lata y techo de plástico”, anota Carla.

Ella hace parte de casi la mitad de colombianos (46%) que viven en la extrema pobreza, según cifras del Gobierno. Sin embargo, algunos sectores aseguran que la situación es más crítica y los extremadamente pobres en el país estarían superando el 60%.


Según el gobierno

De acuerdo con la Misión para el Empalme de las Series de Empleo, Pobreza y Desigualdad, Mesep, que convocaron el Dane y Planeación Nacional para actualizar las cifras de pobreza y desigualdad en Colombia, en el país más del 46% de la personas vive en condiciones de pobreza y el 17% vive en la calle.

Es decir, 20,5 millones de colombianos son pobres y 7,9 millones, indigentes. Según las estadísticas hasta junio de 2006, la pobreza y la indigencia eran de 45,1 y 12 por ciento respectivamente.

En Colombia se considera que un hogar está en condición de pobreza cuando, estando conformado por cuatro personas, tiene ingresos inferiores a un millón 100 mil pesos mensuales. En cuanto a la indigencia (pobreza extrema), se hace referencia a los hogares que no tienen ingresos suficientes para comprar una canasta básica de alimentos, que en el país se estima que cuesta 450 mil pesos para cuatro integrantes.

Para el Pnud, las metas del Gobierno, frente al tema, que eran de cifras de pobreza del 28% en 2015, no será posible cumplirlas.

“Será muy difícil que se cumpla con la meta en pobreza e indigencia.

Es necesario redoblar esfuerzos para mejorar los actuales indicadores”, dijo el coordinador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), César Caballero.

Según el Pnud, 48 de cada 100 colombianos seguirán pobres en el año 2011, mientras que la meta en 2015 es que sólo sean 28 de cada 100 habitantes.

“El problema es que este informe y cifras se obtuvieron antes de la crisis económica. Si el desempleo sigue en aumento al igual que la informalidad, es probable que la situación sea aún peor”, dijo Caballero.

Teniendo en cuenta los recursos asignados en los planes de desarrollo, los departamentos con mejor perspectiva al año 2011 son Santander, Cesar, Cundinamarca, Boyacá, Tolima y Antioquia.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, tampoco cree que la meta se cumplirá en 5 años, incluso asegura que para esa fecha los pobres en el país serán el 50 por ciento. “La meta de 28 por ciento para el 2015 luce casi inalcanzable, pues implicaría una reducción de cerca de 22 puntos porcentuales en tan sólo cinco años (2010-2015). Para lograrlo recomendamos enderezar las políticas públicas en lo referente a una reducción de los parafiscales y replantear los programas asistencialistas del Gobierno Nacional”, anotó un documento de la entidad.

¿Es cierto?

Para muchos estudiosos del tema, es una paradoja que en los dos años anteriores se reflejara un crecimiento de la pobreza, cuando precisamente el Gobierno anunció crecimientos altos de la economía.

“Comparada con 2005, la pobreza bajó 4,3 puntos, mientras que la pobreza extrema o indigencia aumentó 2,1 puntos, lo cual no deja de llamar la atención porque el crecimiento promedio de la economía en esos tres años fue de 5,6 por ciento, con un pico excepcional de 7,5 por ciento en 2007. En ese trienio, la reducción de la pobreza y el incremento simultáneo de la indigencia es un resultado extraño, pues estamos hablando del periodo en que la economía creció más en la historia reciente y vimos un aumento de la pobreza extrema, que es paradójico, dijo Alejandro Gaviria, de la Universidad de los Andes.

Para el representante de la Cepal en Colombia, Juan Carlos Ramírez, “los aumentos en los precios de los alimentos empobrecieron más a algunas personas y las mandaron a la indigencia”.

Para el ex ministro Juan Camilo Restrepo, las cifras explican que 46 de cada 100 colombianos siguen viviendo en la pobreza; “pero que si nos fijamos en los colombianos que viven en el campo el cuadro es aún más inquietante: 65 de cada 100 colombianos que habitan las zonas rurales viven en lo que se conoce como parámetros de pobreza, al paso que los pobres que viven en las ciudades son 39 de cada cien. O sea, la brecha de pobreza entre lo urbano y lo rural sigue ampliándose”

“El estudio muestra que si bien ha habido alguna mejoría entre los indicadores de pobreza y de indigencia que prevalecían en 2002 y los que aparecen en 2008, no es menos cierto que la situación es muy preocupante. Así hayan mejorado algunas décimas. El país desaprovechó tristemente los años de vacas gordas (2002-2007), que fueron años de alto crecimiento económico, de abundante inversión nacional y extranjera, de comercio internacional robusto y de altos precios en los productos básicos, para haber construido una sociedad más justa y más equitativa”, anotó Restrepo.

Agregó que desafortunadamente el crecimiento sólo se vio reflejado en los sectores más ricos.

Para Jorge Iván González, director del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID), de la Universidad Nacional, la distribución de los ingresos sigue siendo desigual y “la política económica no ha hecho nada para reducir la concentración de la riqueza”.

“Lo grave es que la desaceleración de la economía, que trae consigo incremento de la desocupación y el deterioro de la calidad del trabajo, incide negativamente en el comportamiento de la pobreza y de la pobreza extrema, y refuerza la concentración del ingreso, a no ser que la política social sea capaz de contrarrestar esos dos lastres de la economía y la sociedad colombiana”, anotó.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad