Publicidad
Mié Oct 18 2017
23ºC
Actualizado 10:00 pm
Viernes 28 de Abril de 2017 - 11:11 AM

¿Cómo le afecta el cambio climático si vive en Bucaramanga o Santander?

Expertos prevén que el área metropolitana de Bucaramanga pueda ser tan calurosa como Barrancabermeja. Se teme la desaparición de especies. Además, los santandereanos serían más susceptibles a enfermedades tropicales.
Archivo /VANGUARDIA LIBERAL
Así lucía la represa del río Lebrija durante la sequía que se registró en Santander en enero de 2016.
(Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)

En Santander y Bucaramanga ya se perciben los efectos del calentamiento global. Se estima que en promedio cada año la temperatura aumenta 0,04°C en la región. Cada vez las lluvias son más escasas y las sequías serían más intensas. Especies animales y vegetales migran, pues ecosistemas están desapareciendo.

La coordinadora del Nodo Norandino de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente, Libia Cristina Santos, explicó a Vanguardia.com la importancia de prevenir la intensificación del calentamiento a global, que afecta a Santander al igual que el resto del planeta.

Según la funcionaria, se tiene proyectado un incremento de la temperatura y disminución de precipitaciones en Santander. "La principal preocupación son las sequías, la desertificación y pérdida del suelo productivo. La agricultura es uno de los sectores más afectados".

A raíz de los impactos, en la Conferencia sobre Cambio Climático, COP 21, celebrada en París en 2015, en total 195 países discutieron sobre la importancia de adelantar acciones para prevenir que la temperatura mundial aumente por encima de 1,5°C al menos hasta 2030. De esta manera se evitarían cambios drásticos en el entorno.

Lea también: En 102 barrios de Bucaramanga y el área existe riesgo de inundación

Una región cada vez más calurosa

De acuerdo con el análisis ‘Nuevos escenarios para el cambio climático para Colombia’ del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, el cambio climático en Santander se ve reflejado en el aumento de la temperatura.

Según el informe, es posible que, de continuar el calentamiento global, para el 2040 la temperatura promedio aumente 0,9°C, mientras que para 2100 se teme que el aumento sea de 2,5°C. El año pasado el promedio de la temperatura media en Bucaramanga fue de 22,5C, lo que significa quepara el final de siglo podría alcanzar los 25°C.

Además, la entidad advierte que este impacto se sentiría especialmente en las provincias de Mares, Vélez y la zona norte de Soto.

Imagen: Ideam

De acuerdo con Ricardo José Lozano, experto en Cambio Climático y director de la organización People and Hearth, en promedio cada año aumenta la temperatura 0,04C en Bucaramanga y demás municipios de Santander. Lo que significa que en los próximos 10 años la temperatura se habría incrementado 0,4C.

Este fenómeno conlleva a que los ecosistemas de la región registren cambios drásticos, pues los pisos térmicos empezarían a desaparecer. “El efecto se evidencia especialmente en zonas como la Serranía de los Yariguíes y los páramos que rodean a Bucaramanga, que están por encima de los de los tres mil metros sobre el nivel del mar”.

Igualmente, el experto advierte que el clima caliente del Magdalena Medio de Santander, se iría ampliando al resto del departamento. “La temperatura de Bucaramanga sería muy parecida a la de Barrancabermeja. Las ciudades con clima templado se están volviendo cálidas. Ya está sucediendo en gran parte de las ciudades andinas”.

Por esta razón, se teme que haya impactos negativos en la biodiversidad. Varias especies desaparecerían. “Anfibios y reptiles van a estar migrando. Se desplazan buscando sitios más frescos, pero si no los encuentran desaparecerían”, explica Lozano.

El aumento de la temperatura también reduce el área de suelos fértiles por la desertificación, lo cual se aprecia en los municipios que rodean al Cañón del Chicamocha. "Los suelos pierden su productividad, su materia orgánica y se desintegran al perder la humedad", asegura Lozano.

Registro de temperatura media en algunos municipios de Santander. Fuente: Ideam

Efectos en la salud

Otra situación adversa del calentamiento global tiene que ver con el aumento de casos de enfermedades tropicales. Libia Santos advierte que en varias zonas de Bucaramanga se registra la presencia de paludismo. "Así como se movilizan especies de plantas, animales y humos en busca de confort, los vectores de enfermedades también. El paludismo antes solo llegaba hasta el Café Madrid".

Agregó Santos que dicha consecuencia es evidente con la aparición de enfermedades como chikunguña, zika, dengue, e inclusive el chagas, transmitido a través del triatomino, comúnmente conocido como pito. "No se genera tanto por la picadura del insecto, sino por consumir alimentos contaminados.

Escasez de agua

Otra preocupación por el cambio climático en Santander tiene que ver con el recurso hídrico. La existencia de ríos y quebradas estaría en riesgo, pues las temporadas secas son cada vez más intensas en la región. Cabe recordar que en febrero de 2016 al menos 17 municipios santandereanos se declararon en calamidad pública por la escasez de agua.

Lea también: 17 municipios de Santander, en Calamidad Pública por fenómeno de El 

Ricardo Lozano, reitera que este panorama demuestra que en el departamento es un territorio cada vez más caliente y recuerda que en los tres años anteriores fue seriamente afectado por la sequía. "En las temporadas secas casi no hubo nubes en Santander. Por la temperatura tan alta el agua se evapora muy rápido y el radiación solar llega directamente a los suelos, lo que hace que se pierda la humedad".

Según el Ideam, en Santander no registraría aumentos representativos de precipitaciones en general, excepto en el sur de las provincias de Vélez y Comunera, que podrían tener aumentos de hasta un 10% en las lluvias hacia 2100."Las precipitaciones en Santander disminuirán en un 1,15%para fin de siglo respecto al valor actual, en particular en el Nororiente de la provincia de Vélez".

Entre las causas que generan este fenómeno se encuentra la deforestación. Solo en 2015 fueron arrasadas 3.584 hectáreas de bosque en Santander, lo que representael 2,9% de la tasa en Colombia. "La tala de árboles genera escases de agua y áreas desérticas como el municipio de Los Santos, donde hay racionamientos de hasta cuatro días", señala Lozano.

Asimismo, el hombre advierte que localidades como Socorro, Charalá y Mogotesantes gozaban de agua en abundancia, pero en los últimos años han tenido problemas de abastecimiento del líquido vital. "Un panorama similar ocurre en Baricharay municipios del cañón del río Suárez. La serranía de los Yariguíestambién está perdiendo recursos hídricos por la deforestación".

Agricultores en apuros

Los cambios en el entorno además de la migración de animales, también ha generado el desplazamiento de campesinos que buscan nuevos tierras para desarrollar sus actividades en la alta montaña. "Los agricultores se están trasladando hacia donde están los bosques. La deforestación se concentra en la parte baja, donde están los ciudades", indica Ricardo Lozano.

Asimismo, la Coordinadora del Nodo de Cambio Climático, Libia Santos, teme que se registren problemas de seguridad alimentaria en Bucaramanga y alrededores. "De pronto va a desaparecer una serie de alimentos, porque debido al calor o exceso de agua las tierras no van a producir igual".

Esta situación la confirma Diana Carolina Giraldo Méndez, investigadoradel Centro Internacional de Agricultura Tropical, Ciat, quien narró a Vanguardia.com cómo el cambio climático ha impactado la agricultura. "Un campesino que ahora reside en una vereda de San Gil nos decía que era desplazado del clima. Antes vivía en la Mesa de Los Santos, pero se fue de allá porque pasaron tres años en los que no llovió".

Precisamente, la científica comenta que uno de los temas más delicados es el acceso al agua. Expone que las dinámicas tradicionales en el campo se están transformando, ya que en municipios comoBarichara y Villanueva han escaseado las lluvias en los últimos años.

Por ejemplo, Diana Giraldo Méndezexplica que es necesario que los agricultores no sigan cultivando como lo hacían 40 años antes, pues actualmente las épocas de siembra no son las mismas. "Antes había unas épocas definidas, se sabía que antes en abril empezaban las lluvias".

La investigadora recuerda que hacia el 2015 en Santander se perdió casi el 80% del cultivo de frijol, pues los campesinos confiaron en que en abril de ese año tendrían una buena cosecha, pero las lluvias no llegaron."Con las escasas precipitaciones que cayeron en pocos días varios se arriesgaron a sembrar y perdieron todo el esfuerzo".

Lea también: Sequía en Santander generó la pérdida del 80% de la cosecha de fríjol

Además, la científica recomienda que se diversifiquen loscultivos. Al sembrar un solo producto corren el riesgo de perder su trabajo e inversión."Quien tenga solo maíz va a perder porque necesita mucha agua, no será viable sembrarlo en un futuro. Pero sí podría tener productos como piña y yuca que soportan más las altas temperaturas o frijol con características de resistencia a sequías".

Las altas temperaturas también han provocado que aparezcan plagas y enfermedades que deterioran las plantas como algunas variedades de frijol. "El frijol tipo Zaragoza lo están comprando mucho, pero es muy susceptible. Es difícil sembrarlo por un pronóstico de exceso de precipitación durante estos meses, podría generar muchas pérdidas".

Precisamente, Giraldo recalca que las frecuencias de las precipitaciones y su intensidad también varían a diferencia de años pasados en que se tenían días consecutivos con lluvias moderadas en periodos determinados."Los agricultores sabían cuándo llegaban las lluvias, que eran muy uniformes y continúas. Ahora no lo saben".

De acuerdo con la experta, los fenómenos de El Niño y La Niña son cada vez más frecuentes y actualmente se pueden registrar fuertes aguaceros en tiempos cortos. "En Charalá recientemente una fuerte lluvia de solo 45 minutos generó grandes emergencias".

Lea también: Lluvias en el país dejan 360 muertos y más de 10 mil familias damnificadas

Asimismo, Ricardo Lozano indica que habrá aumentos de tormentas y lluvias pesadas en tiempos cortos,  que pueden generar avalanchas, represamientos y remoción de masas. Esta situación se ve reflejada en tragedias como las de Manizales y Mocoa, que dejaron más de 300 muertos. "Si antes caían 40 milímetros de agua en tres horas, ahora perfectamente podrían caer en tres horas".

Ante tal situación, Diana Giraldo recomienda que se generen pronósticos sobre el comportamiento del clima en meses cercanos y se les informe a los campesinos sobre las prácticas que podrían desarrollar.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
CRUZ ROJA
Sorteo del 17 de Oct
5
9
2
1
CUNDINAMARCA
Sorteo del 17 de Oct
1
9
3
6
Astro Luna
Sorteo del 17 de Oct
cancer
7
3
5
5
Publicidad