Publicidad
Publicidad
Dom Sep 25 2016
18ºC
Actualizado 06:16 pm

Se disparó el índice de menores delincuentes | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-28 16:34:33

Se disparó el índice de menores delincuentes

Rosa* quiere ser m√©dica forense. Tiene 15 a√Īos, pero a esa edad ya ha pasado siete veces por el Centro de Recepci√≥n del Menor Infractor. ¬ďEs que yo robo para consumir marihuana, pegante, perico, a veces bazuco y pepas... Yo todav√≠a no quiero cambiar¬Ē.
Se disparó el índice de menores delincuentes

La historia de esta ni√Īa es s√≥lo una pieza del rompecabezas en el complejo panorama de la ni√Īez y la adolescencia en Bucaramanga y el √°rea metropolitana, calificado como cr√≠tico por organizaciones sociales y autoridades.

Y no es para menos. Los ni√Īos siguen cometiendo infracciones que van desde robos y consumo de drogas ilegales, hasta extorsiones, secuestros y homicidios. Los boletines de la Polic√≠a registran cada d√≠a esos casos, mientras la realidad de las calles corrobora el drama.

Lo m√°s alarmante, seg√ļn las propias instituciones, es que las infracciones cometidas por los menores van en aumento. Jaidid Lizarazo, directora del Centro de Recepci√≥n del Menor, indica por ejemplo que este a√Īo se dispararon los ingresos de menores a esa unidad.

Seg√ļn estad√≠sticas, durante 2007 el promedio de menores que llegaba al centro era de 200 por mes. Este a√Īo esa cifra se duplic√≥. S√≥lo en junio pasado 454 menores pasaron por ese lugar, mientras en julio la suma ya llega a 223 menores entre ni√Īos y adolescentes.

Ni qu√© decir del lugar donde los adolescentes ¬Ďpagan¬í la medida educativa impartida por un juez. En la Fundaci√≥n Hogares Claret, donde reciben tratamiento terap√©utico hasta por tres a√Īos, el cupo se mantiene al tope: 155 adolescentes entre los 14 y 18 a√Īos.

¬ĎQuiero cambiar, pero no hay oportunidades¬í

No es una cárcel como tal, pero el ambiente en el Centro de Recepción del Menor no puede compararse con otro recinto. Allí hay guardias, celdas y candados, y los jóvenes deben seguir las reglas y portar un uniforme de camisa naranja y pantaloneta negra.

En la entrada, un joven llora con intensidad y se tapa la cara. ¬ďEs que acab√≥ de llegar y est√° asustado. Yo ahora lo atiendo¬Ē, coment√≥ Carmen Rosa Acevedo, funcionaria de la Secretar√≠a de Gobierno Municipal.

Los jóvenes que permanecían el pasado miércoles en el centro están concentrados en una sala que hace las veces de proyección de películas. Pedro* se anima.
¬ďYo quiero hablar. Estoy ac√° por un problema familiar, porque soy drogadicto. Me gusta la marihuana. Ya estuve aqu√≠ una vez por hurto. Cuando salga me gustar√≠a tener una finquita y trabajar¬Ē.

De regreso, el guardia termina de rematar la historia del joven de la entrada: ¬ďEs que est√° desesperado porque le encontraron un arma que compr√≥ por $500 mil y resulta que el arma tiene un muerto encima¬Ē.

Las historias en el Hogar Claret son similares y a√ļn m√°s dram√°ticas, por alojar a los j√≥venes que cometieron infracciones m√°s graves: ¬ďEstoy ac√° por homicidio. Llevo un a√Īo, pero mi actitud ha mejorado. Quiero ser un buen joven¬Ē, expres√≥ Manuel*.

En otro patio un joven de 17 a√Īos sintetiza las ideas de varios de sus compa√Īeros: ¬ďLa verdad estoy ansioso de salir r√°pido, con un posible cambio, para formar una familia y adquirir m√°s responsabilidad. ¬ŅQue si me gustar√≠a estudiar? S√≠, claro, pero no hay plata¬Ē.

Reinciden por falta de oportunidades

Y aunque se promulga la Ley 1098 de 2006 o C√≥digo de Infancia y Adolescencia, y hay instituciones y programas, quienes trabajan con menores coinciden en que hay dos grietas en la pol√≠tica p√ļblica: se carece de prevenci√≥n y no hay seguimiento.

¬ďEn este momento nuestras leyes y gobernantes atacan son los problemas. No hay programas claros de prevenci√≥n y promoci√≥n hacia las familias antes de que el joven reincida en estas situaciones¬Ē, afirma Sergio Garc√©s, director del Hogar Claret de Piedecuesta.

Otro problema olvidado es el de los menores de 14 a√Īos. Seg√ļn la ley, ellos no pueden ser juzgados ni privados de la libertad, as√≠ que son ¬Ďblancos¬í¬í de los mayores que los utilizan para delinquir.

Esto explica por qu√© la Polic√≠a Metropolitana de Bucaramanga ha aprehendido este a√Īo a 2.938 j√≥venes entre los 14 y 18 a√Īos, y a otros 194 menores de 14 a√Īos, la mayor√≠a por tr√°fico, fabricaci√≥n o porte de estupefacientes, as√≠ como hurto.

Tambi√©n evidencia por qu√© el mes pasado fueron asesinados ocho j√≥venes, la mayor√≠a por retaliaciones entre pandillas, y por qu√© en m√°s del 50% de los homicidios ocurridos este a√Īo las v√≠ctimas fueron j√≥venes.

* Nombres cambiados en respeto al mandato constitucional que ordena proteger la integridad y dignidad de los menores.

Ssíntesis

Sin fecha, nuevo sistema

En teoría, el nuevo sistema de responsabilidad para menores debería empezar a funcionar en Santander a partir del 1 de octubre.

Seg√ļn el mismo, en menos de 36 horas y no en cinco d√≠as, tendr√≠a que definirse la situaci√≥n del menor infractor.

Pero para que esto suceda, la capital de Santander debe contar con infraestructura, un edificio que integre a representantes de la Fiscalía, Medicina Legal, Defensoría, Consejo Superior de la Judicatura, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Policía de Menores y Procuraduría.

Gloria Amparo Rivera, presidenta de la Sala Administrativa del Consejo Seccional de la Judicatura y Luis Alejandro Rivero, director del Icbf, comentaron que a√ļn no se ha definido una fecha como tal.

Una fuente, que prefirió la reserva de su nombre, comentó que este sistema colapsó en Bogotá y Cali, donde ya se implementa.

LA VOZ DEL EXPERTO

¬ĎHay que hacer algo por los j√≥venes¬í

Laura Victoria Santos, procuradora de Familia de Santander, reiter√≥ la importancia de enfocar la atenci√≥n sobre esta poblaci√≥n. ¬ďEs necesario que se realicen trabajos de prevenci√≥n, pero tambi√©n que se trabaje con las familias. Mientras ellos est√°n en las instituciones reciben asistencia pedag√≥gica, pero cuando salen vuelven a su entorno, a sus amigos y familias, en las que si no se han fortalecido los valores, no se est√° haciendo mucha labor¬Ē.

Paso a paso...

¬ŅQu√© sucede con un menor infractor?

1 Cuando es aprehendido por la Policía es llevado al Centro de Recepción del Menor, ubicado en el barrio La Joya.

2 All√≠ llegan menores desde 10 hasta 17 a√Īos, quienes son valorados y reciben atenci√≥n por parte de profesionales.

3 Los menores deben esperar allí hasta por cinco días para que el Bienestar, la Comisaría o los jueces definan su situación.

4 Los menores de 14 a√Īos son remitidos al Bienestar, porque ellos no pueden ser juzgados ni encerrados. El Icbf los valora, y si en su familia no hay garant√≠as, son llevados a un hogar sustituto.

5 Los mayores de 14 a√Īos deben esperar la decisi√≥n del juez de menores. Si el hecho es grave, en la mayor√≠a de los casos son remitidos al Hogar Claret, para cumplir la medida educativa.

6 En el Hogar Claret los j√≥venes pueden permanecer entre tres meses y tres a√Īos, dependiendo de la disposici√≥n del juez.

3.132
J√≥venes entre los 14 y 17 a√Īos han sido aprehendidos este a√Īo por la Polic√≠a Metropolitana.

2.000
J√≥venes como m√≠nimo, ingresan cada a√Īo al Centro de Recepci√≥n del Menor Infractor, ubicado en La Joya.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad