Mitos y realidades de los ataques con escopolamina | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Martes 22 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Bucaramanga
2010-05-20 01:40:01

Mitos y realidades de los ataques con escopolamina

Mitos y realidades de los ataques con escopolamina
Era un viernes en la noche, cuando Alonso* viajaba en su carro en plan de conquista. Unas seductoras curvas femeninas fueron el ¬Ďgancho perfecto¬í para atraerlo y √©l cay√≥ en sus redes, sin oponer resistencia alguna. Entre coqueteos y risitas, lleg√≥ a un bar a tomarse unas copas con el nuevo ¬Ďprospecto¬í; de ah√≠ en adelante, su mente qued√≥ en blanco.

S√≥lo tiene el vago recuerdo del √ļltimo trago que tom√≥ en un bar de la ciudad con aquella desconocida, quien, vali√©ndose de sus encantos, lo drog√≥, lo despoj√≥ de su efectivo y objetos de valor. Adem√°s, le vaci√≥ dinero de tres cuentas bancarias.

Despert√≥ tres d√≠as despu√©s, cuando su mam√° preocupada por su paradero, lo hall√≥ desnudo dentro de su apartamento. Alonso*, quien tras el amargo episodio que le cost√≥ meses en consulta siqui√°trica y lo llev√≥ al l√≠mite de la muerte, fue una v√≠ctima m√°s de la temida escopolamina, conocida en el argot popular como ¬Ďburundanga¬í.

A Laura*, una joven comerciante, la escopolamina también la sorprendió, hace unos tres meses, cuando esperaba a una amiga con la que entraría a cine.

Dos mujeres que estaban detr√°s de ella en la fila, empezaron a hablarle y relata que de un momento a otro empez√≥ a sentirse mal, mareada y ¬ďborracha¬Ē. Como pudo, camin√≥ hasta la taquilla del cinema para pedir ayuda. Las desconocidas hab√≠an desaparecido del lugar como por arte de magia.

Aunque tiene muchas conjeturas que no a√ļn no logra resolver, luego de los ex√°menes de sangre los m√©dicos confirmaron sus sospechas: era escopolamina. Un elemento que los delincuentes han convertido en un gran ¬Ďarma¬í para cometer robos, secuestros e incluso violaciones.

¬ĎCayeron en las garras¬í

Alonso* y Laura* sufrieron en carne propia los efectos de este t√≥xico natural altamente potente y peligroso, que en lo que va corrido de este a√Īo ya deja 17 v√≠ctimas en Bucaramanga de un total de 21 denuncias reportadas en el √°rea metropolitana.

El mayor Nelson Enrique Cely Guerrero, coordinador del Grupo de Delitos contra el Patrimonio Econ√≥mico de la Sij√≠n de la Polic√≠a Metropolitana de Bucaramanga, asegura que es un fen√≥meno en el que la mayor√≠a de¬† las v√≠ctimas corresponde a hombres que son abordados por mujeres en bares y sitios p√ļblicos nocturnos, siendo estos los lugares de mayor riesgo.

Bajo esta modalidad delictiva, 59 denuncias de hurto se entablaron en 2009 en el √°rea metropolitana, de las cuales 50 se concentraron en la capital santandereana.

Es probable que la dimensión real de la situación no pueda establecerse a ciencia cierta, porque no se denuncia y por consiguiente, no se judicializa a los responsables.

Esto, seg√ļn el oficial, se atribuye a circunstancias particulares de las v√≠ctimas: hombres casados que terminaron en un motel con una desconocida o una trabajadora sexual, verg√ľenza de admitir que aceptaron comidas o bebidas de un desconocido y porque no saben a qui√©n culpar.

De hecho, el problema no es exclusivo en la ciudad. En el pa√≠s, el 30% de los casos de escopolamina, no llega ni siquiera a los estrados judiciales. Solamente en Bogot√°, seg√ļn Medicina Legal, hay un promedio diario de ocho v√≠ctimas, que la deja como la ciudad m√°s afectada por ese fen√≥meno delincuencial.

* Por petición de los entrevistados, sus identidades fueron modificadas.

¬ĎZombis¬í, los fines de semana

¬ē En el Hospital Universitario de Santander, HUS, es frecuente la atenci√≥n de pacientes intoxicados por escopolamina, que llegan como ¬Ďzombis¬í al centro asistencial, especialmente los fines de semana.

¬ē El m√©dico Javier Mart√≠nez, jefe de Urgencias del HUS, describe que en la mayor√≠a de los casos sin precisarlos, se trata de hombres adultos que fueron v√≠ctimas de robos, aunque se√Īala que tambi√©n se han atendido a j√≥venes provenientes de Duitama que llegaron Bucaramanga sin saber c√≥mo ni cu√°ndo, luego de aceptar la invitaci√≥n de un desconocido.

¬ē Los pacientes presentan un cuadro cl√≠nico de apnea, p√©rdida de memoria, explica el profesional m√©dico, quien alude al hecho de que la intoxicaci√≥n muchas veces es el resultado de una combinaci√≥n de varias sustancias como escopolamina, benzodiazepina y anfetaminas para potenciar sus efectos.

c√°rcel de hasta 6 a√Īos

El mayor Freddy Guio D√≠az, jefe del Grupo de Delitos Especiales de la Seccional de Inteligencia Judicial, Sij√≠n, de la Polic√≠a Metropolitana de Bucaramanga, precisa que el Art√≠culo 383 del C√≥digo Penal establece que aquel que porte de sustancias como la escopolamina o semejante, en un lugar p√ļblico o abierto al p√ļblico, que sirva para colocar en estado de indefensi√≥n a las personas, incurrir√° en prisi√≥n de 1 a 3 a√Īos.

Agrega que el Art√≠culo 384 genera unas conductas agravantes, es decir cuando vali√©ndose de un menor, o quien padezca trastornos mentales y personas habituadas (drogadictas) cometen este delito, se enfrentan a penas m√≠nimas de 3 a 6 a√Īos.

Hasta la fecha el Grupo de Delitos Especiales de la Sijín, no ha realizado la primera captura relacionada con este delito, si bien el oficial a cargo reconoce que hay una criminalidad oculta. Por ello, pidió a las personas que sean víctimas de este tipo de conducta ilícita que denuncien en las sedes de la Sijín o la Fiscalía, o se comuniquen con la línea 123.

Use el sentido com√ļn¬Ö

1 Ponga especial atenci√≥n a las personas que se acerquen en los sitios p√ļblicos o ambientes como discotecas o estadios.

2 Tenga cuidado al entablar amistad con extra√Īos.

3 No proporcione a extra√Īos datos que puedan comprometerlo, como direcci√≥n de su casa, n√ļmero de su tel√©fono fijo o celular.

4 Procure salir a rumbear con gente conocida y no se quede bebiendo con personas que no conoce.

5¬† D√© instrucciones en su casa (ni√Īos y empleadas del servicio, blancos mucho m√°s accesibles y desprevenidos), de no abrir la puerta a supuestos grupos religiosos, vendedores o empleados.

 

preguntas y respuestas

Verdades y mentiras

Nelson Ramiro Gamboa Toloza

Médico toxicólogo y profesor de la Escuela de Medicina de la UIS.

¬ŅC√≥mo se manifiesta una intoxicaci√≥n por escopolamina?

La persona presenta un estado de confusión, donde puede manifestarse agresiva o puede llegar a un estado de somnolencia; se reduce su capacidad de caminar, se dilatan las pupilas, tiene dificultades para orinar, mantener el equilibrio y para hablar.

¬ŅAl cabo de cu√°nto tiempo se presentan los s√≠ntomas?

Las alteraciones en la capacidad de interactuar con el medio se presentan a los 15 minutos de haber ingerido la sustancia.

¬ŅCu√°nto puede permanecer bajo los efectos de ese t√≥xico?

El efecto puede durar entre cuatro a cinco horas y luego la sustancia se elimina en el organismo.

¬ŅUna persona puede ser v√≠ctima, con tan s√≥lo sacudir un pa√Īuelo, tocar un papel u oler un producto?

No, sólo por vía oral la persona es intoxicada, todo lo demás hace parte de los mitos que se han tejido alrededor del tema. Lo usual en estos casos es que a los pacientes les mezclan la escopolamina en una bebida o en una sustancia sólida, porque la absorción a través de la piel es muy baja como para que se produzcan los efectos de esta sustancia.

¬ŅCu√°les son los riesgos, de acuerdo con la cantidad?

Dosis a partir de los 2 miligramos. En los ni√Īos la dosis letal es de 10 miligramos y en adultos, entre 50 y 100 miligramos, pero si la persona tiene una enfermedad o un problema cardiaco, el riesgo aumenta. Tambi√©n hay personas obesas que tienden a tolerar las dosis m√°s altas comparadas con personas m√°s delgadas.

¬ŅLa escopolamina puede provocar la muerte?

Sí,  porque se presentan complicaciones como alteraciones en la función cardiaca, arritmia, puede afectar la presión arterial. El paciente puede entrar en coma y comprometer la función respiratoria.

¬ŅQu√© secuelas puede dejar?

Efectos residuales a nivel del globo ocular y aparato intestinal, problemas a nivel del sistema nervioso central, convulsiones, depresión severa, taquicardia y manifestaciones de trastorno conductual (miedos, actitudes paranoicas y trastornos de ansiedad).

 

Publicada por
√ĀNGELA CASTRO ARIZA / acastro@vanguardia.com
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducci√≥n total o parcial, sin autorizaci√≥n escrita de su titular. Términos y condiciones