Jueves 02 de Noviembre de 2017 - 03:30 PM

Tips para que disfrute su comida rápida

Las comidas rápidas son un delicioso “pecado” en el cual es posible caer de vez en cuando. Digamos, un fin de semana.
Banco de Imágenes
Los expertos son claros en afirmar que la comida rápida contiene una mezcla de alimentos que, si se abusa de ellos, pueden llegar a causar un gran malestar en el organismo e incluso incidir negativamente en patologías como el colesterol. Sin embargo, si quiere darse un pequeño gusto el fin de semana, encuentre la forma menos dañina de hacerlo. ¡Y la más rica!
(Foto: Banco de Imágenes )

Sin embargo, es verdad que sus ingredientes, sobre todo si no están frescos, podrían afectar seriamente la salud, incluso si se consumen apenas un par de veces del viernes al domingo. 

Expertos explican que si sabe elegir el pan, evita agregarle tantas salsas y tiene un plan para comerlas con todo gusto de vez en cuando, entonces no tiene por qué preocuparse tanto. ¡Y no solo por las calorías!  

La composición de las salsas, por ejemplo, contiene por lo general, altos niveles de sodio, lo que puede afectar su presión arterial. Sin embargo, si sabe escoger un par de ellas y combinarlas bien, puede darse este gusto. 

Lea también: El hombre del poder: el inicio del imperio MacDonalds

Tenga en cuenta también  la frescura de las carnes y de las verduras, principalmente de la lechuga, que dura fresca  muy poco en condiciones de calor excesivo.

La nutricionista Fabiana Atuesta explica cuáles son las características de los típicos ingredientes de las comidas rápidas:

El Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos tiene a la lechuga en su lista negra de alimentos capaces de provocar enfermedades: aunque contiene una buena cantidad de agua, no aporta mucho más. En la comida rápida es común que se agregue, pero debe estar completamente fresca y no debe contener ninguna parte del tallo, ya que contiene látex y produce distensión abdominal. Cuando la lechuga está dañada (es decir, presenta bordes negros), despide óxido de ácido ascórbico  que destruye la vitamina C del cuerpo. 

Tomate: la universidad de Cornell, en Estados Unidos, encontró que los tomates despiden naturalmente glicoalcaloides, que hacen parte de la solanina que puede llegar a ser venenosa si el alimento se consume en mal estado. 

Lea también: Cómo tener hábitos saludables

Papas fritas: es importante que no estén demasiado saladas, ya que un alto consumo de sodio puede producir hipertensión arterial, así como problemas gástricos, óseos y renales. El aceite con el cual las preparan también es fundamental, pero es imposible saber con precisión con cuál aceite se hacen las papas, por lo que es importante consumirlas en poca cantidad. También es importante que estén frescas, ya que si se notan demasiado blandas puede que haya un exceso de almidón modificado, el cual hace daño al organismo. 

Harina de la pizza: la harina con la que se hace la masa de la pizza contiene bromato de potasio, que influye en el funcionamiento de la glándula tiroides debido a que es un agente fermentador. Si se consume en exceso, este tipo de masa podría instalar en el cuerpo agentes cancerígenos. 

¿De qué están hechas las salsas? 

El nutricionista Sebastián Gutiérrez explica de qué están hechas las salsas que usualmente condimentan las comidas rápidas: 

Salsa de tomate: la salsa de tomate que usualmente comemos en las comidas rápidas preparadas fuera de casa, contiene jarabe de maíz alto, que contiene una alta cantidad de fructosa, que es la responsable del sabor dulce de esta salsa. Este jarabe contiene sodio en altas cantidades, el cual afecta la presión arterial. Sin embargo, el tomate es bueno ya que contiene licopeno, que es un antioxidante natural.

Mostaza: la salsa natural hecha de mostaza es rica en cúrcuma, la cual posee cualidades antinflamatorias. También está hecha con semillas de mostaza, las que a su vez contienen fitonutrientes ricos en vitamina B. Sin embargo, la salsa que se hace de manera artificial y que se usa con más frecuencia en las comidas rápidas, contiene unos niveles de sodio muy altos y puede ser un factor que influya en el desarrollo de la hipertensión. 

Mayonesa: es la salsa más grasosa. Contiene  alrededor de 10 gramos de grasas debido a sus ingredientes: huevo, aceite, sal, azúcar, almidón de maíz, vinagre y otros condimentos naturales y conservantes. 

Soja: la salsa de soja ha empezado a hacer parte de algunas comidas rápidas porque es baja en calorías. El problema es que su nivel de sodio es el más elevado: 75 y 1.000 miligramos por cucharada, con lo que el sistema nervioso, linfático, la presión y el hígado se podrían ver afectados. 

Publicada por
Contactar al periodista
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Torta de banano y blueberries deshidratados
Prepara una rica torta de banano casera con esta fácil receta.
Publicidad
Publicidad