Dos atrevidas de la confección, que nunca se conocerán | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Ene 19 2018
20ºC
Actualizado 09:20 pm

Dos atrevidas de la confección, que nunca se conocerán | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-25 18:13:48

Dos atrevidas de la confección, que nunca se conocerán

Vanguardia Liberal decidi√≥ seguirles la pista durante una tarde de trabajo a estas amantes de la costura y el dise√Īo. Aunque viven en mundos distantes, la espa√Īola √Āgatha Ruiz de la Prada y la monteriana radicada en Bucaramanga, Sixta Carrillo Pastrana, coinciden en creatividad y empuje para aprovechar muy bien su talento.
Dos atrevidas de la confección, que nunca se conocerán

√Āgatha Ruiz de la Prada, sin√≥nimo de realeza, √≠cono de la moda pop y due√Īa de un centenar de tiendas en todo el mundo pasea por uno de los centros comerciales m√°s importantes de la ciudad gozando su fama, mientras Sixta Carrillo Pastrana, corta y zurce bonitas piezas ¬Ďmade in Santander¬í labrando el camino que ya ha recorrido la famosa espa√Īola.

No se conocen, y muy posiblemente nunca lo har√°n. Tampoco las prendas que crean y confeccionan son materia de inspiraci√≥n en ellas. Sin embargo, el amor por los colores intensos, los trazos sin rumbo, el dise√Īo de prendas poco convencionales y la creatividad puesta sobre el cuerpo, las unen en la escena de la moda.

Definitivamente ambas maestras en su propio entorno -el arte de la confección- que pierden su fama a la hora de enhebrar una ajuga, de pegar un botón, de buscar las aplicacionespara una prenda y de reconocer el trabajo de sus ayudantes.

Es en espacio √≠ntimo de la costura en el que tanto √Āgatha como Sixta son las mismas.

Acompa√Īando a estas dos mujeres, Vanguardia Liberal encontr√≥ que en el mundo de vestir a los famosos se ganan m√©ritos, pero crear con ganas y con creatividad es lo √ļnico que le permite alcanzar la c√ļspide y encontrar seguidores. ¬†

√Āgatha en la pasarela bumanguesa

Se despert√≥ preocupada en un lujoso hotel de la ciudad pensando en los 30 trajes que escogi√≥ para mostrar en el desfile de ropa infantil de la feria Eimi y que a√ļn no hab√≠an tocado tierra santandereana.

Esperó calmarse con la cita que tenía programada para ser maquillada y peinada, y así llegar a la rueda de prensa citada a primera hora del jueves. Pero la sorprendió la entrada de una mujer inexperta en el arte de la belleza.   
Sumando las dos cosas, √Āgatha Ruiz de la Prada en su primer d√≠a en Bucaramanga explot√≥ de la ira y cancel√≥ toda su agenda del d√≠a.

Bastó la hora del almuerzo. El caluroso recibimiento de los empresarios del evento logró calmarla y así disfrutar como en otras oportunidades de una nueva visita a Colombia.

Tranquila, descomplicada, detallista y agradecida. As√≠ se comport√≥ durante el recorrido que hizo con Vanguardia Liberal por uno centro comercial de la ciudad. Los que la conoc√≠an y no recordaban su nombre, dec√≠an ¬ďes la mujer de los corazones y de los colores ¬Ďchinches¬í¬Ē. Ella cre√≠a pasar desapercibida a las miradas bumanguesas, pero cuando vio que sus seguidores de un momento aparecieron a su espalda, de inmediato quiso cambiar sus sandalias.

Grit√≥: ¬ď¬°Joder!, que no quiero que vean as√≠, tr√°iganme las zapatillas¬Ē.

Como una ni√Īa recibi√≥ regalos, dio consejos de moda a las mujeres que se le acercaron y pidi√≥ ser llevada a la tienda donde ofertaban sus productos. ¬ďNunca pens√© que en Bucaramanga todos fueran tan organizados. Tienen jefes de prensa, asistentes de administradores en las tiendas, trabajan mucho ustedes¬Ē, dijo.

Finalmente, pudo hablar de moda, pero nunca con precisi√≥n, ¬ďLa precisi√≥n se necesita cuando est√°s cortando una tela o cuando das vida a una figura. En el mundo de la moda cualquier cosa puede suceder. Yo, a estas alturas del a√Īo, estoy completamente descerebrada¬Ē, respondi√≥.

Al hablar del reconocimiento y admiraci√≥n que le tienen en tierras colonizadas por sus antepasados, sonr√≠o, y a pesar de querer explorar en diversos temas sus dise√Īos, hay uno en el que duda ¬Ďmeterle la mano¬í: El Bicentenario. ¬ďMuy dif√≠cil el tema, lo intentar√≠a. Fue hace 200 a√Īos, no lo s√©, es un tema un poco ¬Ďdificilillo¬í para crear¬Ē, a√Īade. ¬†

El tema mundialista no pas√≥ desapercibido y menos cuando su pa√≠s tiene en su poder la Copa Mundo 2010. No asegur√≥ lanzar una colecci√≥n inspirada en ¬Ďla roja¬í, pero tampoco lo descart√≥.

¬ď¬°Campeones, ha sido la pera! La verdad es que el √ļnico partido que he visto¬† enterito en mi vida. Cuando dijeron media hora m√°s casi me da un ataque. Yo estaba all√≠ por apoyar, pues no entend√≠a nada¬Ē, explic√≥.

Si de consejos de moda se trata, de la Prada no duda en pedir a las mujeres colombianas que usen lo hecho y dise√Īado en su pa√≠s. ¬ďMe han dicho que la nueva primera dama de Colombia es espectacular y guap√≠sima. No la conozco, pero creo que se tiene que vestir siempre de dise√Īadores colombianos, claro, que si va hacer una excepci√≥n que lo haga con mi marca¬Ē, pidi√≥.

Finalmente, supo que sus vestidos estar√≠an para el desfile del viernes y el relax fue total. No se complic√≥ con nada y revel√≥ en medio de las c√°maras y el p√ļblico su cumplea√Īos. Seg√ļn varios portales de entretenimiento cumpli√≥ 50 a√Īos, pero que ella prefiri√≥ dejar el tema en interrogantes.

¬ďBueno a lo que vinimos dijo¬Ē, refiri√©ndose a la colecci√≥n que trajo a Bucaramanga, una retrospectiva de sus dise√Īos de ropa infantil. Pero m√°s all√° de modelos y de tendencias, dej√≥ en claro su fuente de inspiraci√≥n, su hija quien ahora tiene 19 a√Īos.

¬ďCuando ella ten√≠a 2 a√Īos, el almac√©n Corte Ingl√©s me pidi√≥ una colecci√≥n infantil, fue el ¬Ďboom¬í de mi vida, empec√© a vender de verdad con los ni√Īos. Creo que el primer a√Īo vendimos 700 mil trajes s√≥lo en Espa√Īa¬Ē, asegur√≥.

Como buena aprendiz, record√≥ que todo le cost√≥ mucho trabajo, pero las horas de sue√Īo, las tardes de trazos y los disgustos con los colores terminaron regal√°ndole zapatos, los calcetines (medias), las gafas, las mochilas, botas, bufandas, guantes y abrigos, entre otros art√≠culos inspirados en su peque√Īa hija.

Asegur√≥ que no tiene secretos, pero que si a alguien debe agradecer su labor es a las costureras, que seg√ļn ella, ahora est√°n muy de moda.

¬ďHubo algunos a√Īos en los que se deshumaniz√≥ la moda y ahora la tendencia en general es demostrar que hay una persona detr√°s de cada traje, que lo hace con cari√Īo, que lo hace con tiempo y con calidad. Es lo que se ve y lo que hay que reconocer¬Ē, asegura.
Antes de despedirse y sin muchos detalles, dijo que su amor por los artesanos colombianos no es s√≥lo de boca, tambi√©n es de v√≠nculos laborales. ¬ďEstoy preparando un trabajo sobre el folclor de Colombia pero voy despacito. Es con artesanos que trabaja en Bogot√°. No s√≥lo conocer√°n ropa, sino toda clase de art√≠culos, como siempre¬Ē, concluy√≥.

Sixta, antes, durante y después de la función

Como buena representante de la regi√≥n Caribe, Sixta Carrillo Pastrana se mueve en los colores fuertes y llamativos, en los ritmos musicales y la adrenalina. Y lo define su profesi√≥n, modista y dise√Īadora emp√≠rica de trajes de espect√°culos y de eventos de porrismo.

Es una tarde de prueba de vestuarios y Sixta no se ve afanada. Sus clientes, estudiantes de un colegio privado de la ciudad la esperan para probarse las faldas cortas y los chalecos que lucir√°n durante los espect√°culos de porrismo.

Sabe que la prueba es importante y que de esto depende un nuevo contrato. Sin embargo, al ver el rostro de las adolescentes que portan sus dise√Īos m√°s se inspira para que ellas se vayan contentas. ¬†

¬ďEn esto hay que estar tranquilo, paciente, detallista y sonriente. Ellas me conocen y saben que con calma todo resulta¬Ē, a√Īade.

En medio de agujas, telas y moldes fue contando su labor. ¬ďLlegu√© a la costura por los uniformes que he le hecho a mis tres hijas. Compraba el primer uniforme y de ah√≠ les hac√≠a el resto del vestuario. Las mejores promotoras de la ropa que hago siempre han sido ellas¬Ē, cuenta.

Su salto al mundo de la danza y el teatro lo dio en la obra ¬ĎEl jorobado de Notre Dame¬í hace m√°s de 10 a√Īos en una clausura del Colegio La Presentaci√≥n.

Desde ese momento ha sido las m√°s querida y buscada en la ciudad para este tipo de vestuarios, cargados de velos, bordados y finos detalles. Sin embargo, es enf√°tica al afirmar que no es fama sino trabajo, creatividad y dedicaci√≥n lo que la han llevado a ser ¬Ďal dura¬í en el tema en toda la ciudad.

También fueron sus hijas las que la llevaron al mundo del porrismo. Una de ellas estuvo compitiendo y en medio de un entrenamiento le comentó a su profesor de la habilidad que tenía su mamá Ahora goza de gran reconocimiento en colegios y universidades por su labor, a la que se le suma la costura de uniformes especiales para jornadas de interclases, en las que ha llegado a elaborar hasta 400 trajes en un solo pedido.

¬ďCreo empat√≠a con las personas. Siempre voy con lo que la gente me pida, comunico lo que ellos quieren sin dejar de lado mi criterio. Los productores de espect√°culos saben lo que quieren y yo los sigo. As√≠ es el negocio¬Ē, a√Īade.

A pesar de su reconocimiento en el medio, asegura que el dise√Īo de este tipo de vestuarios no es constante y que esto la bloquea para lanzarse al mundo de la moda con un taller. ¬ďUna empresa genera muchos costos que a lo mejor no voy a poder pagar. Mejor sigo d√°ndole trabajo a mis costureras de talleres sat√©lites, a las que he tenido que ense√Īarles todo mi arte para sacar una producci√≥n de calidad. Por eso no me arrepiento¬Ē, explica.

No se preocupa por la competencia, asegura que si necesitan de su trabajo ella con mucho gusto puede colaborarles. ¬ďBucaramanga es un mercado muy bueno para dedicarse a la producci√≥n de ropa de espect√°culos. Las clausuras de colegios cada a√Īo son mis pasarelas, es el gran desfile de cierre de mi temporada de producci√≥n y de trabajo¬Ē, comenta con orgullo.

De Colombia admira al dise√Īador Alfredo Barraza, a quien define como alguien sutil y colorido por sus dise√Īos. De vez en cuando tambi√©n le gusta Silvia Tcherassi.

Sobre Agatha Ruiz de la Prada sabe que dise√Īa de todo un poco, pero asegura que siente empat√≠a con ese tipo de personas porque a ella tambi√©n le gustar√≠a hacer cosas as√≠. Pero mientras no pula lo que tiene, no se mete en otro negocio, afirma.

¬ďMi hija tiene un perfume de √Āgatha Ruiz de la Prada y le encanta. Hasta en eso mis hijas me ayudan para que aprenda y conozca a otras personas que trabajan en lo mismo que yo hago¬Ē, asegura.

Un d√≠a, queriendo formarse como dise√Īadora, descubri√≥ que no ten√≠a empat√≠a con las escuelas y muchos menos cuando supo que en cuatro meses de estudio s√≥lo iba a trabajar dise√Īando una falda. ¬ďCon tanto oficio en la casa y yo demor√°ndome tanto en eso. ¬°Fue terrible!¬Ē. Finalmente me sal√≠¬Ē.

Afirmó que el gusto por la moda lo heredó de su madre, a quien veía cocer durante horas. A pesar de que ella le insistía en que aprendiera otra cosa, además de su formación como asistente de trabajo social, Sixta nunca la escuchó.

¬ďEstoy en lo m√≠o, es lo que importa. Alg√ļn d√≠a volver√© a mi tierra para descansar o a lo mejor para seguir creando¬Ē, concluy√≥.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad