Publicidad
Lun Sep 25 2017
19ºC
Actualizado 08:13 am
Martes 24 de Enero de 2012 - 03:33 PM

Universidad Nacional analizará prótesis PIP

El objetivo del proyecto es que a futuro se utilice el mismo protocolo de análisis para revisar la calidad de cualquier implante que ingrese al país.
Tomada de internet/VANGUARDIA LIBERAL
Universidad Nacional analizará prótesis PIP
(Foto: Tomada de internet/VANGUARDIA LIBERAL)

El especialista en biopolímeros de la Universidad Nacional, César Sierra, lidera el primer estudio en Latinoamérica para saber cuál es el contenido de las prótesis PIP que tienen las colombianas.

Aunque se sabe que en el país hay cerca de 15 mil mujeres con este tipo de prótesis aún se desconoce cuántas tienen implantes con silicona industrial y qué tan peligroso puede resultar este relleno en caso de entrar en contacto con el cuerpo.

Para realizar el estudio el investigador está haciendo un llamado a los cirujanos plásticos que están retirando las prótesis PIP para que envíen uno de los implantes a la Facultad de Química de la Universidad Nacional.

Los cirujanos deben reempaquen las prótesis retiradas en envases esterilizados y sellados, con un rótulo que incluya: el nombre de la paciente, la fecha en que se le puso y se le retiró el implante, número de identificación, y un teléfono de contacto para poderle entregarle los resultados del diagnóstico.

Según Sierra, se espera que lleguen cerca de 500 mil prótesis para ser analizadas en este estudio que podría dar resultados en más de seis meses.

En la primera fase de la investigación se realizará el diseño de un protocolo para comparar las prótesis PIP con las únicas dos marcas de implantes avalados por la FDA (Food and Drug Administration) que llevan 10 años de estudio. Este proceso podría tardar un mes y medio.

“La idea es que después de extraer los implantes podamos abrirlos y analizar la silicona que tiene. Hemos visto varias fuentes de información y no hemos encontrado un protocolo definido, entonces debemos desarrollar uno para análisis de siliconas y determinar si hay o no impurezas”, explicó el investigador.

En la segunda fase se hará el análisis químico del contenido encontrado en las prótesis, y que se espera dure seis meses. Con los resultados las mujeres que hoy cargan con unas PIP en sus pechos sabrán que tipo de silicona tuvieron y si se rompió que implicaciones podría tener en su cuerpo.

Según Sierra el objetivo de este proyecto es ir más allá, para que a futuro se pueda estudiar la calidad de los implantes que llegan al país. “Si desarrollamos el protocolo, en un futuro podremos analizar cualquier prótesis que entre al país y determinar si cumple unas condiciones de calidad. Entran muchas marcas pero ninguna es analizada químicamente”, concluyó.

TODAS DEBEN RETIRARSE LOS IMPLANTES

Aunque el ministerio de Salud y Protección Social avaló el pago del retiro de las prótesis solo cuando se presente una ruptura o en casos donde el médico lo recomiende, el cirujano plástico, Luis Pavajeau, insiste en que todas las mujeres que tengan PIP deben acudir al cirujano para pedir el retiro de los implantes.

Según Pavajeau, el riesgo está latente porque se desconoce si todo el lote de las prótesis PIP que llegaron al país tiene una silicona industrial, de la cuál se desconocen sus compuestos y los efectos que puede tener en el cuerpo una vez entra en contacto.

“En Francia donde ya se ordenó que se les quite a todas las 30.000 pacientes las prótesis PIP los cirujanos plásticos han encontrado 1.140 rotas. Si hacemos la cuenta que en Colombia se importaron la mitad, puedo asegurar que si aquí trajeron unas de similar calidad a las que se usaron en Francia, podría haber 500 pacientes colombianas con prótesis rotas”, aseguró el cirujano.

Por eso, para Pavajeau es importante que las pacientes acudan al cirujano y se realicen una resonancia magnética y una ecografía para revisar el estado de las prótesis. Si están rotas se le deben extraer, y si están en buen estado lo ideal es que se programe una cirugía para extraerlas en el corto plazo.

Otra recomendación del cirujano para sus colegas es hacerle seguimiento a los tejidos que se forman alrededor de la prótesis donde se podría desarrollar un tumor. “En el momento de extracción de la prótesis el cirujano plástico tiene la posibilidad de tener acceso a esa cápsula y puede tomar muestras”, explicó.

Pavajeau quien está trabajando de la mano con la Universidad Nacional para el análisis de las muestras de prótesis PIP hizo un llamado a sus colegas y a los pacientes para que no boten los implantes extraídos y puedan ser analizados, para que se tomen decisiones de fondo frente a este tema que mantiene en vilo a 15 mil colombianas y otras decenas de mujeres en el mundo que cargan con unas PIP en sus pechos.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad