Publicidad
Publicidad
Mar 26 de Mayo de 2015
22ºC
Actualizado 09:55 pm
Domingo 23 de Junio de 2013 - 12:01 AM

Educar nuestro cuerpo (VI)

Las actividades extracurriculares en los campos de la educación física son innumerables y deben contribuir todas a la sana alegría de la comunidad educativa y fomentar comportamientos saludables, una cultura saludable y una alegre y armoniosa convivencia (jornadas deportivas, ecológicas, de aseo, etc.) animadas por las “academias” o clubes docente-estudiantiles- familiares.

Las actividades estrictamente académicas en el área de “educación física”, que deben contar con personas especialistas y con adecuados recursos e instalaciones, no deben reducirse a la cátedra de educación física y a teorías y ejercicios programados, sino estar enriquecidas de experiencias informales provistas de tiempo y recursos suficientes. La cátedra de educación física debería cubrir las siguientes áreas: anatomía, fisiología, salud preventiva, nutrición y cocina saludables, procesos digestivos, salud y seguridad, física y salud, movimientos, comportamientos y valores humanos y sociales. Las academias deportivas y recreativas, si bien tienen un predominio práctico no deben carecer de fundamentación científica. He aquí algunas de ellas: deportes, caminantes, jardinería, ecología, danzas; clubes de atletismo.

Todo ello debería estar enfocado al desarrollo de cuerpos sanos y vigorosos. No sobra insistir la importancia de la educación para la nutrición y la salud.

La existencia saludable tiene su base en el estómago. El ritmo de la vida moderna y el reino de la tecnología atentan contra la comida y el comer saludable. Por eso vemos el pulular por las calles de los así llamados “países desarrollados” seres humanos deformes, víctimas del desorden alimenticio y de la comida basura. La obesidad no atenta sólo contra la estética, sino contra la salud de sus víctimas. Evitarla es cuestión de educación en la selección de las comidas, el control de los hábitos alimenticios y el sano ejercicio, campos a los cuales se da poca importancia en las actividades educativas formales e informales. Estamos asaltados por estúpidas y costosas dietas por razones prevalentemente estéticas, teniendo soluciones tan cercanas, fáciles y económicas.

Si no nos sacudimos, seguirá el reino de los barrigones y el de féminas convertidas en verdaderos cadáveres ambulantes

Autor:
Reinaldo Suarez Diaz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad