Jueves 08 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

¿Estamos preparados para las lluvias?

Hacemos un llamado a los alcaldes y a las oficinas de gestión del riesgo, para que garanticen la máxima seguridad de las personas, con el fin de salvaguardar su integridad y evitar cualquier emergencia por causa de las lluvias.

Comenzó una temporada de lluvias, que con precisión y desde hace tres meses había anunciado el Ideam, con la advertencia, además, de que el ciclo que está comenzando será fuerte y prolongado. Las primeras tres lluvias ocurridas, particularmente en el área metropolitana, dejan serias preocupaciones , pues las consecuencias que se vieron suponen que, de confirmarse el pronóstico climático, no podemos estar seguros de que las administraciones podrán actuar con la rapidez y precisión que se requieren para evitar los daños.

Con las primeras lluvias llegaron las primeras inundaciones en vías, los primeros deslizamientos de tierra, las primeras casas averiadas, los primeros represamientos de tráfico y, peor aún, los primeros derrumbes en la ronda del Río de Oro, además del aumento del nivel tanto de este afluente, como del Río Frío.

Estas señales son más que suficientes para que hagamos, a nombre de los ciudadanos de los diferentes municipios de la región un llamado a los alcaldes y a las oficinas de gestión del riesgo, para que garanticen la máxima seguridad de las personas, con el fin de salvaguardar su integridad y evitar cualquier emergencia causada por las lluvias.

Estamos frente a fenómenos naturales que, si bien ya pueden preverse en su intensidad y calcularse en el tiempo, suelen desbordar la capacidad de respuesta de los organismos de socorro. No podemos permitir ningún desastre, como ocurrió en Girón en 2005.

Lamentablemente se repiten las causas que nos ha condenado a estas tragedias en el pasado: no se hace prevención, no se ejecutan las obras de infraestructura necesarias para eliminar los riesgos, no se educa a la población para que evite incurrir en conductas que incrementan los daños una vez llegan las lluvias, no se retira de las zonas de riesgo a las poblaciones que allí se han instalado, en las rondas de los ríos, en las zonas erosionables, en las laderas inestables, etc.

Parece que nuevamente nos enfrentamos a una época de lluvias y a la incapacidad de las autoridades de prevenir sus potencialmente calamitosas consecuencias. Muchas comunidades del área metropolitana están expuestas al peligro, por lo que las autoridades de todo orden, respondiendo a su obligación, deben estar desde ahora junto a ellas para prevenir, hasta donde sea posible

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad