Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 08:43 am
Martes 20 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

“Mi compañero de apartamento tiene mucho sexo”

Muchos jóvenes empiezan a explorar su sexualidad de manera más libre cuando se desplazan a otras ciudades a estudiar, o cuando, en medio de la búsqueda de su independencia, deciden compartir un apartamento. Pero en ocasiones se olvidan de sentarse a hablar de reglas tan necesarias como el mismo respeto por el otro.

Para muchos jóvenes irse a vivir solos a un apartamento es señal de independencia. Pero a algunos se les olvida una parte importante: establecer  reglas de convivencia. En medio de la emoción del trasteo, de amoblar el apartamento, dejan en un segundo plano el cumplimiento de normas.
Quizás muchos de esos acuerdos se vayan definiendo con el paso de los días y los meses, por eso es importante que tenga claro con quién compartirá apartamento, pues se necesita compatibilidad, afinidad e ideas similares respecto al orden, el aseo, los horarios, los espacios y el pago de los recibos.
Entre esa lista se queda por fuera muchas veces el respeto por el otro. Y cuando se habla de respeto también se involucran las parejas.
No solo la estadía de terceros en la casa, sino de los mismos novios y novias hace que muchas veces los problemas afloren.
Así que muchos jóvenes han optado por permitir la visita de las parejas pero no de otras personas ajenas a la relación. Ellos no quieren que su espacio se convierta en el lugar para los encuentros esporádicos.
Si no habla con toda la madurez del caso del tema sexual dentro de sus normas de convivencia, quizá se convierta en una gran molestia esta situación, hasta el punto de desesperarse porque “su compañero de apartamento tiene mucho sexo”.

Preguntas y respuestas

Freddy Hernando Cristancho
Psicólogo social
¿Qué pasa en nuestra sociedad respecto al valor de la sexualidad y por qué se ha convertido para muchos jóvenes en un juguete del placer?
Los jóvenes de la actualidad buscan manifestar sus ideologías de forma muy liberal, es así como el sexo se ha convertido en una expresión de placer y se ha perdido su verdadera significancia, que es ser una expresión del amor.
Vemos que la virginidad ya no tiene ninguna importancia entre la mayoría de jóvenes, gran cantidad de mujeres jóvenes son madres solteras, existen sitios que promueven la prostitución infantil y además se ha formado una extraña cultura de comercializar los favores sexuales como si fueran un ar-
tículo de tienda entre hombres y mujeres de colegios y universidades.
Tenemos que entender cómo estos comportamientos han sido adoptados de otras culturas que ven la sexualidad sin ningún límite y con total carencia moral.
Lo que tenemos que significar es que cuando los jóvenes asumen la independencia lo hagan con verdadera responsabilidad, teniendo claro que el hecho de estar  viviendo dentro de un grupo de personas de la misma edad o compañeros de estudio, les deben exigir compromisos en cuanto a sus comportamientos y límites.
Antes de que una persona comience a vivir dentro de un apartamento de amigos y compañeros,  debe saber exactamente qué riesgos puede correr para que trate de evitar caer en una conciencia colectiva de comportamientos impropios, es decir que cuando un miembro del grupo asume comportamientos impropios, sean más las personas en contra que las que estén a favor.
Es muy conveniente crear límites en el comportamiento grupal.
Convivir dentro de un grupo de amigos no es una excusa para abusar de la libertad, es un camino para crear autocontrol y responsabilidad.
Hay jóvenes que viven tras el concepto errado de ver la independencia como un espacio para disfrutar de la sexualidad a su conveniencia. ¿Qué decir al respecto?
Todo comienza desde casa, los jóvenes que buscan esa libertad y ese desorden están carentes de un orden social y un afecto fraternal que comienza y se gesta en el hogar y  por eso se lanzan a una aventura de vida llena de riesgos y peligros.
Si  los jóvenes hacen esto con el fin de mantener relaciones con sus parejas y en definitiva hacer lo que deseen, es simplemente que poseen una carencia absoluta de afecto y encuentran en el riesgo desmedido la oportunidad de llenar esos vacíos.
Algunos padres lamentan que el hijo o la hija se fueron de la casa aún estando jóvenes y apenas empezando a estudiar porque decidieron ser independientes, pero son realmente los padres de familia quienes no gestaron en sus hijos el apego y la responsabilidad de hacer parte afectiva dentro del seno del hogar.
La independencia de los jóvenes de nuestra sociedad no puede compararse con la de otras culturas o países. En nuestra sociedad la unión familiar es aún soporte de la construcción de la sociedad y para que un joven abandone el seno del hogar es más por falta de unión familiar que por buscar espacios para huir con su pareja.
¿Qué riesgos corre una persona en su esquema moral y mental  al salir de su casa en búsqueda de libertad desmedida como abusar del sexo, el alcohol, la noche?
Cuando una persona se desmide en sus libertad le es difícil retomar el control y esto sucederá en el momento que se dé cuenta que ha perdido muchas oportunidades, además del tiempo que haya pasado, pero quizás lo más grave es perder la capacidad de establecer relaciones formales porque su falsa libertad le ha jugado una mala pasada y le ha dicho que puede depender de si mismo haciendo lo que quiera y realmente la base del desarrollo humano, familiar y  social  es depender de sí mismo haciendo lo que se debe.
Esa corta y distante coyuntura entre hacer lo que se quiere y lo que se debe, posee connotaciones morales, sociales, familiares, espirituales.
En resumen una persona puede hacer lo que quiera, siempre y cuando eso que quiere haga parta de lo que se debe hacer.

A poner las reglas desde el comienzo
Los puntos sobre las íes. Si usted va a compartir un apartamento es importante que hable de todos los aspectos que exige una sana convivencia. En ese tipo de casos, el respeto por el otro desde la sexualidad es fundamental. Seguro usted no querrá que su apartamento se convierta en un motel, en un desfile de hombres y mujeres, y en la comidilla de sus vecinos.
Frente al tema, el psicólogo social Freddy Hernando Cristancho explicó que “es sencillo, pues si una persona asume con responsabilidad el hecho de vivir con compañeros y tener la experiencia de ser independiente, y por qué no, autosostenerse, es porque posee toda una estructura mental y moral que soporte los límites del comportamiento, entonces una persona con estas virtudes asumirá el llamado al orden y al comportamiento, previo a la presentación de este tipo de situaciones nocivas a la moral y al respeto”.
Por su parte, la psicóloga Maritza Gabriela Otero enfatizó que “lo mejor es el diálogo y la honestidad. Las reglas deben ponerse desde el inicio, además es importante elegir bien a los compañeros de apartamento, que sean respetuosos y educados. Una persona educada no hará las cosas molestando a los demás”.

Demanda a la Universidad porque no la cambiaron de cuarto
Una exestudiante de artes de una Universidad de Massachusetts presentó una demanda en la Corte de Distrito de Estados Unidos por daños y perjuicios, alegando que su compañera de habitación mantenía relaciones sexuales mientras ella trataba de dormir, a unos metros de distancia, lo que le provocó una profunda depresión.
Según se publicó en ABC News y Mundo Curioso, Lindsay Blankmeyer está pidiendo una compensación de 150 mil dólares porque tuvo que presenciar las relaciones sexuales que mantenía su compañera de habitación, además de otros contactos eróticos.
La demanda detalla que la universidad se negó a darle una habitación privada, y que le ofreció sólo un “pequeño cubículo”,  espacio que había sido utilizado como una sala de estudio, o trasladarse a una habitación con una joven que no conocía.
La portavoz de la universidad argumentó que “en ningún momento la estudiante notificó al personal de la universidad que su preocupación estaba relacionada con la actividad sexual de su compañera de pieza”.
La exestudiante cayó en una depresión suicida, por lo que se retiró de la universidad y tuvo que recibir tratamiento psiquiátrico

LA VOZ DEL EXPERTO
Maritza Gabriela Otero
Psicóloga social especialista en PNL
No todos tienen como razón fundamental llevar chicas al apartamento, sin embargo, algunos creen que no pueden desaprovechar la oportunidad. Si las reglas lo permiten solo quedaría decir que se cuiden.
Y en realidad depende mucho de la forma de ser de cada uno. A muchas personas no les importa siempre y cuando pague más en servicios, porque una persona más, gasta más. Sin embargo, existen las personas que tienen y quieren un estilo de vida más estable y se respetan a sí mismas, por lo que no aprueban esta conducta y pueden ser intolerantes, hasta el punto de llegar a sufrir de estrés. En el caso de generar molestia lo mejor es cambiar de compañero y posiblemente vivir solo para gozar de su privacidad y espacio.

Una forma positiva de vivir su sexualidad
Los expertos lo invitan a replantearse de qué forma está viviendo su sexualidad:
1. Se tiene que ser muy respetuoso ante todo. La sexualidad es muy linda cuando se convierte en una expresión de un sentimiento y es absurda cuando se manifiesta como un juego o un algo sin sentido.
2. En la intimidad sexual de una persona se esconde el verdadero sentir y el conocimiento total del ser humano, entonces es justo que toda persona haga de su sexualidad el momento más bonito de su vida y no aparezca  en un momento de placer la idea precoz de una vana existencia.
3. Viva su sexualidad de manera sana para usted mismo, cuidándose, amándose, respetándose. Si se ama respetará a los demás, no tendrá que avergonzarse.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Pan de yuca
Este panecillo elaborado con queso es perfecto para disfrutar al desayuno o en la tarde con un vaso de avena. Ahora es fácil hornearlo en casa.
Publicidad
Publicidad