Publicidad
Sáb Ene 20 2018
27ºC
Actualizado 01:44 pm
Martes 28 de Noviembre de 2017 - 10:15 AM

Más de 100 venezolanos viven hacinados en un parque de Bucaramanga

Los venezolanos se establecieron desde hace un mes en el Parque García Rovira de Bucaramanga. No tienen dónde vivir. Algunos están enfermos y hasta han sido víctimas de robos y discriminación.
Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Más de 100 venezolanos viven hacinados en un parque de Bucaramanga
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

Cerca de cien venezolanos permanecen a la intemperie en el parque García Rovira de Bucaramanga. En el lugar hay niños y mujeres en estado de embarazo, que entre cartones y sabanas se refugian del sol y la lluvia. Los inmigrantes del vecino país piden ayuda por parte del gobierno municipal, departamental y nacional.

La situación de hacinamiento para estos venezolanos es realmente dramática. Ellos coinciden en pedir trabajo para pagar un hospedaje digno, y ganar el sustento diario para su familia.  Algunas de estas personas permanecen en este parque desde hace un mes, cuando salieron de su país debido a la crisis que generó el presidente Nicolás Maduro.

Lea también: Ciudadanos venezolanos colapsaron la Registraduría de Cúcuta

“Hace 30 días que estoy aquí. Vine a Bucaramanga porque en Venezuela no hay trabajo, ni comida", aseguró un joven, que pidió reservar su identidad.

En el parque García  Rovira están divididos en secciones (a, b y c) debido al alto número de venezolanos que acuden a dormir. Las secciones corresponden a los jardines del parque.

Carlos*, sentado en una banca del lugar, explicó que “no tenemos plata para un cuarto. Por eso tenemos que dormir en la calle. Prácticamente somos como unos indigentes”.

Estas personas salieron de Venezuela en busca de un mejor futuro o recaudar dinero para enviar al vecino país, algunos dejaron a sus familiares allá y otros arribaron a Bucaramanga en compañía de sus seres queridos.

“Uno se siente con las manos atadas al pensar que no tiene dinero para mandarle a nuestra esposa, a nuestros hijos. Lo que pido es un trabajo, nada más”, indicó uno de ellos.

Algunos venezolanos salen en el día a rebuscar algo y en la noche regresan al parque a dormir. “Vendo piña, pero hoy no fui a vender porque me siento enfermo, tengo fiebre”, recalco Álvaro, otro venezolano no mayor de 35 años.

Muchos de los venezolanos consultados aseguraron a Vanguardia.com que las enfermedades están al orden del día. “A veces no tenemos ni para una pastilla”, dijeron.

Sin baños

Los venezolanos que residen en el parque García Rovira no tienen un lugar para bañarse y  hacer sus necesidades fisiológicas. “Salimos  de dos o tres personas máximo a buscar una vivienda donde nos permitan bañarnos. En ocasiones nos toca pagar”.

Los migrantes venezolanos manifiestan que lo más difícil de vivir en el parque es cuando llueve. Simplemente no tienen donde protegerse. “En medio de la lluvia hemos intentado resguardarnos en las fachadas de la Alcaldía pero nos sacan. Sin importar que hay niños”.

Relacionado: Una bomba social en la puerta de nuestra casa

Sumado a esta crisis humanitaria.  Los venezolanos denuncian que los han robado en varias ocasiones, por eso, en las noches abrazan sus pocas pertenencias para que no se les lleven. “Me han robado ropa, zapatos. Ya no tengo nada que ponerme”, contó Vanesa, una venezolana de 24 años.

De acuerdo con los venezolanos, en varias oportunidades han sido discriminados por colombianos que les gritan ladrones. “Por unos pocos, estamos pagando todos”.

En medio de esta situación difícil para los venezolanos son sonrientes y hasta bromistas y afirman que agradecen los gestos solidarios de algunos bumangueses que se acercan a llevarles comida.

“Lo que queremos es trabajar, para pagar una habitación y no dormir en la calle”, concluyó Carlos.

Las personas solidarias que quieran ayudar a estas personas, pueden acercarse al parque García Rovira con alimentos no perecederos, medicamentos, implementos de aseo, sabanas o cualquier elemento que sea de utilidad para que sigan subsistiendo a la intemperie  en este parque.  Mientras las autoridades competentes le brindan una solución de raíz a este problema.

¿Qué dijo la Alcaldía de Bucaramanga?

Amparo Hurtado Peña, psicóloga y encargada de la Oficina de Atención al venezolano explicó que el Estado y Migración Colombia son los encargados de crear directrices nacionales para brindar solución a este fenómeno.

Según la funcionaria, no se pueden sacar recursos que fueron destinados a Bucaramanga para ayudar a los venezolanos, porque son recursos públicos y legalmente no se puede hacer.

Le puede interesar: Ahora a los venezolanos les toca comprar por cucharadas la comida

De igual manera explica que desde la oficina de atención a los venezolanos se han brindado ayudas como cupos en colegios públicos, acceso a parques recreativos y atención psicológica y legal.

En lo que concierne a la salud, los venezolanos que tengan una urgencia médica pueden acudir al Hospital del Norte en Bucaramanga para ser atendidos. 

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
DORADO MAÑANA
Sorteo del 20 de Ene
5
4
0
3
MEDELLIN
Sorteo del 19 de Ene
9
6
2
7
Astro Luna
Sorteo del 19 de Ene
tauro
6
3
6
3
Publicidad