Publicidad
Mar Dic 12 2017
22ºC
Actualizado 05:20 pm
Martes 28 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Una bomba social en la puerta de nuestra casa

JAIME DEL RÍO/VANGUARDIA LIBERAL

Son incontables las veces que desde este espacio se ha alertado sobre la creciente migración venezolana y la precaria situación en la que los migrantes están llegando a la ciudad. La fotografía publicada en días pasados por este diario que muestra a un grupo de venezolanos durmiendo a la intemperie en el parque García Rovira, es una dolorosa radiografía de la situación de necesidad en la que están llegando quienes huyen de la dictadura y el hambre de su país, y la ratificación de que esta realidad sobrepasó la capacidad institucional en Colombia de atenderla.

Cada día los bumangueses vemos a más y más venezolanos en las calles, algunos incluso en la dolorosa situación de tener que mendigar para sobrevivir. Son personas que llegaron a la ciudad buscando una oportunidad de vida, tratando de empezar muchas veces desde cero, persiguiendo los mínimos de subsistencia que hoy son imposibles en Venezuela. Pero claramente la solidaridad de los santandereanos es insuficiente para dar respuesta al drama social que está creciendo en nuestra urbe.

La Alcaldía de Bucaramanga ha dado la bienvenida a estos migrantes, como debemos hacerlo todos en un gesto de humanidad que siempre nos ha caracterizado. No obstante, no basta con las buenas intenciones. Si no existe una ruta de atención real y clara para los migrantes que están llegando a nuestra ciudad, el drama social seguirá creciendo día a día y en algún momento estallará esta bomba social.

Pero tal política pública no puede ser solo local. Este drama de los migrantes venezolanos se está viviendo en muchas ciudades de nuestro país, lo cual hace urgente una política de atención nacional que se articule con las autoridades locales, para dar respuesta a esta realidad.

No es posible que sigamos viendo en nuestras calles cada vez más personas con pancartas que denuncian su condición migratoria limpiando vidrios, durmiendo en los parques, atendiendo puestos ambulantes, y sigamos fingiendo que nada está pasando en la ciudad.

Es momento de que el alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, busque apoyo en el Gobierno Nacional y gestionar recursos para contener esta avalancha social. De lo contrario será imposible para la ciudad atender esta realidad.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad