Publicidad
Mar Sep 19 2017
23ºC
Actualizado 10:26 am
Domingo 12 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Dos servicios que no dejarán de transferir sus archivos

Durante las últimas semanas, muchos portales de almacenamiento y transferencia de archivos han decidido interrumpir sus servicios temporal o definitivamente. Esto con el fin de evadir un destino similar al que corrió MegaUpload, que fue cerrado tras el arresto de sus directivos por parte del FBI.

Pero no todos piensan así; al menos dos de las herramientas más famosas para transferir archivos por Internet, el portal The Pirate Bay y el cliente de transferencias Tribler, han tomado medidas para asegurarse de que ni el FBI ni ninguna otra organización pueda detener a sus usuarios en su intento por compartir material, legítimo o no.

Piratería no cede

Esta semana la firma de análisis de tráfico en Internet DeepField Networks publicó un reporte sobre las consecuencias del cierre del portal de  almacenamiento y descarga de archivos MegaUpload.

Según el informe, aunque el sitio era responsable de entre 30% y 40% de la transferencia de archivos en la red, su cierre no implicó un descenso radical de la transferencia de archivos por Internet a largo pazo. El reporte indica que el tráfico de archivos regresó a niveles casi normales durante los días siguientes al cese de actividades de MegaUpload, puesto que sus usuarios sencillamente buscaron otros servicios de Internet para continuar compartiendo material.

La cifra es particularmente impresionante cuando se toma en cuenta que decenas de servicios han modificado sus sistemas, o de plano suspendido sus servicios, como una medida preventiva para no ser señalados como infractores de derechos de propiedad intelectual. Esta semana, por ejemplo, los directores del motor de búsqueda de torrentes BTJunkie se despidieron de sus usuarios indicando que “Aunque la decisión no fue fácil, hemos decidido cerrar voluntariamente. Hemos luchado por años para que ustedes puedan comunicarse, pero es tiempo de seguir con otras cosas”.

Copia de seguridad de The Pirate Bay

Hay varios servicios de Internet que aún ofrecen transferencias de archivos; una explicación a por qué la cantidad de archivos trasferidos por Internet no ha reducido drásticamente luego de la desactivación de MegaUpload.

Pero hay sólo dos que han implementado estrategias para evitar un destino similar, en caso de que el FBI o cualquier otra entidad gubernamental inicie un proceso en su contra o arreste a su personal.

Esta semana, el portal The Pirate Bay ofreció a cualquier internauta, aún si no está registrado en el portal, la posibilidad de descargar una enorme lista de ‘vínculos magnéticos’ a miles de archivos que están referidos en su sitio. Pero como la lista únicamente contiene la dirección de los archivos, tiene un tamaño relativamente pequeño; con sólo 90 Megabytes, un que cabría varias veces en un CD corriente, cualquiera puede guardar una copia del contenido completo de The Pirate Bay.

El archivo de texto permitiría buscar títulos de archivos en cualquier editor de texto, desde Notepad hasta Microsoft Word, para conseguir una dirección de Internet, y finalmente pegarla en la barra de cualquier navegador de Internet para descargar el archivo.

Tribler sin sistema central

Por su parte, los creadores del cliente de transferencia de archivos Tribler han recordado a los medios que su sistema de funcionamiento no tiene ningún punto central que una entidad, gubernamental o antipiratería, pueda desactivar para detener a sus usuarios.

El sistema ha estado disponible durante 5 años, con relativamente poca visibilidad, pero las recientes acciones contra sistemas centralizados de transferencia de archivos como MegaUpload prometen convertirlo en un favorito de los usuarios y las empresas que quieren compartir sus archivos.

El sistema de Tribler confía en su misma red de suscriptores para guardar las referencias al material que ellos comparten. En otras palabras: no hay un portal definido, o una base de datos, que pueda desactivarse con el objetivo de impedir que sus usuarios sigan compartiendo material.

“Nuestro objetivo científico principal es facilitar la transferencia de información sin fronteras”, afirma el líder del proyecto, quien agrega que su interés es crear una infraestructura más confiable para el Internet. Y parece estar lográndolo; en 6 años de funcionamiento, su servicio no ha experimentado ninguna caída.

Google unifica su privacidad

Durante las últimas semanas el gigante informático se ha convertido en el centro de una enorme controversia; los usuarios de Google están preocupados por una cláusula en su nueva política de privacidad, que indica que la empresa podría usar su información para promocionar o mejorar sus productos. Según Ana Blanco, la directora de relaciones públicas de Google en Latinoamérica, hay dos razones importantes por las cuales no debería haber preocupación sobre este asunto.

En una entrevista con Vanguardia Liberal, la señora Blanco explicó que las nuevas reglas, “no permiten a Google dar información de sus usuarios a terceros”. La ejecutiva indicó que, aunque la plataforma de publicidad de la empresa reporta casi 90% de sus ganancias, los datos privados de los usuarios jamás son vendidos o entregados a otras compañías.

“Nosotros podemos recibir un comercial de una empresa como Coca Cola, y nuestro algoritmo decide de forma inteligente a qué usuarios mostrárselo para que tenga una mayor efectividad”, explica Ana. “Pero la información que maneja el algoritmo se queda dentro de Google. Coca Cola no tiene acceso a ella”.

Según la ejecutiva, la segunda razón por la que los usuarios no deberían preocuparse es que la empresa no ha ‘modificado’ sus políticas de privacidad sino que “las ha hecho más sencillas”.

En lugar de tener términos y condiciones diferentes para cada uno de sus múltiples servicios, como Gmail, Google+, YouTube, Google Docs o Picasa, la empresa decidió crear una cláusula única para la mayoría de ellos. En total, Google unió las normas de 60 servicios en un único documento.
Entre los puntos positivos que los usuarios ven en esta suerte de breviario de condiciones, está el hecho de que Google no expandió las formas en que puede recolectar información de sus usuarios. Pero la clausula unificada sí estipula que la empresa podrá usar la información de sus suscriptores en cualquiera de sus servicios, y no sólo en aquellos a los que cada uno se haya inscrito.

Algunos analistas ven este proceso de consolidación, quizá inevitable para Google, como un riesgo en potencia. Quizá Google no comparta información con terceros, pero sí centraliza los datos personales de sus usuarios, y los despliega a través de todos sus productos.

Esta estrategia ya ha creado problemas; cuando fue lanzado, el servicio Google Buzz automáticamente dejó ver qué contactos de Gmail eran los más frecuentemente usados por sus primeros suscriptores. El reto que Google se impone a sí mismo con sus nuevas políticas de privacidad unificadas sería entonces el de evitar que escenarios como el de Buzz se repitan, entre sus más de 60 servicios.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad