Martes 2 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Judicial
Patrocinado por:
Jueves 17 de Mayo de 2012 - 12:01 AM

Impune sigue el crimen de la joven que fue descuartizada

El sospechoso del crimen de Heydi Viviana Gómez Cárdenas figura en el cartel de los 25 delincuentes más buscados de Santander y además tiene boleta de captura emanada por la Interpol. Sin embargo, lleva cinco años burlando el cerco de las autoridades.

Su crimen, ocurrido el 12 de marzo de 2007, causó conmoción entre los santandereanos que no se explicaban como Heydi Viviana Gómez Cárdenas, una joven de 21 años, apareció brutalmente asesinada entre varios costales, tras ser descuartizada, en una zona boscosa del barrio Estoraques.
El cuerpo de la joven, que acababa de graduarse con honores en diseño y administración de sistemas en las Unidades Tecnológicas de Santander UTS, y quien para la fecha de los hechos trabajaba en el equipo político de la concejala Luz Elena Mojica, fue hallado cinco días después de su repentina desaparición.
Bajo el dolor, la consternación y lo grave del violento hecho, la Policía, la Sijín, el Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, y demás autoridades, se comprometieron a no descansar hasta establecer los móviles del atroz crimen y capturar al responsable.
Sin embargo, ya han transcurrido cinco años, un mes y cinco días  y el autor del brutal asesinato continúa libre, bajo el amparo de la impunidad en la que se estancó la investigación.
Sobre el presunto autor del crimen las autoridades responsabilizan a Jorge Alonso Durán  Amaya, de 51 años, quien figura en el cartel de los 25 delincuentes más buscados de Santander y contra quien la Interpol emitió la circular azul de búsqueda. No obstante su paradero es un misterio.

El sospechoso  
Jorge Alonso Durán Amaya, principal sospechoso del crimen de Heydi Viviana, llegó a vivir a la casa de la víctima desde octubre de 2006, es decir, cinco meses antes de los trágicos hechos.
“Él fue mi cuñado. Cuando se separó de mi hermana me dijo que lo dejara vivir en mi casa mientras conseguía algo estable. Y así fue, pero como no había donde acomodarlo dormía en la sala”, recuerda María de Los Ángeles Cárdenas, la mamá de Heydi Viviana.
Durante los cinco meses siguientes Durán Amaya se mostró como un hombre prudente y hasta servicial, que se desempañaba en el oficio de la construcción.
Sin embargo, desde comienzos de 2007 puso sus ojos en Heydi Viviana a quien, según relatan sus amigas más cercanas, amenazaba constantemente para que accediera a sus pretensiones y cortejos.
El 12 de marzo de 2007 aprovechando que todos habían salido de la casa, ubicada en la calle 60 con 43 del barrio Estoraques, y que
Heydi Viviana se encontraba sola descansando en una de las habitaciones del segundo piso, se presume que Durán Amaya regresó.
“Lo que nos han dicho es que él entró a la habitación de la niña y ahí la mató. Él estaba obsesionado con ella y al parecer también la abusó sexualmente”, dijo la mamá de Heydi Viviana.

Se fugó
De acuerdo con los peritajes técnicos Heydi Viviana fue asesinada el lunes 12 de marzo de 2007, pero su cuerpo fue hallado hasta el sábado 17 de marzo, cinco días después, cuando un  hombre se acercó a unos costales que estaban rodeados por aves de rapiña y observó el cadáver.
“Esa noche que Heydi Viviana desapareció ese tipo se quedó en la casa. Recuerdo que estaba muy preocupada, pero él me decía que me acostara a dormir que ella debería estar de rumba con las amigas”, relató la mamá de la joven asesinada.
Al día siguiente Durán Amaya se levantó, salió de la casa para nunca más regresar. Días después, luego de que el cuerpo de la joven fue hallado, las autoridades establecieron que la mañana del lunes 17 de marzo Durán Amaya estuvo en una ferretería del sector comprando bolsas y costales, iguales a los usados para ocultar el cadáver de Heydi Viviana.
“Un vecino me contó que esa mañana él le pidió prestada una porra, al parecer, la que usó para golpear en la cabeza a mi hija. Luego otra señora de la cuadra lo vio cuando sacó de la casa unos bultos y la respuesta que le dio fue que eran unos escombros de la terraza pero eran mentiras, allí no habían escombros, ahí llevaba era el cuerpo de la niña”, recordó la mamá de la joven asesinada.

La búsqueda
Lo primero que las autoridades lograron establecer sobre el paradero de Durán Amaya es que huyó hacia el municipio de Ureña, en el estado de Táchira, Venezuela, donde se radicó por un tiempo como maestro de construcción.
Ahora, según los rumores que le han llegado a los familiares de Heydi Viviana, Durán Amaya podría estar escondido en el municipio de Convención, Norte de Santander.
El principal sospecho del asesinato de la joven habría cambiado su aspecto tinturándose el cabello de rubio,  y quitándose el bigote, todo con el fin de que nadie lo reconozca.
Y mientras el presunto autor del crimen se da a sus mañas para huir de las autoridades, María de Los Ángeles Cárdenas, de 53 años y Mario Hernando Gómez Rangel, de 61, los padres de Heydi sufren a diario el dolor de haber perdido a su hija y la impotencia de que el sospechoso siga libre.
“Que lo capturen y le apliquen todo el peso de la Ley, que le den la pena máxima”, dice con lágrimas en sus ojos la mamá de Heydi Viviana.

Publicada por
REDACCIÓN JUDICIAL
Su voto: Ninguno (6 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones