Publicidad
Lun Dic 11 2017
25ºC
Actualizado 02:16 pm
Miércoles 22 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

¿Puede sobrevivir una relación cuando se pelea por dinero?

Existen parejas que durante el noviazgo viven haciendo cuentas, dividiendo por dos, cobrando lo que se gastaron en la rumba, y discutiendo continuamente por el dinero. Está también el caso de la persona recostada que quiere ir por la vida como una reina o un príncipe, sin gastar un solo peso.

Existen personas que van por la vida haciendo cuentas a sus parejas. “Yo te presté, págame”, “el plan de cine costó $50 mil, dividamos en dos”.
Su relación de noviazgo entra también en un esquema del “Debe”, “Haber”, pero nunca del “patrimonio”. Por supuesto no hay nada que hayan comprado entre los dos y que sea propiedad de la relación, pero cada préstamo, cada salida, cada cosa que hacen es por mitades o sencillamente si apareció la palabra “préstame”, se debe cobrar, no importa si son cinco mil pesos.
Hay parejas que pueden creer que es normal, pues su novio o novia es demasiado organizada con las finanzas. Pero lo que sucede muchas veces es que ese afán por cada moneda, por cada billete, los lleva a entrar en continuas discusiones.
Muchas personas afirman que tienen una relación estable, pero cuando se trata de hablar de dinero, las cosas suelen cambiar y convertirse en todo un infierno.
Por eso, Vanguardia Liberal le preguntó a los expertos hasta qué punto podría funcionar una relación de novios, en la que de entrada ya se están irritando por montos insignificantes.

¿Qué puntos tocar en cuestión de finanzas desde el noviazgo?
No es necesario que usted haga todo un debate de sus finanzas cada vez que va con su pareja a realizar un plan divertido. Tampoco debe dictar toda una charla de contabilidad cada vez que abra la billetera y mucho menos hacer cuentas cada vez que salen sobre cuánto se gastó, pues resultará de muy mal gusto.
Lo que sí debe es establecer acuerdos, teniendo en cuenta las finanzas de los dos, los gastos de los dos y qué tan representativos son los ingresos para cada uno. Por ejemplo:

Cuestión de salidas
No existe una regla que diga “todo por mitades” o “siempre en plan americano”. Usted debe tener en cuenta que en una relación es importante la diversión. Así que si quiere ir a cine y divertirse puede hacerlo sin ningún problema con su pareja. Sólo revise su presupuesto y diviértase. Si el dinero no alcanza lo suficiente puede decirle a su novia o novio que quiere ir a cine pero no habrá nada más. Y si usted como pareja es invitada, demuestre su interés también por las finanzas de su pareja y ofrézcase a pagar el parqueadero o a cenar después del cine. Los dos deben invertir en diversión de acuerdo con su economía.
También es importante ser considerado con el bolsillo de la pareja y no hacer pataleta por salidas cuando no hay los recursos. Es importante una actitud madura en la relación.

Cuestión de regalos
Si usted considera que su pareja no “bota la casa por la ventana” cuando le da un regalo, le queda disfrutarse lo que esa persona le da o sencillamente disminuirle usted al costo de sus presentes. No tiene que dar un monto específico para recibir uno igual. Recuerde que es un detalle y que interfiere también la economía de su pareja. Puede ser que los ingresos y los gastos lo dejen con poco dinero para obsequios o no tenga los recursos que usted tiene. Si usted está acostumbrado a dar obsequios valiosos todos los meses, es bueno que entre a revisar sus finanzas y no espere lo mismo de parte de la otra persona.

Pautas o acuerdos
Hay parejas que llegan a acuerdos desde el noviazgo respecto a los regalos que darán a sus familiares, las fiestas a las que serán invitados y demás situaciones que como pareja les representa gastos. Hay quienes compran los regalos entre los dos pues les parece un buen ejercicio; hay quienes compran por familia, quienes lo hacen de acuerdo a quien fue direccionada la invitación. De esta forma no tienen problemas ante la vida social que lleve el otro y evitan las discordias.

Hacer cuentas
No acuda a molestas comparaciones. Decirle a su pareja “acabo de gastar en esta salido $200 mil o este viaje me salió costoso” suele ser “de quinta”. Si alguien le hace cuentas de novio, imagínese qué pasará si llegan a casarse.

La gasolina o los almuerzos
Hay parejas de novios que disfrutan almorzando juntos, pues sus lugares de trabajo son cercanos o tienen el tiempo disponible para desplazarse hacia la casa de uno de ellos. En ese caso, es bueno que usted hable con su pareja sobre el mercado, que entre los dos hagan un menú y establezcan parte del dinero para ello. Lo mismo si comparten el carro. No olvide que la gasolina no aparece por arte de magia en el tanque del vehículo. Si le prestaron el carro entréguelo tanqueado y así no tendrá un “no” ante el próximo favor.

El conchudo o la conchuda
Se lleva su carro para hacer vueltas todo el día y se lo entrega con la aguja en rojo, llega a su casa todas las noches a cenar pero cuando su novio o novia van a hacer su propio mercado no se les ve el más mínimo esmero por agregar en su canasta “cositas” para picar en su apartamento.
Y no es que usted se considere “tacaño” pero tampoco quiere escuchar a su paso el sonido particular de un cerdito “oinc” “oinc”.
Lo que más le molesta es esa falta de delicadeza de su novio o novia que llega a su apartamento todos los días a gastarse sus víveres y enseres, sin siquiera inmutarse.
Esto se evidencia últimamente en sus finanzas, pues el mercado que compraba para quince días solo está durando una semana. Lo mismo su gasolina y cantidad de cosas, por lo que está más irritado que de costumbre y no sabe cómo abordar la situación.
¿Qué hacer en ese sentido?
La autora del libro ‘Es que no me alcanza’ Betty Ferro fue enfática en manifestar que todo parte de una buena comunicación.
“El tono que se emplee en la comunicación es clave. No es bueno acumular rabias cuando la pareja sale de cine y se da cuenta que su pareja no aportó nada una vez más, que ni siquiera pagó el parqueadero y que la situación de frescura es cada vez más frecuente. Lo importante es hablar con claridad del asunto y no esperar a que se dé la situación sino abordar el tema de manera previa. Muchas parejas incluso han pasado momentos bochornosos porque se van de diversión pensando que el otro o la otra pagarán y ninguno lleva el dinero suficiente para la salida”, dijo Ferro.
Aunque el tema le parezca aburrido, si ya tiene varias diferencias con su novio o novia sobre las finanzas es mejor abordarlo a tiempo para encontrar acuerdos o de lo contrario la relación tarde o temprano entrará en riesgo eminente.
“Si le digo a mi pareja que no me agrada tener que pagar siempre y ella me dice que no tiene presupuesto para diversión o que ella gana menos, es cuestión de conversar y llegar a un acuerdo. Pero si creo que es recostada eso se va convirtiendo en un veneno y cuando la persona estalle no habrá forma de salvar la relación”, expresó la experta.

Preguntas y respuestas

Betty Ferro
Contadora y autora del libro ‘Es que no me alcanza’
¿Qué tan importante es hablar del tema de finanzas desde el noviazgo?
Es realmente importante porque el noviazgo es el ‘pre’ a la unión libre o al matrimonio, incluso a la misma convivencia. Desde el noviazgo se conoce la personalidad del individuo y en ese mismo sentido sabemos si la pareja que tenemos es recostada, es responsable, si propone, si puede hablar de dinero sin irritarse. Si desde el noviazgo encontramos ese tipo de reacciones nocivas, imaginemos qué puede presentarse en el matrimonio.
¿Muchas veces no es cuestión de delicadeza? ¿Por ejemplo, prestar el carro y que se lo entreguen sin gasolina o que presten el apartamento y dejen a la pareja sin mercado?
Es mejor evitar ese tipo de situaciones y decir las cosas bien claro desde el comienzo. Es tan sencillo como decir “amor me entregas tanqueado el carro cuando termines tus vueltas para no tener que ir a tanquear al día siguiente”. Es cuestión de reglas, de acuerdos que incluso deben ser implícitos. Si sé que me prestan el carro lo entrego igual. Y la pareja no tiene por qué molestarse si le dice que entregó el carro sin tanquear pues de encontrar esa reacción ya estamos evidenciando una postura que no es sana para una relación a futuro.
Lo mismo ocurre con la comida del apartamento. Es decir, “almorcemos todos los días en mi casa que nos queda más cerca del trabajo pero compremos un mercado entre los dos para que así tengamos todo a la mano”. La comunicación siempre será importante para dar claridad a las finanzas.

Funciona la sexualidad, la fidelidad, pero las finanzas no
Nadie ha dicho que la economía sea el pilar de toda relación, pero tampoco está por debajo de la afinidad, la fidelidad o la sexualidad. Suele ser igual de importante si se busca avanzar en una relación más seria y sólida, sobre todo en un proyecto de vida exitoso.
“La economía es uno de los puntos que sostiene una relación fuerte y duradera”, enfatizó Ferro.
Por eso es bueno que desde el noviazgo analice el comportamiento de su pareja respecto del dinero. Si se irrita cada vez que abordan el tema es una señal de que algo no estará bien a futuro.
Por eso el psicólogo social y experto en temas de finanzas Eduardo Navas explicó que “es importante entrar a evaluar cuál es la personalidad de mi pareja respecto a la economía para llegar acuerdos, entender su postura y entrar a evaluar si estoy dispuesto a aceptar esa actitud”. El profesional explicó que hay personalidades respecto al dinero que deben tenerse claras, pues es complejo que se una un gastador con una ahorradora al extremo.

LA VOZ DEL EXPERTO

Eduardo Navas
Psicólogo social y conferencista experto en temas de finanzas
Muchas veces las finanzas se convierten en un tema de confianza de entrada. Pueden ser más desconfiados en un noviazgo las personas que tienen más de 35 años y ya tienen una solvencia económica o estabilidad, que han logrado ciertas cosas, por lo que entran a cuidar en exceso su dinero. Pero cuando se está más joven no se piensa tanto en ello.
Lo primero que hay que entender en una relación de noviazgo es que existen cuatro personalidades. La primera es la de gastador, la que bota todo por la ventana, la otra es de ahorrador y es precisamente la que cobra los cinco mil pesos; una tercera es la de monje, que es totalmente desprendida del dinero y la cuarta, la de evasor, que nunca hace cuentas, no revisa extractos bancarios y demás.
Es importante mirar qué personalidad tiene mi pareja y hasta qué punto puedo negociar con ella su estilo de vida y sus finanzas. Lo indispensable como pareja es entrar a mirar hasta qué punto he reconocido cómo soy con las finanzas y entrar a establecer acuerdos o reglas. Habrá casos extremos como la holgazanería en la que ya no se podrá entrar a negociar nada, pues es evidente que esa pareja no conviene.

Demasiado tacaño
Si usted da con una pareja que vive haciéndole cuentas de cuánto gasta con usted, si es de los que divide el taxi en dos, la gasolina en dos, si le cobra el cover de la disco así usted haya pagado diez veces más adentro, pueden encenderse las alarmas de una relación fallida.
La contadora Betty Ferro explica que por eso es importante conocer la personalidad del individuo antes de llegar a ese tipo de extremos. “Sería terrible que un novio te invite a almorzar a la casa y te diga que traigas el pollo. Es una persona que definitivamente traerá complicaciones a la convivencia”.
Por eso Ferro explica que es importante tener el coraje para hablar con la persona y plantearle lo molesto de la situación. “Hay personas que pueden cambiar de actitud por el hecho de ser extremadamente ahorradores, es cuestión de invitarlos a la reflexión y si no hay cambios lo más probable es que no funcionen como pareja”.
Es dejarle claro que usted no es un recostado pero que de no haber un cambio la relación será insoportable.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Marquise de chocolate
Un postre cae bien a cualquier hora del día. El chef Juan Pablo López Herrera comparte la receta de esta torta a base de chocolate amargo.
Publicidad
Publicidad