Jueves 16 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Investigación en EE.UU. acusa a 300 curas de pedofilia

La mayoría de las víctimas eran niños varones y muchos eran prepúberes, según el informe.
EFE/VANGUARDIA LIBERAL
“Los sacerdotes estaban violando a niños y niñas, y los hombres que eran responsables de ellos no solo no hicieron nada sino que lo escondieron todo. Durante décadas”, denuncia el informe.
(Foto: EFE/VANGUARDIA LIBERAL)

Una gran investigación judicial en Estados Unidos halló evidencia creíble contra más de 300 curas que abusaron de niños e identificó a más de mil víctimas menores de edad durante décadas de abuso sexual encubierto por la Iglesia católica en Pensilvania.

“Creemos que el número real de niños abusados, incluidos aquellos cuyos dossiers se perdieron, o que nunca denunciaron por miedo está en los miles”, señala el informe de 1.400 páginas sobre el abuso sexual de menores en todas las diócesis del estado de Pensilvania, a excepción de dos.

La investigación es considerada la más exhaustiva hasta ahora en la Iglesia católica estadounidense, y provocó la inculpación de dos curas, aunque la mayoría de los crímenes ocurrió hace tanto tiempo que los delitos han prescrito y muchos abusadores han muerto.

Las investigaciones

Los investigadores, que escucharon durante 18 meses a decenas de testigos y revisaron más de medio millón de documentos de casi todas las diócesis de Pensilvania, incluyen los casos de aquellos que tuvieron miedo en denunciar o cuyos archivos se perdieron.

“La mayoría de las víctimas eran niños, pero también hubo niñas. Algunos eran adolescentes. Algunos fueron manipulados con alcohol o pornografía”, señala el informe.

“Algunos fueron forzados a masturbar a sus atacantes, o fueron manoseados por ellos. Algunos fueron violados” pero en todos los casos hubo jerarcas eclesiásticos “que prefirieron proteger a los abusadores y a su institución por encima de todo”, apuntó el informe redactado por un gran jurado al cual fueron entregadas las conclusiones de la investigación.

Un cura violó a una niña de siete años en un hospital luego de que fue operada para extirparle las amígdalas, precisó el informe. Otro niño tomó un vaso de jugo y se despertó recién al día siguiente, con el ano sangrando y sin memoria de lo ocurrido.

Publicada por
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad