Lluvia de sobres | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-05 05:00:00

Lluvia de sobres

Hace un a√Īo, Cristina y Carlos volvieron a casarse. Hab√≠an prometido renovar en la Iglesia su compromiso civil si duraban veinticinco a√Īos, y as√≠ fue. La fiesta reuni√≥ a sus familias y a sus mejores amigos, y la pasamos muy bien.
Lluvia de sobres

Lo que m√°s llam√≥ la atenci√≥n en la tarjeta de invitaci√≥n, contrario a lo que suele decir en estas ocasiones, es que escribieron, con letra visible: ¬ďNo traiga regalo, queremos disfrutar de su compa√Ī√≠a¬Ē; porque la odiosa costumbre es poner en las tarjetas leyendas como ¬ďLa lista de regalos est√° en el almac√©n tal¬Ē, y los invitados tienen que salir volados para alcanzar a tachar la olla arrocera, porque quienes llegan de √ļltimos tienen que respaldar con sus ahorros para Navidad los regalos m√°s caros (televisor, lavadora, nevera); entonces, toca buscar m√°s v√≠ctimas para armar la vaca, si no...

Algunas parejas deciden casarse y fijar su residencia en el exterior, y resuelven ¬ďpedir¬Ē el regalo en dinero, as√≠ que en la tarjeta no ponen el nombre del almac√©n, sino el nombre del banco y ¬ďcuenta de ahorros tal¬Ē, lo que convierte la reuni√≥n de entrega de regalos, previa al matrimonio, en entrega de los sobres, y todos se miran en cada anuncio, a ver qui√©n saca pecho y qui√©n se averg√ľenza por las diferencias de cifras.

Antes, con la tal costumbre aquella de las listas en los almacenes, una persona se encargaba de organizar los regalos entre los invitados, y así los nuevos esposos no tenían que ir con diecisiete ollas arroceras buscando trueque en los almacenes. Hoy es más fácil la cosa, porque sólo se hace la consignación, y listo.

Regalar dinero puede que facilite las cosas para las dos partes, pero no es esa la esencia del obsequio, y no se entiende por qu√© la etiqueta moderna quiere acostumbrar de tal modo este tipo de reuniones (que ya no es s√≥lo este tipo de reuniones, sino todas las reuniones, porque hasta para fiestas de quince a√Īos, grados y bautizos toca lluvia de sobres).

El regalo, si se quiere dar, lo escoge quien lo va a dar, no quien lo va a recibir; dar dinero puede que tenga mucha l√≥gica, pero nada de coraz√≥n. Entonces, salvo que quieran literalmente una lluvia de sobres, que ser√≠a un da√Īo ecol√≥gico, porque de poco le han de servir, si me invitan, que me permitan llevar lo que yo quiera, o, mejor a√ļn, que no me inviten, que as√≠ todos quedamos contentos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad