Domingo 07 de Junio de 2015 - 12:01 AM

Estudio registró más de 60 especies de peces en río Pamplonita

El libro ‘Peces del Pamplonita’ recoge parte de la investigación realizada por el Instituto Colombiano del Petróleo sobre la biodiversidad íctica del río Pamplonita, afluente de la cuenca del Catatumbo.
Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
Pez Gupy, del río Pamplonita. Corresponde al orden Cyprinodontiformes.
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
Portada del libro que plasma la investigación del ICP.
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL)

El Instituto Colombiano del Petróleo, de Ecopetrol, investigó entre 2012 y 2013 la población de peces del río Pamplonita, en Norte de Santander, obteniendo como resultado más de 60 especies, ocho de ellas calificadas como vulnerables y 23 destacadas como de importancia para el consumo humano. Otras 31 son endémicas, es decir, exclusivas de la cuenca del Lago Maracaibo y 12 de ellas ornamentales.

Más resultados de este estudio están presentes en el libro ‘Peces del Pamplonita’ y contó con la validación científica del Instituto von Humboldt y la Universidad Nacional.

“Se georeferenciaron los lugares para la toma de las muestras, de manera que siempre fuésemos al mismo punto y nos permitiera tener un rigor para reportar las especies. Nos dividimos en zona alta, zona media y zona baja, relacionadas con el gradiente altitudinal del río”, explica Astrid Lorely Pimienta Rueda, Coordinadora del laboratorio de biotecnología del ICP y miembro del equipo de investigación del estudio, junto con Marlon Serrano.

El río nace a 2.500 metros de altura y termina a 65 metros sobre el nivel de mar, lo cual, señala la experta, hace que los peces de la parte más alta, donde es más frío y hay piedras, sean diferentes a los de la cuenca baja, donde el río abre su cauce, la velocidad se reduce y el lecho es más arcilloso.

Pimienta Rueda añade que los investigadores consultaron con los pescadores las costumbres de los peces. “No todos los peces están en la columna de agua, es decir, flotando. Algunos son nocturnos, su actividad es a la madrugada. Después de la captura se llevaron al laboratorio y allí se hizo la identificación: tamaño del pez, colores, si tiene aletas, si tiene rayos, escamas. Hay ciertas características morfométricas con las cuales se hizo la identificación de los peces. Es como tomar nuestras huellas digitales, nuestra foto”.

El Instituto von Humboldt y la Universidad Nacional también participaron con sus investigadores en la caracterización de los peces. Cada pez tiene una ficha técnica donde es posible señalar el orden y familia a la que pertenece –su taxonomía- con su fotografía y su ilustración, así como con su clasificación y la referenciación de la especie y quién fue el primero en caracterizarla. También se definieron las características ambientales necesarias para su conservación que es, a la larga, el interés principal de la investigación publicada: promover herramientas de gestión pública que contribuyan a la prevención, equilibrio ambiental, la protección de la biodiversidad y el uso racional de la riqueza biológica.

“Este es un texto científico que puede ser utilizado por personas, grupos e instituciones que estudian biodiversidad en el país en temas de impacto ambiental. Los veranos e inviernos tan fuertes generan cambios en el lecho del río y los peces empiezan a moverse de derecha a izquierda y la ribera también cambia. Las descargas de las aguas residuales, la extracción de arena por parte de las cementeras, los residuos de curtiembres y el uso para cultivos, entre otros aspectos, producen un impacto continuo sobre el río que no siempre se está monitoreando”, concluye Pimienta Rueda.

El libro define también las condiciones físico químicas del agua, hace un mapa de la distribución de 63 especies pertenecientes a 7 órdenes y 25 familias encontradas en este afluente que surte de agua a los pobladores de municipios de Los Patios, Villa del Rosario, Pamplona y Cúcuta.

Conclusiones del libro

La composición de la comunidad íctica (peces) coincide con la generalidad de las cuencas geográficas colombianas en las cuales predominan los Chariciformes (sardinas, bochachicos y moncholos, entre otros), seguidas de los Siluriformes (bagres) y Perciformes (mojarras), entre otros.

Dentro de las especies registradas se encontraron dos exóticas o introducidas (trucha, Oncorhynchusmyskiss y tilapia, Oreochromisniloticus), 8 caracterizadas por el Libro Rojo de Peces Dulceacuícolas de Colombia como vulnerables, 12 con importancia económica ornamental, 23 con importancia para el consumo humano y 31 endémicas. Los investigadores elaboraron las fichas de las especies encontradas junto con la información más significativa como aspectos ecológicos, económicos, taxonómicos y de distribución. Para ello fue necesario monitorear 120 kilómetros de este afluente que tiene unos 300 kilómetros de longitud en 10 estaciones distribuidas entre su nacimiento (2.500 m.s.n.m.) y hasta su desembocadura sobre el río Zulia (65 m.s.n.m.).

La investigación también señala que el río tiene un importante aporte de contaminación orgánica, producto de diversas actividades a lo largo de su recorrido, lo cual se traduce en una presión continua sobre las comunidades acuáticas, a pesar de que el Pamplonita presenta buena resiliencia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad