Un negro porvenir | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-02-01 05:00:00

Un negro porvenir

Me hab√≠a prometido no ceder a la tentaci√≥n de escribir algo de Obama. Esperar un tiempo hasta que corriera ese r√≠o de palabras en que se ha convertido el acontecimiento m√°s importante del siglo XXI hasta hoy, el ascenso de un negro al poder¬† en el pa√≠s maravilloso en el que el hombre se ha atrevido a experimentar de todo.  
Un negro porvenir

He le√≠do en los diarios tanto. Cada quien cosecha lo que tiene. De mi huerto interior como quiz√°s afirm√≥ alg√ļn poetastro, les ofrezco, como aconsejan los que saben, un r√°bano cogido por las hojas.

 

Todos olvidamos que es innata en el hombre la¬† violencia. Miles de guerras han ensombrecido el panorama del mundo so pretexto de defender una idea, un dios √ļnico y verdadero, o simplemente por la condici√≥n de fiera. Si los cient√≠ficos descubriesen pronto el ant√≠doto contra el impulso de devorarnos los unos a los otros y vi√©ramos como cosa del pasado, y para nunca jam√°s, el inveros√≠mil combate a garrote y piedra de los pueblos de la edad primera.

Las conquistas de las legiones romanas que arrollaban los adversarios quedando solamente el polvo de su marcha. Atila y el marchitamiento de la hierba de su¬† caballo. Las cruzadas para defender a Dios omnipotente. El humo de los crematorios nazis que atizaban la ida al cielo¬† de los adoradores de Jehov√°. Mucho m√°s ha hecho el hombre. Hasta falsos positivos y devorar en la selva como alima√Īas emponzo√Īadas¬† de odio, a hombres para redimir el mundo de las injusticias.

Pues con Obama, aunque nadie lo crea, ha comenzado otra de las tantas guerras. Ojala eso nunca suceda. Pero, jamás, jamás  de los jamases. El pueblo negro americano, al final del mandato de Obama, no se resignará a perder el poder. Es de la condición del hombre la ambición y además su belicosidad. Si la violencia no parte de los negros, partirá de los blancos. Hoy sucede lo de los nuevos ricos, no se sabe qué hacer en EU con la victoria.

No lo saben los unos ni los otros. El √ļnico que lo sabe es el propio Obama y pienso que en las noches se entristece de pensar en el futuro sombr√≠o. Los momentos de cordura, de ternura, de piedad, de convivencia pacifica lamentablemente son cortos, frente al car√°cter aniquilador casi permanente. Lo m√°s f√°cil, y esto es tambi√©n de la condici√≥n humana, el ser augur de desastres. Lo m√°s le√≠do de la Biblia es el Apocalipsis y el √©xito de Nostradamus fue el haber predicho desastres.

Yo, aprendiz de brujo, encuentro hoy la explicaci√≥n a un hecho que observ√© en el parque. Una bandada de palomas levant√≥ el vuelo al paso de una pareja de gitanas. Eran viejas, como heraldos de la muerte. Desde la banca en que le√≠a art√≠culos sobre Obama vi que una tom√≥ la mano de una mujer que se distra√≠a en el parque con su peque√Īo hijo. La madre quiso que le leyeran la suerte a √©l, pero el ni√Īo apret√≥ hasta lo imposible el pu√Īo. La vida es un breve juego y somos due√Īos de nuestro fin, que nadie lo sepa. ¬†

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad