Sábado 08 de Diciembre de 2012 - 04:35 PM

“Colombia ya es un gran destino turístico de Latinoamérica”

Destaca en esa evolución, el impacto logrado por los viajes para practicarse intervenciones quirúrgicas.
Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL
“Colombia ya es un gran destino turístico de Latinoamérica”
(Foto: Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL)

El vicepresidente regional para el continente americano de la Organización Mundial del Turismo (OMT) y secretario general de la Asociación Mundial para la Formación Profesional Turística (Amfort), Joan Passolas, habla de Colombia como un país que no estaba en el mapa turístico internacional y hoy empieza a ser un destino de primerísima categoría.

Destaca en esa evolución, el impacto logrado por los viajes para practicarse intervenciones quirúrgicas.

En entrevista con Colprensa, el funcionario resaltó el interés que las cirugías médicas y estéticas colombianas han despertado sobre los extranjeros, por sus bajos precios y altos estándares de calidad.

Passolas aludió al prestigio del país en cuanto a su capacidad profesional y resaltó el apoyo del Gobierno, al facilitar la inmigración de turistas de todo el mundo y no poner trabas para visitar un país que puede ser “uno de los grandes de América Latina”. 

- ¿Qué es el turismo de salud?

El turismo de salud es cuando las clínicas, de curación o mejoramiento del cuerpo, adquieren un impacto importante en la hotelería de una ciudad. Por ejemplo, la Clínica Barraquer, en Bogotá, ha generado, a lo largo de 40 años de existencia, la construcción de cinco hoteles y más de 15 residencias alrededor del instituto. Lo mismo sucede con la Clínica Mayo en Estados Unidos, que cuenta con diferentes hospitales en el campus y con sus propios hoteles, casi todos operados por la cadena Marriot. Cuando una clínica tiene prestigio mundial y genera un impacto muy importante en su zona, necesita sus propios hoteles. Eso es turismo de salud, esa capacidad de atracción internacional.

- ¿Cuál es la posición de Colombia en este subsector del turismo?

Está empezando. Es de resaltar la Clínica Barraquer porque no hay ningún sitio comparable en todo el continente americano que haga trasplantes de córnea (procedimiento que dura 2 horas con alta tecnología laser), operaciones de cataratas y de desprendimiento de retina. Otras instituciones apenas están empezando a ganarse un espacio, una fama en el mundo. Seguro que lo harán, pero hay que darles tiempo.

- ¿Cómo está Colombia en materia de cirugía estética?

La cirugía estética cada vez tiene más éxito en México y en Colombia, porque sus precios son muy competitivos, comparados con otros países. Además, cada vez hay doctores con más prestigio. Pero últimamente esos problemas con marcas de prótesis que no han funcionado, han traído un cierto retraimiento. En algunas personas genera desconfianza y prefieren operarse cerca de su casa, con un médico que conozcan de toda la vida y que por tanto les responda por el producto que utiliza. De todas maneras este es un hecho puntual que esperamos no se repita, pues ha afectado a un cuarto de millón de mujeres en el mundo, una cifra muy importante que no se puede ignorar.

- ¿Cómo ve la OMT el desarrollo de Colombia de los últimos años en materia de turismo?

Con ilusión. Colombia era un país que no estaba en el mapa turístico internacional y hoy empieza a ser un destino de primerísima categoría. Su cambio no solo es extraordinario, además es un ejemplo para otros países. Nadie se hubiera imaginado que en tan solo 15 años Colombia se posicionara en el mercado. Resalto la grandísima labor del viceministro de Turismo, Óscar Rueda García, quien conoce perfectamente el país, lo tiene en la mente y conoce todos los pequeños lugares y los más mínimos detalles; es un buen técnico en su trabajo. No se puede olvidar el gobierno pasado, como la continuidad en el presente, con el liderazgo del ministro Sergio Díaz Granados. Le han dado al sector una posición que llevó al país a ser un gran líder turístico en Latinoamérica.

- ¿Qué le falta a Colombia para superar esa etapa primeriza?

Que los colombianos se lo crean y amen su país como destino. Es como la historia de los dos gitanos: Uno de ellos tenía un caballo y le dijo al otro “mira tengo un caballo que habla”, y le ordenó al animal que saludara al hombre. “Buenas tardes, ¿cómo está usted?”, dijo el caballo. Habiendo ganado su interés se lo vendió en un millón de dólares. El comprador invita un montón de amigos a ver el caballo pero este no habla, a pesar de sus intentos. Entonces busca a quien se lo vendió y le dice “el caballo que me vendiste es una estafa” y el otro le responde “no hables mal del caballo que no lo vas a vender”. Y es así, el colombiano necesita sentir que realmente tiene en las manos un destino turístico extraordinario, un lugar que enamora. Colombia tiene dos grandes cosas: unos atractivos de primera naturaleza y, sobre todo, un trato y una hospitalidad excepcionales que difícilmente se encuentran en otros lugares. Este es, evidentemente, el gran destino turístico de Latinoamérica.

- Colombia ha luchado por años contra la imagen negativa que tiene a nivel de seguridad. Usted estuvo dando una conferencia sobre seguridad turística ¿cómo ve al país en ese aspecto?

La seguridad es pura percepción, es relativa porque depende de los medios. Hay situaciones que hacen que la seguridad se convierta en un atractivo comercial o puede pasar todo lo contrario. Pero no hay que confundir seguridad ciudadana con seguridad turística: la primera implica llegar a la casa tan bien como uno salió y contar con ambientes de paz, la segunda va más lejos, es que al turista le vaya tan bien que quiera repetir, porque si se fidelizan la visitas, crece el sector. Hace 15 años los estadounidenses no hubieran creído que la guerra contra Vietnam movilizaría cada año a tres millones de americanos a ver las trincheras.

- En Colombia varias veces extranjeros han visto su vida amenazada por el secuestro. ¿Cómo se manejan estas situaciones, cómo cambiar esa imagen?

Utilizando los medios, convenciendo a la gente de que el lugar es seguro y de que esas situaciones son puntuales, no afectan el gran movimiento turístico ni la totalidad del territorio sino lugares muy específicos.

- ¿Cómo ve el trabajo de los sectores público y privado en la promoción del turismo?

El turismo está lleno de ONG, asociaciones y gremios que lo promueven. Es una labor de las autoridades políticas tanto a nivel nacional como local, pero también de todos cuando amamos nuestro territorio y hacemos que los demás sientan ese amor y esa calidez.

- ¿Que un país base su actividad económica en el turismo le generaría algún tipo de riesgo en el futuro?

No, al contrario, el turismo es la actividad económica más permeable que existe, la que más rápidamente llega a todas las clases sociales y la que tiene una mayor relación con el concepto de unión. No es más insostenible el turismo que otras industrias, sino al contrario, está más sensibilizada que otras actividades. Solo hay riesgos en aquellas zonas donde las etnias deben convivir con estos ambientes: sin que se vea alterada su forma de vida, sus hábitos culturales, hay que hacer que puedan participar del rendimiento de esta actividad.

- A nivel de América ¿cuál es el país que se está posicionando como número uno en turismo?

En este momento México y Brasil, pero Colombia, cada año sube mucho más rápido que ambos y se podría decir que ocupa hoy el tercer lugar por orden de visitantes.

Publicada por
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad