Publicidad
Vie Nov 24 2017
20ºC
Actualizado 06:06 pm
Domingo 09 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Sin las Farc, el objetivo debe ser combatir la corrupción

Con la guerrilla de las Farc desmovilizada, los expertos consideran que la nueva lucha del Estado deberá estar enfocada en confrontar la corrupción del país.
Colprensa / VANGUARDIA LIBERAL.
Los continuos escándalos de corrupción revelados en las últimas semanas en el país prendieron las alarmas entre catedráticos, quienes pidieron arreciar la lucha contra este flagelo.
(Foto: Colprensa / VANGUARDIA LIBERAL.)

“¿En qué tipo de sociedad un Director Nacional Anticorrupción es detenido por actos de corrupción? ¿Con qué lógica se llega a un puesto de gran responsabilidad y se arriesga todo por un fajo de billetes?”.

Esas son apenas dos de las reflexiones que se hacía esta semana el presidente Juan Manuel Santos, al expresar su perplejidad por la detención del exfiscal Luis Gustavo Moreno Rivera, pedido, además, en extradición por la justicia de Estados Unidos por presuntos hechos de corrupción.

Lea también: Farc crean una cooperativa para apoyar de forma económica a los desmovilizados

Sin embargo, tristemente ese no es el único escándalo de corrupción, al menos en las últimas semanas: un exalcalde de Montería preso; el Consejero Presidencial para las Regiones salpicado; 21 funcionarios de la Gobernación del Meta detenidos; tres magistrados del Tribunal de ese departamento investigados; el exsecretario de Seguridad de Medellín y el Contralor de Antioquia en la cárcel, son solo algunas muestras de corrupción recientes.

Para tratar de entender esto, hay que recordar que a comienzos de este año la Contraloría General de la República reveló un informe según el cual la corrupción afecta cada año al Estado colombiano en 50 billones de pesos, es decir, casi un billón de pesos por semana.

Lea también: Siete imágenes del fin de las Farc como guerrilla

Elizabeth Ungar, directora por varios años del capítulo Colombia de Transparencia Internacional, habla de una “institucionalidad porosa” en la que hacen falta mecanismos más eficientes de control y sanción. Afirmó que sobre todo falta el dedo acusador de la sociedad: “aquí ha hecho falta una verdadera sanción social a las riquezas mal habidas. Eso es parte de la crisis moral de nuestra sociedad”, afirma la experta.

En la baraja también está la lectura que hace de este flagelo Gloria María Borrero, directora de la Corporación Excelencia en la Justicia, quien califica de “lamentable” los más recientes escándalos que afectan a servidores judiciales.

“En lo del exfiscal Anticorrupción (Moreno Rivera) hubo una falla del propio sistema en la verificación de antecedentes; las explicaciones que conocemos no son suficientes. Esto tiene que ser un llamado de atención para que la selección de altos funcionarios judiciales sea mucho más rigurosa, aunque es obvio que todo jefe de organismo trabaja con gente de su absoluta confianza, pero en este caso fallaron los filtros de seguridad”, sostiene.

¿GUERRA PERDIDA?

El panorama no es el más alentador para algunos expertos, pues se trata de un fenómeno estructural, endémico y enquistado en lo más profundo de la sociedad colombiana.

Para el analista Jaime Fajardo Landaeta, “Colombia está en deuda” en la lucha contra la corrupción, y se refiere específicamente a la derivada de la penetración del narcotráfico en todas las esferas de la sociedad”.

“A veces se cree que la corrupción terminó con la captura o muerte de algunos cabecillas del narcotráfico, cuando la gente siguió conviviendo con el dinero fácil. Eso ha creado elementos culturales que han carcomido a toda la sociedad”, señala el experto.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad