Publicidad
Sáb Nov 25 2017
20ºC
Actualizado 08:20 pm
Miércoles 04 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Remordimiento de conciencia: Le puede robar hasta el sueño

Muchas personas se sienten tan mal cuando cometen actos indebidos, que hasta pierden el sueño. Aceptar el error y actuar con la verdad les devolverá la tranquilidad.

Como si sintiera al diablillo hablándole en la oreja.  Así puede caer usted en un acto indebido o que no se ajusta a sus valores y su moral. Cuando esto ocurre se activa el remordimiento de conciencia, y es cuando aparece en usted una culpa que se hace cada vez más pesada.
Quizá, a manera caricaturesca, es como si el angelito apareciera para decirle que lo que hizo no fue lo correcto.
Y es así como usted pierde la tranquilidad, pues no deja de rondarle en la cabeza esa idea de que cometió un error y debe repararlo.
Hay algunos que ignoran esa voz que les habla y siguen así por la vida, sin que siquiera se les mueva un pelo. Pero otros pierden el sueño, viven teniendo continuas pesadillas y no saben cómo recuperar su paz interior.
En esta Semana Santa usted puede reparar el daño o aprender de ese error.

¿Cómo decirle adiós al remordimiento de conciencia?

Mediante terapia
Desde el campo psicológico, muchas personas identifican ese tipo de falencias y con ayuda de terapeutas encuentran herramientas para mejorar ese tipo de comportamientos.
El perdón es uno de los mecanismos más exitosos para decirle adiós al remordimiento de conciencia. Sobre todo porque usted siente que se libera. Precisamente profesionales en el área de la psicología realizan varias terapias para que las personas que sienten remordimiento de conciencia por actos del pasado aprendan a perdonarse a sí mismos, hablar con su niño interior y sanar heridas. Incluso cuando tienen sentimientos de culpa con personas que ya fallecieron, reciben instrucción para que mediante una constelación familiar puedan soltar esas ataduras que los hacen sentir mal todo el tiempo.

Mediante fuerza de voluntad
Hay personas que caen una y otra vez en actos indebidos porque no se ponen límites. Está por ejemplo el campo del alcohol. Eso los ha llevado a perder el control de sí mismos cantidad de veces. El sistema nervioso central se convierte en el protagonista de ese sentimiento de culpa o remordimiento de conciencia, al día siguiente. Muchos se enlagunan o pierden cualquier tipo de lucidez.
Es por eso que muchas personas, tras esa  pérdida de control acuden a terapia para decirle adiós a sus actos impulsivos, ingresan a entidades de Alcohólicos Anónimos y buscan a partir de la fuerza de voluntad salir de esa conducta que los ha llevado una y otra vez a fallar y sentirse culpables.

Mediante el fortalecimiento personal
Otros, desde el campo personal, y desde la mirada del propio ser, reflexionan todo el tiempo sobre cómo ser mejores personas, pues se rigen bajo preceptos sabios de la vida, donde todo lo que se da se recibe.
Es por eso que se establecen lineamientos claros en su día a día, para crecer, para avanzar, para sentirse bien consigo mismos y con el entorno.
Ellos tienen claro que todos somos parte de un solo universo, y que los actos individuales afectan un todo y causan efectos o consecuencias. Es tan sencillo como saber que si usted actúa mal, esto genera efectos negativos en el otro y se genera una cadena con resultados nada gratos para el universo.
Por eso el objetivo de las personas es aprender de sus errores, y mediante el perdón con ellos mismos o con los demás, avanzar a otro nivel y aprender la lección para no volver a cometer los mismos actos indebidos. 

Mediante el Arrepentimiento
En el mundo religioso se le conoce como acto de contricción, y es precisamente aceptar la culpa y de paso comprometerse a no fallar. Es así como algunos católicos acuden al sacramento de la confesión para reconocer sus errores y enmendarlos.

Consecuencias del remordimiento de conciencia
Un remordimiento de conciencia continuo lo puede enfermar. Tarde o temprano pasará cuenta de cobro pues lo llevará incluso a la desolación.
 Si usted cree en la ley de compensación, seguro recibirá de lo que da. Pregúntese, ¿qué podría otorgarle el universo si usted está cargado de culpas por sus actos?
 El remordimiento de conciencia le quitará la paz y lo hará llevar una vida pobre. No se trata de pobreza material, pues muchas veces ese remordimiento es producto de malos negocios y de enriquecimientos ilegales. Pero sí le quedará una pobreza espiritual, afectiva, intelectual, porque se ha quedado en la sombra.

Preguntas y respuestas

Dora Herrera
Facilitadora de desarrollo personal
¿Cómo podemos describir la conciencia? Todos los seres humanos tenemos una ética, unos principios y valores que nos determinan la dirección de nuestros actos. Nosotros lo reconocemos porque nos conecta con nuestra esencia y nuestra paz interior.
Es esa tranquilidad que se siente cuando sé que estoy obrando bien, a la luz de unos principios. Es eso que nos hace ser cuidadosos con nuestro planeta, con nosotros mismos, que nos vincula con un todo y  nos permite vivir en armonía. Es esa felicidad, es ese anhelo o sueño de sentirnos alegres, de lo que somos y hacemos, de lo que tenemos, porque lo he conseguido con esfuerzo, con honestidad, con transparencia, es eso que me hace un ser saludable.
¿Qué podemos decir del remordimiento de conciencia?
Es lo que nos permite darnos cuenta de que hemos fallado, es también esa toma de conciencia del aquí y el ahora, de lo que estoy haciendo y de asumirlo porque yo soy producto de esa elección que hago.
El remordimiento de conciencia se activa cuando busco culpables y no asumo las consecuencias de mis actos, cuando me recargo en el otro, cuando lo señalo, cuando lo dejo mal ante los demás, sabiendo en el fondo que yo fui el causante o actor de esas situaciones.
¿Por qué actuar de manera debida nos hace sentir más tranquilos y liberados?
Cuando podemos actuar con toda la naturalidad, con la misma inocencia que tienen los niños, se pasa bien. Al igual que ellos, vamos por este mundo sin estar prevenidos. Eso se llama confianza en sí mismo y en el otro, lo que nos permite tener una interacción armoniosa y sana con el universo.

¿Cómo decirle adiós al remordimiento de conciencia?
La facilitadora de desarrollo personal, Dora Herrera, lo invita a que se autoevalúe y recupere la tranquilidad:
1. Tome la decisión de reconectarse con su esencia.
2. Si siente rechazo hacia su forma de ser o actuar, propóngase ser una mujer o un hombre diferente.
3. Convénzase de esa actitud de cambio. Póngase un límite y dígase “hasta aquí”.
4. No se conecte con su parte oscura, busque la luz, la claridad.
5. Cuando usted decide cambiar de la oscuridad a la luz, notará un cambio en sus hábitos, su rutina, sus amistades. Empezará a darse cuenta que hay personas que no lo nutren, que son tóxicas, que están saturadas de cosas inservibles.
6. Permita que fluya la energía con el otro. Sentirá la armonía con los demás y consigo mismo.
7. Transfórmese a sí misma. Haga deporte, medite, tome aire puro. Deje a un lado excusas como “no tengo tiempo”.
8. Los remordimientos de conciencia se dan porque usted no se concentra en usted sino que vive pensando en cómo le hace mal al otro o se le va la vida en buscar estrategias para sacarle provecho a las situaciones, por encima de los demás. Lo mejor es que alivie su cuerpo para que sane su espíritu y sea una persona íntegra y equilibrada.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (11 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Naked Cake
Una pastel al desnudo que deleitará los paladares de sus invitados.
Publicidad
Publicidad