Las Cortes: ¿el último bastión de la decencia nacional? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-03 05:00:00

Las Cortes: ¿el último bastión de la decencia nacional?

Un buen ejemplo de los riesgos que se corrían al re-reelegir al presidente Uribe, lo encontramos en la votación sobre el referendo reeleccionista en la Corte Constitucional. A pesar de los protuberantes vicios de forma y de fondo, dos magistrados de los nueve no compartieron la decisión de hundir el esperpento. ¿Por qué estos dos no acompañaron a sus colegas a pesar del abrumador material probatorio?
Las Cortes: ¿el último bastión de la decencia nacional?

Coincidencialmente ambos son íntimos de Uribe, por lo que han debido declararse impedidos. El magistrado Mauricio Gonzáles fue su subalterno, uno que –al parecer- sigue guardándole lealtad (¿o temor?) a su antiguo jefe. El otro es Jorge Pretelt, vecino del Uberrimo en Montería. Cuando fue elegido magistrado de la Corte, Semana advirtió: “Lo preocupante es que el Presidente, que designó a los candidatos y acordó su elección con sus mayorías en el Congreso, parecía más interesado en poner fichas que le fueran leales, que en nombrar profesionales con destacada trayectoria constitucional”.

Ahí está el detalle. Si Uribe hubiese sido reelegido, seguiría eligiendo magistrados que obedecen, no a la Constitución, sino a sus ímpetus mesiánicos. No sólo magistrados; ahí vemos la presión que ejerce sobre la Corte Suprema para que elija un Fiscal de bolsillo, dócil a la hora de exculpar a sus socios y familiares sindicados de narcoparapolítica.

Un caso bochornoso es el del Procurador General, asesor espiritual de Uribe, quien recomendó avalar el adefesio aprobado por el Congreso. Un Congreso que –con las excepciones conocidas- no funciona como un poder independiente, sino como otra dependencia de la Casa de Nari. Otra reelección hubiese llevado a la desaparición total de la independencia de los poderes y a un régimen muy parecido al impuesto en Venezuela por el atarban de Chávez. Las Cortes, Suprema y Constitucional, han frenado esta carrera hacia el abismo dictatorial.

Uribe ha reiterado que el país debe continuar sus políticas y algunos candidatos repiten –como loros- lo mismo. Pero si juzgamos por los resultados, que es por lo que debemos juzgar, habría que preguntarse: ¿Reelegir qué? ¿El crecimiento monstruoso del desempleo y la informalidad? ¿De la corrupción y la inseguridad urbana? ¿Reelegir el desastre sanitario y ambiental? Por lo mismo hay que votar por candidatos que proponen una rectificación del rumbo ético, social y económico, como el senador Jorge Enrique Robledo del PDA.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad