Publicidad
Jue Nov 23 2017
20ºC
Actualizado 09:45 pm
Miércoles 09 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Cosas que no debe hacer en la oficina

Hay personas que aplican la frase “mi empresa es como mi segundo hogar” de manera literal, hasta el punto de dormirse en el escritorio o arreglarse las uñas en una reunión de negocios. No se pase.

Es cierto que muchas veces se pasa más tiempo en la empresa que en casa, pero esa no es razón de peso para que usted se sienta con la libertad de hacer y deshacer en la institución.
Si bien es cierto que existen empresas más permisivas que otras, los empleados deben ser responsables y tener claro que a la empresa se va a trabajar y no a solucionar su vida personal, a dormir, a limarse las uñas ni a resolver su vida por el teléfono de la entidad.
Y es que hay personas que se sienten con tanta tranquilidad en su lugar de trabajo,  que juegan con los papeles a encestar en cualquier caneca, que se ríen a carcajadas pasando por encima de los mismos compañeros y más de uno hace uso de los servicios de la empresa para asuntos personales.
Lo anterior es una falta de respeto con la entidad y con los demás trabajadores que sí cumplen a cabalidad un reglamento y requieren concentración.  
Y es que no hay excusa para decir que no se conocen las normas que rigen la empresa, cuando el respeto se aprende desde casa.
Por eso es importante que usted establezca límites para que no termine haciendo de su empresa un juego, para que demuestre ante los demás su profesionalismo y no termine haciendo lo que se dice coloquialmente: “pateando la lonchera” y saliendo por la puerta de atrás.

Preguntas y respuestas

Juan Manuel Blanco
Formador de procesos sociales
¿Qué decir de los jóvenes que no son capaces de identificar sus figuras de autoridad en la empresa?
La autoridad es un proceso formado en la crianza. De acuerdo a esa figura se asume o no. Si la autoridad fue impuesta a rejo, es decir de forma violenta, y encuentra un entorno que recuerde ese proceso, puede generar un desprecio por esa figura.
¿Qué decir de las personas que no se ponen límites y son capaces de limarse las uñas en la oficina o cortárselas, cepillarse el cabello en su cubículo, ver una película en el computador de la empresa y demás?
Generalmente el ambiente organizacional debe limitar esos espacios. Una buena coordinación consiste en supervisar adecuadamente e indicar la importancia de la tarea asignada. Esas personas generalmente se guían por el desinterés, porque no aman su labor, o porque no evidencian importancia a lo que hacen. El ambiente de trabajo debe ser cordial, motivante, flexible y exigente.
A nadie se puede obligar a hacer cosas que no quiere. Cuando se obliga se hace a riesgo de que las cosas se hagan mal o por cumplir.
¿Qué debe tener claro un empleado cuando está rodeado de gente que ve el espacio laboral como un juego?
Un empleado debe amar lo que hace, así se le puede exigir y va a dar más de lo que se le pide. Debemos concentrarnos en nuestras tareas, evitar culpar, pero sí tomar acciones en pro de la empresa.
Hay que ser proactivo, persuadir. Ahora, si ese ambiente persiste, la empresa no es un fracaso pero el gerente sí ha fracasado. Las empresas son instituciones cuya vida le dan las personas, no la empresa por sí misma.

Evite estos comportamientos y acciones
1. Lanzar los papeles como si estuviera jugando baloncesto
Esto puede recordarle épocas del colegio pero no queda nada bien que todo un ejecutivo crea que puede fomentar el desorden. Levántese del puesto y arroje directamente el papel a la caneca.
2. Risas a carcajadas
Usted puede estar feliz de la dicha, pero sea prudente y delicada al reír. No tiene por qué enterarse todo el departamento.
3. El aseo personal es en casa
No olvide que el arreglo de sus uñas, así como del cabello, debe hacerse en casa. Aproveche sus noches o los fines de semana para eso. Si necesita cortarse una uña que se quebró, acérquese al baño.
4. ¿Ver películas, novelas o videos en su puesto de trabajo?
A menos que usted sea un creativo o trabaje en un oficio que permita esa flexibilidad o esos contenidos puede hacerlo. Pero si sencillamente se perdió la novela la noche anterior y quiere verla por la web, pregúntese qué tan responsable está siendo con el compromiso de su empresa y sus funciones.
5. Arreglarle la vida a sus amigas
Si una de sus amigas está triste, tiene problemas y demás, invítela a un café apenas termine su horario laboral y escúchela. Pero no trate de solucionarle la vida por el teléfono de la empresa o por chat. Es importante que respete espacios.
6. No grite de un extremo a otro
Recuerde que existen las extensiones en la empresa y no está bien visto dar razones desde su lugar de trabajo a todo grito. Por favor, no está en la plaza de mercado.
7. Abusar de la confianza
Si usted tiene autoridad o su jefe ha sido permisivo con usted, responda con altura a esa confianza. No haga lo contrario, como inventar excusas de que se enfermó, llegar tarde todos los días, usar el celular de la empresa para sus asuntos personales extendiéndose por horas, usar el vehículo de su empresa para asuntos no laborales. Aunque nadie le diga nada, lo mejor es actuar de manera consecuente.

La voz del experto

Marcela Callejas
Psicóloga organizacional
Como empleados debemos tener en cuenta que existen normas y reglamentos por los cuales debemos regirnos al interior de la empresa, y que se deben respetar para tener un desempeño adecuado e idóneo.
A las personas que se salen de esos parámetros es bueno recordarles que deben respetar la empresa y que para cada cosa existe su momento y su espacio. Después de analizar la situación se deben tomar correcciones oportunas y adecuadas.
Desde el día que se realiza la inducción al personal se deben clarificar los horarios laborales y las solicitudes de permiso, para evitar inconvenientes en el transcurso del tiempo. Además se debe establecer algún número de solicitudes para que el trabajador sepa programarse y que esto no interfiera en el cumplimiento de sus funciones y en casos extremos, a tomar decisiones drásticas pero necesarias.
Todo comportamiento que asume una persona está basado en las pautas de crianza de su hogar, entonces en el caso de no identificar imágenes de autoridad es quizá debido a que no se le inculcó respeto por las personas a su alrededor o inclusive en la casa no existe esa imagen y por ello hacen y deshacen y no les interesa.

¿Acciones muy drásticas?
Muchos empleados debaten sobre ciertas restricciones hechas por sus empresas. Hay quienes no entienden cómo en medio de este mundo tecnológico se les limite en los espacios laborales el uso de páginas web, chats y demás, que en varias oportunidades facilitan las labores del mismo empleado.
Otros están de acuerdo en este tipo de limitantes, pues consideran que no todos los empleados llegan al lugar de trabajo teniendo claridad sobre sus funciones y siendo responsables.
Entonces, el gran debate es: ¿No es más sano que el mismo empleado sea capaz de ponerse límites y que no suene a imposición?
Ante esto expuso el formador de procesos sociales, Juan Manuel Blanco que “es bueno prevenir. Por ejemplo, si conduces un carro, la carretera está llena por todos lados de vallas, son distractores para el oficio de conducir. Entonces hay que tener libre de distractores a los empleados, para que no tengan bajo rendimiento”.
Sin embargo, Blanco enfatiza en que es importante medir los tiempos de ocio, de descanso y ser flexibles pero evitar distractores.

Lo que no se tolera
1. Falta de limpieza.
2. Suciedad en los artefactos que usan en común.
3. Tomar las cosas de los otros sin pedir permiso.
4. Que la persona del lado escuche música muy fuerte.
5. Los lamentos del compañero del lado.
6. El que ridiculiza al otro compañero de trabajo con chistes de mal gusto.
7. Que los demás estén poco comprometidos con el trabajo o que se recargue a una sola persona todas las tareas.
8. Poca dinámica en el grupo de trabajo.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad