Hijos del conflicto | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
22ºC
Actualizado 05:20 pm

Hijos del conflicto | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-25 18:17:33

Hijos del conflicto

Despu√©s del parto, cuando Karen* vio a su hijo, revivieron en ella los episodios con los que su naturaleza fue envilecida. El beb√© era id√©ntico a su padre, el hombre que durante dos a√Īos abus√≥ sexualmente de ella, someti√©ndola a vej√°menes insospechados.
Hijos del conflicto

¬ďNo lo quiero ver¬Ē. Esa fue su primera reacci√≥n de la adolescente, que apenas llegaba a sus 13 a√Īos y que entr√≥ en la lista de v√≠ctimas de paramilitares que ayudados con fusiles consiguieron suplir sus antojos carnales.
¬ďYo estaba en una finca con mi mam√° y llegaron unos hombres; ese se√Īor apenas me vio pregunt√≥ que qui√©n era yo y dijo que me quer√≠a para √©l¬Ē. ¬ďYo ten√≠a trece a√Īos cuando empez√≥ todo¬Ē.

Hablar de lo que pas√≥ no es f√°cil para Karen, que hoy tiene 19 a√Īos y un ¬Ďenjambre¬í de inc√≥gnitas que siguen sin resolver, siendo la m√°s grande ¬ď¬Ņpor qu√© a m√≠?¬Ē.

Por eso, durante mucho tiempo se abstuvo de contar su historia, pues eran pasajes de su vida que deseaba borrar, porque le hab√≠an quitado la paz, la confianza en las personas y tambi√©n su val√≠a. Hace poco accedi√≥ a narrar su ¬Ďcuento de horror¬í, en medio de un proceso de restauraci√≥n que la est√° llevando a exorcizar el pasado, a reinventar una vida nueva y llena de esperanzas en la que ya incluye a su hijo.

Ese d√≠a en la finca, durante 2004, el hombre del que supo ten√≠a el alias de ¬ĎJames¬í, acompa√Īado de otros m√°s, armados todos, la subieron en una camioneta y se la llevaron a un paraje solitario, en el que los acompa√Īantes descendieron del veh√≠culo y lo rodearon ¬ďcomo montando guardia¬Ē. All√≠ Karen* fue ultrajada y abusada.

¬ďYo me dej√© hacer todo eso porque ten√≠a miedo; √©l ten√≠a un arma y me pod√≠a matar¬Ö despu√©s, me dio un dulce y se ech√≥ a re√≠r y me llev√≥ otra vez a la finca¬Ē.

A partir de entonces, alias ¬ĎJames¬í someti√≥ a Karen a abusos sexuales de manera constante, bajo las amenazas de asesinar a toda la familia si no acataba sus √≥rdenes. ¬ďMe mandaba a buscar con sus guardaespaldas, me hac√≠a todo lo que quer√≠a y me regresaba como si yo fuera una encomienda¬Ē, relata la joven, que junto a su madre sufr√≠a en silencio, pues estaba advertida de que el precio de una denuncia ser√≠a la muerte.

Y mientras todo ocurría, la madre de Karen* prácticamente moría por el miedo y la impotencia de no tener cómo proteger a su hija. Día tras día sus fuerzas y su fe se agotaban.

¬ďDur√≥ dos a√Īos abusando de m√≠, hasta que un d√≠a qued√© embarazada¬Ē, cont√≥ Karen*.¬† Con el paso del tiempo ella y su madre se hicieron inmunes al miedo y, tras el anuncio de que un beb√© ven√≠a en camino, decidieron escapar.

¬ďNo llegamos muy lejos porque al poco tiempo √©l me encontr√≥ y me mand√≥ a buscar; yo me negu√©. Despu√©s me mand√≥ un celular y me llamaba, pero yo le dec√≠a que no iba m√°s y que no me importaba que me matara; entonces me dijo que me iba a dejar quieta¬Ē.

Idéntico

Cuando Karen* completaba la mitad del embarazo tuvo lugar el proceso de desmovilizaci√≥n de las autodefensas. Alias ¬ĎJames¬í entreg√≥ su fusil y desapareci√≥, pero el tormento de la joven s√≥lo se transform√≥, porque pese a que ten√≠a la certeza de que no volver√≠a a ver a su verdugo, era consciente de que dentro de ella germinaba la semilla de sus temores. ¬ďAl principio me daba pu√Īos en la barriga para que se me saliera el ni√Īo¬Ē, coment√≥.

El embarazo fue un periodo dif√≠cil, que se agrav√≥ con el nacimiento del beb√©. √Čste seg√ļn la madre,¬† result√≥ ser id√©ntico al pap√°, lo que gener√≥ el rechazo de Karen*. Durante sus dos primeros a√Īos de vida no lo amamant√≥ ni tampoco lo carg√≥ , tiempo en el cual el ni√Īo fue atendido por la abuela.

S√≥lo ahora, cuando est√° ad portas cumplir sus cuatro a√Īos, Kevin* ha empezado a experimentar lo que es una caricia, un abrazo y un beso de una madre.

La restauración

Como un caso complejo describió una psicóloga adscrita al área de atención a víctimas de la defensoría del Pueblo, que ha tenido a su cargo la restauración de Karen*. Cuenta que la encontró  en un estado caótico de ensimismamiento y mutismo.

Fue mediante un proceso largo que Karen* han ido recobrando la esperanza en la vida. ¬ďUno de los momentos m√°s hermosos lo viv√≠ hace poco cuando Kevin* lleg√≥ y ella lo abraz√≥ con cari√Īo¬Ē, dice la psic√≥loga. ¬ďPor dif√≠cil que haya sido la situaci√≥n para la v√≠ctima, siempre es posible construir un nuevo proyecto de vida, emocional y familiar¬Ē, asegur√≥ la experta.

Por a√Īos, las mujeres v√≠ctimas de los grupos armados han callado los ultrajes y han declarado ser v√≠ctimas s√≥lo desde el punto de vista del homicidio de esposo, hijos u otro familiar, as√≠ como de desplazamiento, despojo de tierras y otros da√Īos, pero afecciones, como abuso sexual, los dejaban en el olvido.

¬ďEn 2007 y 2008 usted no escuchaba a nadie denunciar abuso sexual, pero ahora las cosas son distintas¬Ē, puntualiz√≥ la psic√≥loga.

Buscando un espacio para que las víctimas de delitos sexuales puedan denunciar, en el Cesar han emprendido un trabajo que persigue un trato diferencial por parte de las entidades de justicia a la hora de atender estos casos.

Con esto se busca que las denuncias y declaraciones se den en un escenario adecuado, en el que la víctima no sea revictimizada. Esto va en concordancia con lo ordenado por la Corte, en el Auto 092, que establece una protección especial a las mujeres en estos casos.

Seg√ļn Lina C√©spedes B√°ez, de la Consultor√≠a para Derechos Humanos de Desplazados, Codhes, ¬ďla Fiscal√≠a debe dise√Īar una pol√≠tica nacional para los casos en los que se haya presentado violencia sexual, pero hasta ahora no se ha dado y si se dio, no la conocemos¬Ē.

Registros

De acuerdo con registros de la Comisi√≥n Nacional de Reparaci√≥n y Reconciliaci√≥n, CNRR, en el Cesar m√°s del 17 de casos de violaciones de paramilitares dejaron ¬Ďfrutos¬í en las j√≥venes.

También se conocen tres casos registrados de abortos provocados, uno porque golpearon a la joven cuando estaba embarazada  y los otros a causa del sufrimiento o el desplazamiento forzado, persecución que agrava las posibilidades de aborto en un embarazo.

(*) La identidad de los protagonistas del testimonio fueron modifAicadas.

Pocas confesiones

Pese a que existen profusos datos sobre delitos sexuales cometidos por los paramilitares, pocos lo han confesado en las versiones que entregan a los jueces de Justicia y Paz de la Fiscal√≠a. Jhon Jairo Esquivel Cuadrado, alias ¬ĎEl Tigre¬í, acept√≥ que en la masacre perpetrada el 17 de febrero de 2000, en El Salado, Bol√≠var, violaron mujeres, pero dijo que √©l no hab√≠a participado. √Čdgar Ignacio Fierro Flores, alias ¬ĎDon Antonio¬í, acept√≥ su responsabilidad en violaciones, pero no porque √©l hubiera participado sino ¬Ďpor cadena de mando¬í. Salvatore Mancuso G√≥mez, alias de ¬ĎSantander Lozada¬í o ¬ĎTriple Cero¬í, dijo que el abuso a las mujeres no estaba dentro de las pol√≠ticas de las tropas; por eso, quienes lo hac√≠an eran ajusticiados. ¬†

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad