Publicidad
Mar Nov 21 2017
19ºC
Actualizado 09:48 pm
Domingo 27 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

¿Qué pasará con las Bitcoins?

Subió y cayó como pocas divisas en el mundo, después de desatar un enorme debate sobre las bondades y los peligros de que implica la existencia de una moneda 100% digital, que puede adquirirse de forma completamente anónima, y aislada del sistema financiero mundial supervisado por los bancos y gobiernos.

La divisa digital Bitcoin sigue siendo una apuesta a largo plazo, pero hasta el momento ni sus fluctuaciones de valor, ni los estafadores ni los ‘hackers’ han conseguido disuadir a sus usuarios de que vale la pena comprarlas, o recibirlas a cambio de trabajo, bienes o servicios.

Moneda sin billetes

Usted ya tiene algo parecido a las Bitcoins. Lo usa cada vez que hace una transacción que no involucra dinero físico, como pagar un almuerzo con su tarjeta débito, o aprovechar las considerables rebajas en artículos de tecnología que hacen las tiendas norteamericanas el lunes después de acción de gracias. Es decir: mañana.

Pero a diferencia del dinero que usted tiene ahorrado en el banco, las Bitcoins son almacenadas en un sistema abierto compuesto de miles de ordenadores y servidores de Internet alrededor del mundo. Y no pueden convertirse en dinero en un cajero automático, por una razón sencilla: la divisa sólo existe en el mundo digital.

Para conseguir dinero corriente con una Bitcoin, es necesario vender la moneda y comprar dólares, libras esterlinas, o casi cualquier otra moneda. Pero que valga como advertencia: el valor de las Bitcoins aún no es estable; el precio de la divisa frente al dólar varía decenas de centavos al día, y puede subir o bajar abruptamente en cuestión de horas.

Los primeros usuarios de las Bitcoins corren un riesgo, acaso más preocupante que las fluctuaciones del valor de su divisa: por el momento muy pocos almacenes, restaurantes o puestos de servicios aceptan Bitcoins como una forma de pago. Y aunque varios portales de Internet han empezado a cambiarlas por sus servicios o artículos en venta, aún hay ciudades enteras donde es imposible gastar una sola de estas monedas virtuales.

Seguimiento anónimo

Las Bitcoins tienen un segundo valor, no comercial, sino científico. Porque el sistema con el que funciona la moneda digital Bitcoin es, sobre todo, un triunfo de la criptografía. O al menos uno de sus objetivos más ambiciosos: asegurar la validez y la existencia única de piezas de información digital que representan uno de los bienes más deseados del planeta: el dinero.

En un mundo donde piratería ilegal de canciones y películas es cotidiana, el sistema de rastreo de las Bitcoins existentes debe asegurarse de que nadie va a hacer una copia ilegal de estas monedas virtuales.

La plataforma de autenticación y seguimiento de las Bitcoins funciona en una red de ordenadores caseros y poderosos servidores conectados a Internet, ubicados en todo el mundo. Y debe asegurarse de que, por ningún motivo, una persona pueda transferir una moneda y al mismo tiempo quedarse con una copia que sea considerada válida.

Pero este seguimiento se hace sobre las monedas mismas, no sobre sus dueños, que pueden identificarse con un seudónimo, de forma análoga a como se hace en los foros y servicios de Internet. Esto hizo que muchos criticaran la divisa, por perfilarse como una herramienta perfecta para cometer delitos.

Oportunidad estadística

Después de despertar críticas y expectativas, las Bitcoins se enfrentaron a su peor enemigo: la falta de cuidado de sus usuarios. Miles de compradores de las monedas fueron embaucados por los administradores de servicios que prometían guardar sus Bitcoins en la nube.

Otros hicieron su parte, desde ‘hackers’ que atacaron a dueños de la moneda, hasta grupos que trataron de engañar al sistema de creación de nuevas Bitcoins para obtener los beneficios que el sistema debería repartir entre todos los miembros de la comunidad.

Pero el tiempo podría dar la razón a esos pioneros que confían su dinero a un algoritmo; las Bitcoins despertaron una enorme expectativa y ahora se encuentran en este momento en una etapa de crisis que, pero este proceso es normal para casi cualquier tecnología contemporánea.

Ahora más que nunca la divisa virtual, y el sistema criptográfico tras ella, tiene una oportunidad real de probar su valor en el mundo real, y sorprender a quienes no consideran la posibilidad de haya una economía sólida fundamentada en sólo dos números: el cero y el uno.

El mundo en 100 años

Alrededor de las carreteras suburbanas hay casas que crecen de la tierra en lugar de ser construidas, porque han sido programadas en la estructura genética de un árbol cuando eran apenas un retoño en un laboratorio. En los centros de las metrópolis, resultado de la unión de varias ciudades, hay edificios donde todo está personalizado, incluyendo la vista desde las ventanas.
Se trata de la América Latina del futuro, al menos según el pronóstico de un grupo de analistas y expertos de la compañía de software Oracle y el Discovery  Channel, que sumaron esfuerzos para producir una miniserie de 6 episodios llamada 2111, y que explora cómo serán el continente y el resto del mundo dentro de 100 años.

La propuesta es ambiciosa, especialmente si se toma en cuenta que la velocidad a la que evoluciona la tecnología ha ido en aumento vertiginoso durante las últimas décadas. Pero si hay una compañía que podría acertar con la predicción, probablemente sea Oracle, la empresa que actualmente desarrolla y mantiene los sistemas de las mayores empresas del mundo, y de una larga lista de entidades gubernamentales.

En el primer episodio de la serie, que fue transmitido la semana pasada, expertos hicieron su mejor esfuerzo por analizar cómo será la arquitectura urbana de las próximas décadas. Entre sus conjeturas más asombrosas, está la de que la tecnología verde evolucionará hasta convertir a los árboles en material de construcción; alterándolos genéticamente para acelerar su crecimiento y moldear su forma para, literalmente, sembrar viviendas y verlas crecer a lo largo de un par de meses.

Antes de eso, sin embargo, es probable que se impongan los diseños arquitectónicos que permitan controlar el ambiente. Los edificios donde cada nivel puede rotar para ofrecer una vista diferente a sus ocupantes serían un posible primer paso en esta tendencia.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad