Publicidad
Jue Feb 22 2018
27ºC
Actualizado 04:24 pm
Domingo 04 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

La extraña desaparición y muerte de una mujer en Bucaramanga

Sandra Milena Báez Gualdrón, de 34 años, murió en extrañas circunstancias que son investigadas por las autoridades. El cuerpo permanece en la morgue del Instituto Nacional de Medicina Legal a la espera que se establezcan las causas reales del deceso.
M.V./VANGUARDIA LIBERAL
Decenas de personas, entre familiares y compañeros de trabajo, se agolparon ayer a las afueras de Medicina Legal a la espera de recibir los restos mortales de Sandra Milena.
(Foto: M.V./VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
En un triste final y con muchos interrogantes terminó la historia de una mujer de 34 años.
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL)

En un triste final y con muchos interrogantes terminó la historia de Sandra Milena Báez Gualdrón, de 34 años, quien había sido reportada como desaparecida desde el pasado 1 de febrero.

Todo apunta a que el viernes perdió la vida mientras se movilizaba en un bus por el Norte de Bucaramanga.

Vea también: Eln habría secuestrado a un ingeniero de Ecopetrol en Arauca

El origen de este drama que vive una familia santandereana, oriunda de Lebrija, inició cuando Sandra Milena salió el pasado jueves en la mañana de las oficinas de Represander, una distribuidora de medicamentos ubicada en el Parque Industrial Provincia de Soto en Chimitá, en donde trabajaba como auxiliar contable, con rumbo a las instalaciones de la Dian en el Centro de Bucaramanga.

Allí, de acuerdo con los allegados a la víctima, iba adelantar una serie de diligencias, pero nunca llegó al mencionado lugar.

“Ella tomó un taxi allá en la empresa y el señor la trajo al centro, se bajó en la calle 36 con 18 y ahí no se sabe para donde más cogió, o con quién se vio, se perdió el rastro. La última vez que se supo de ella fue como a las 10:00 de la mañana” explicó Édgar Báez, hermano de la víctima.

Con el paso de las horas, la zozobra y la angustia se apoderó de la familia de la mujer, pues esa noche ella no regresó a su casa en el barrio Dangond, al sur de la ciudad, en donde era esperada por su esposo y sus dos hijos, un niño de ocho años y una niña de 20 meses.

“Ella tenía que ir a la casa al mediodía para darle seno a su hija y almorzar, pero no fue; sin embargo, pensamos que estaba en una reunión o algo así. Ya en la tarde, tampoco apareció, se le timbró al celular y sonaba apagado, miramos el Whatsapp y decía que la última vez en línea había sido a las 10:08 de la mañana”, agregó Báez Gualdrón.

Lea también: Combate de disidentes de las Farc generó 473 desplazados en Cauca

Ante este panorama, los familiares reportaron ante la Fiscalía y la Sijín de la Policía su extraña desaparición.

Búsqueda infructuosa

Con un volante que tenía una foto de la víctima y sus datos personales, la familia empezó a recorrer varios sectores de la ciudad desde la madrugada del viernes. A la par, por redes sociales, difundieron sus fotografías.

“A veces llamaban diciendo que la habían visto por Cabecera, la Santo Tomás y nosotros corríamos a ver si era verdad, pero nada. No se sabía nada. Miramos las cámaras de seguridad y preciso la de la calle donde ella se perdió no sirve”, dijo Édgar.

La encontraron

Ayer sobre las 6:00 de la mañana, los familiares recibieron una llamada de las autoridades, en la que les informaban que al Instituto de Medicina Legal de Bucaramanga había ingresado un cadáver con las mismas características de Sandra, por lo que debían acercarse para el proceso de reconocimiento.

“El señor de Medicina Legal nos decía que había que confirmar que fuera ella, pero nos recomendó suspender la búsqueda. Como no sabíamos nada, mi cuñado fue a donde hicieron el levantamiento y le mostraron una foto y la reconoció”, informó entre lagrimas el hermano.

¿Cómo falleció?

Con la certeza de que el cuerpo que había ingresado como N.N. a la morgue era el de la mujer de 34 años, sus seres queridos indagaron con la Policía sobre las causas del deceso y dónde había sido encontrada.

“Un Policía nos dijo que como a las 7:00 de la noche del viernes, ella se subió a un bus de la empresa Transcolombia en el Norte de Bucaramanga, cosa que nos parece extraña porque ella no conocía a nadie por allá. En el trayecto convulsionó, quién sabe qué le dieron, se pasaron y por eso se murió. Eso no fue una muerte natural”, recalcó el ser querido.

Pese a que el conductor del vehículo la llevó hasta el CAI del barrio Kennedy y junto con los policías la trasladaron hasta el Hospital Local del Norte, la mujer llegó sin signos vitales.

Funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía realizaron la diligencia de levantamiento del cadáver, el cual no tenía documentos, ni ninguna otra pertenencia, tan sólo le hallaron $3 mil en un bolsillo.

Investigación

Al respecto, el brigadier general Manuel Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, informó que ya se adelanta una investigación para determinar con exactitud lo que en realidad ocurrió.

“Estoy integrando la información, tal vez se empiece a desvirtuar la desaparición porque ella estuvo en una institución pública ayer (viernes) hasta casi el mediodía. Horas después ocurrieron los hechos. Un oficial está en contacto con Medicina Legal para ir desvirtuando desde lo técnico y científico para no caer en informaciones vagas”, dijo el comandante.

Por su parte, los familiares de la víctima tienen serios indicios de que se trató de una sobredosis de alguna sustancia que le dieron, al parecer, para robarla.

“A ella quien sabe qué porquería le dieron para robarla y por eso se murió. A las autoridades les pido que esclarezcan y saber qué fue lo que pasó”, concluyó Édgar Báez.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (6 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad