Publicidad
Lun Nov 20 2017
21ºC
Actualizado 05:40 pm
Martes 06 de Marzo de 2012 - 06:01 AM

Cada siete segundos el Alzheimer se lleva otra memoria

Hasta el momento no tiene cura, pero sí tratamientos que logran mejorar la calidad de vida del paciente.
Archivo/VANGURDIA LIBERAL
Cada siete segundos el Alzheimer se lleva otra memoria
(Foto: Archivo/VANGURDIA LIBERAL)

Según cifras de la Alzheimer´s Disease Internacional Organization (Organización Internacional de Alzheimer, ADI por sus siglas en inglés) cada siete segundos un nuevo caso de Alzheimer es diagnosticado en el mundo. Actualmente, hay 36 millones de personas con la enfermedad, un número que podría llegar a los 66 millones en 2030 y a los 115 millones de habitantes para 2050.

El problema del Alzheimer es que es una enfermedad neurodegenerativa que deteriora progresivamente la función cognitiva y física de quien la padece, especialmente los ancianos. En la actualidad, una de cada ocho personas mayores de 65 años la tiene, mientras que una de cada dos es potencialmente propensa a desarrollarla.

A esto se suma la carga psicológica y económica que debe asumir el cuidador del paciente, que en la mayoría de los casos debe abandonar sus actividades y metas para convertirse en la memoria y el soporte del enfermo.

Olvidar cómo hacer las tareas de la casa o el trabajo, colocar objetos en sitios inapropiados, sentirse desorientado con el tiempo y el lugar, o tener dificultades con el lenguaje son algunos síntomas del Alzheimer y que muchos confunden con problemas propios de la vejez.

Actualmente, existen medicamentos que logran mejorar la calidad de vida del paciente, pero que finalmente no curan la enfermedad ni evitan su aparición. En el mercado es posible encontrar fármacos que bloquean las proteínas anormales que producen la degradación de las neuronas y otros que prolongan su función antes de que mueran.

El neurólogo y director de la Clínica de la Memoria en Manizales, Mauricio Medina, explica que aunque no se puede evitar el Alzheimer los medicamentos sí logran retardar los efectos en un periodo de seis meses. Además, ayudan a que el deterioro del paciente no sea tan rápido y que su calidad de vida y la de su cuidador sea mejor.

Sumado a los medicamentos, la terapia cognitiva se viene implementando para entrenar la memoria y la atención de los pacientes que muestran los primeros síntomas. La terapia incluye la musicoperapia, la danzaterapia y la estimulación sensorial que ayuda a los pacientes a tener un mejor contacto con la realidad. Pese a los efectos positivos que tiene esta combinación de tratamientos, no se puede evitar el desarrollo de la enfermedad.

De hecho, una vez se detecta la cuenta regresiva empieza. Se estima que las personas pueden vivir entre 17 y 18 años y, en casos excepcionales, hasta 20. Cuando entran en la fase avanzada, es decir, cuando no pueden valerse por sí mismos, tiene una esperanza de vida de 18 meses, la misma que tiene una mujer con cáncer de seno cuando hace metástasis.

Según Medina, los pacientes no mueren de Alzheimer sino de las complicaciones derivadas de la pérdida de la memoria, que les impide moverse y hasta deglutir. La mayoría mueren de neumonía, por la aspiración de la misma saliva contaminada.

PREPARARSE PARA EL ALZHEIMER

Entre el 3 y 5 por ciento de los casos de Alzheimer son genéticos, es decir, se transmiten de padres a hijos a través de los genes, donde la prevalencia es del 100%. Según Medina, en el Eje Cafetero, Tolima y Huila hay casos de familias enteras con la enfermedad, un fenómeno ligado a la endogamia, es decir, la costumbre de contraer matrimonio con miembros de la misma familia.

En el otro 95 por ciento de los casos, el Alzheimer aparece en personas sin los genes que predisponen la enfermedad. Aunque no existe un fármaco o vacuna que prevenga su aparición, la clave está en fortalecer la memoria para que cuando llegue la enfermedad la persona tenga cómo defender su mente y su cuerpo.

“Entre más se estimule el cerebro y se aprendan cosas es menos probable que se dé. Cada vez que uno aprende algo es como meterle un peso a una cuenta de ahorros. Cuando llega la enfermedad pasa un cheque por 500 millones, si usted ha ahorrado 10.000 millones, esos 500 millones no los sentirá tanto”, explica Medina.

En esto coincide el neurólogo brasileño y experto en Alzheimer, Paulo Bertolucci, quien sostiene que cuanto menos escolarizada es una población mayor es la inactividad cerebral y de paso la prevalencia de la enfermedad.

Los expertos concuerdan en que para activar el cerebro no es necesario leer un tratado de física. Lo ideal es hacer cosas que exijan mentalmente como los juegos de estrategias, los crucigramas, el ajedrez, incluso aprender a bailar o hacer un deporte nuevo. A esto se suma la necesidad de mantener las redes sociales, otro factor que ayuda a protegerse contra la enfermedad.

Sin embargo, los pacientes también deben cuidarse de la diabetes, la hipertensión arterial, el consumo de cigarrillo, la inactividad física y las dietas poco balanceadas, porque son otros factores de riesgo que incrementan la probabilidad de sufrir de Alzheimer.

EL CUIDADOR

Otro de los problemas que agudiza la situación es que la carga de la enfermedad recae en la familia, especialmente en quien asume el rol de cuidador. Según Medina, a la Clínica de la Memoria en Manizales han llegado cuidadores desde los 20 años hasta adultos mayores de 80 que asumieron la responsabilidad de atender a sus esposos o esposas.

La discusión a nivel mundial está centrada en los cuidadores en edad productiva que muchas veces deben dejar de trabajar o estudiar para dedicarse a cuidar al paciente con Alzheimer, lo que genera unos costos para la familia y para los Gobiernos. De hecho, en los países industrializados ya se ha demostrado que estos costos indirectos podrían ser mayores que los que genera el tratamiento de la misma enfermedad.

Y es que una vez diagnosticada la patología, las personas requieren de alguien que los asista. “El problema de la funcionalidad es de la mente. Tu mente se desbarata aún en un cuerpo que físicamente puede estar muy sano. Para que utilices tus piernas, manos y todo tu cuerpo necesitas quien los organice con un propósito”, explicó el neurólogo e investigador de la Universidad Nacional, Rodrigo Pardo.

Además de esa asistencia se ha encontrado que los pacientes que están rodeados de amor responden mejor a los efectos de la enfermedad. “Nada es posible si no hay familia. Debe haber un cuidador o un responsable. Esto no hace que la persona viva más, pero sí actúa sobre la calidad del paciente”, concluyó Medina.

Publicada por
Su voto: Ninguno (3 votos)
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Galletas decoradas con glass
Estas galletas son perfectas para cualquier ocasión, puedes hacerlas con los moldes de preferencia y jugar con las figuras. Recuerda decorar a tu gusto con el glass.
Publicidad
Publicidad