Tom√°s Vargas Osorio, una pluma ¬Ďb√°rbara¬í | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-16 05:00:00

Tom√°s Vargas Osorio, una pluma ¬Ďb√°rbara¬í

Cuando se es un √°vido lector, se es intelectual; y cuando se es intelectual, se es poeta; y cuando se es poeta, se es comunicador, es decir, un creador, un artista.
Tom√°s Vargas Osorio, una pluma ¬Ďb√°rbara¬í

Wystan Hugh Auden, poeta y ensayista británico, decía que la principal diferencia entre el artesano y el artista es que el artesano sabe siempre qué tipo de objeto piensa elaborar, mientras que el artista sólo sabe lo que busca cuando lo encuentra. Tomás Vargas Osorio era un artista.

En √©l se cumplen estas caracter√≠sticas porque √©l era un literato. ¬ŅY qu√© significa ser literato o escritor? Es tener el don de crear fantas√≠as similares a los sue√Īos y comunicarlas al mundo; porque la literatura, como lo dir√≠a el gran escritor argentino Ernesto S√°bato, ¬ďcumple una obra de liberaci√≥n muy parecida a la de los sue√Īos y alivian al hombre de todas las precariedades que nos vemos obligados a cometer en la vida diaria¬Ē. Es, entre otras, una obra de purificaci√≥n.

Dicen que son las obras las que hablan por sus autores y las que los inmortalizan. Las de Tom√°s Vargas Osorio cumplen con ese adagio, ya que develan un gran criterio literario y excelente t√©cnica, pese a su temprana muerte el 21 de diciembre de 1941. Sin embargo, las influencias de pensadores como de Fedor Dostoievsky, Friederich Nietzche, Sigmund Freud, Miguel de Unamuno, Karl Marx, Ortega y Gasset, Marcel Proust, Tomas Mann, entre otros, hicieron que sus trabajos fueran denominados en dos vertientes. Marx y Nietzche. En Marx encontramos la novela de cr√≠tica social, la denuncia, las desigualdades sociales y los excluidos; y en Nietzche encontramos la novela que explora la angustia, el existencialismo y la soledad del hombre. Novelas que el mismo Vargas Osorio calific√≥ como ¬ďnovelas b√°rbaras¬Ē, pues en ellas situaba al hombre ¬ďen conflicto con la naturaleza exterior y con la suya propia¬Ē.

Cerca del centenario de su nacimiento, ¬Ņpor qu√© es tan importante Tom√°s Vargas Osorio para el departamento de Santander? Porque √©l simboliza gran parte del legado cultural santandereano; porque, como manifiesta el escritor bumangu√©s Gonzalo Espa√Īa, Vargas Osorio ¬ďestaba ense√Ī√°ndonos a escribir con una nueva est√©tica, introduciendo una clara diferenciaci√≥n entre eso que los ingleses llaman telling (contar), y eso otro que se denomina showing (mostrar). Vargas Osorio no narra; hace sentir¬Ē.

De igual manera, Rymel Serrano Novoa, literato de la Universidad Javeriana y docente de la Facultad de Literatura de la Unab, indica que Vargas Osorio fue el escritor que ¬ďdescribi√≥ de la manera m√°s profunda lo que es el pensamiento, el temperamento y las caracter√≠sticas del hombre santandereano. Su literatura no es regionalista; es una obra de valor universal¬Ē.

Vargas Osorio es importante por obras como Hombres, La aldea negra, Encrucijada, Tempestad y El enganche; pues ¬ďson los mejores relatos que se hayan escrito al respecto en nuestro departamento¬Ē, como lo acota Espa√Īa.

Para Ricardo Alipio Vargas Mantilla, artista estudioso de la cultura art√≠stica de Santander, la vida de este intelectual ¬ďdescribe la idiosincrasia del territorio santandereano y sus pobladores de forma precisa, de ah√≠ a que sus poemas merezcan un elocuente reconocimiento a la libre expresi√≥n de la palabra¬Ē.
Pero no s√≥lo es importante por sus grandes obras, cuentos y poes√≠as, tambi√©n por su actividad cultural y pol√≠tica. Particip√≥ en el Suplemento Literario del diario El Tiempo; fue cofundador del movimiento art√≠stico cultural Piedra y Cielo; porque fund√≥ y dirigi√≥ el peri√≥dico El D√≠a, en 1939; porque cre√≥ el suplemento literario de Vanguardia Liberal, a√ļn vigente.

Como pol√≠tico tambi√©n tuvo su cuarto de hora como diputado a la Asamblea de Santander y como Representante a la C√°mara por Santander en 1939. As√≠ mismo, como colaborador en la campa√Īa presidencial de Enrique Olaya Herrera, en 1930.

¬ďPese a su corta vida ¬Ėacota Espa√Īa¬Ė Vargas Osorio ha sido lo m√°s pr√≥ximo entre nosotros a un pensador. Su avidez intelectual, sus lecturas, muy al d√≠a con el mundo de su tiempo, la originalidad de sus juicios y comentarios, le permitieron acercarse, mejor que ninguno de sus coterr√°neos, a los grandes temas de la modernidad¬Ē.

Su entorno

A pesar de que a finales del siglo XIX Bucaramanga logr√≥ consolidarse como un importante centro de comercio, ser intelectual en la √©poca de Vargas Osorio era ser un ¬Ďbicho raro¬í, ya que la ciudad ten√≠a desarrollos culturales baj√≠simos. As√≠ lo recalca Rymel Serrano Novoa: ¬ďEn Santander se presenta un rasgo particular; la elite intelectual es desplazada y ahogada. Socorro, la cuna de formaci√≥n intelectual de Vargas Osorio, era la capital y el centro de desarrollo cultural. Luego, Bucaramanga se convirti√≥ en la capital del departamento, pero no lideraba el desarrollo cultural, puesto que en la ciudad hab√≠a renuencia absoluta a cumplir un papel importante del desarrollo de Bucaramanga y de la regi√≥n¬Ē.

A√ļn as√≠, hubo una minor√≠a que sigui√≥ manteniendo viva la tradici√≥n art√≠stica; entre ellos, Blas Hern√°ndez, Gustavo Cote Uribe, Jes√ļs Z√°rate Moreno, Ernesto Camargo Mart√≠nez, Jaime Ardila Casamitjana, Jaime Barrera Parra, Pedro G√≥mez Valderrama; todos magn√≠ficos escritores, iguales de importantes a su contempor√°neo Tom√°s Vargas Osorio. Todos estos intelectuales de la d√©cada se hicieron en el caf√©, en los peri√≥dicos, en el teatro y en la pol√≠tica.

Fue el mismo Vargas Osorio quien dijo en su √©poca -y a√ļn sigue vigente- que ¬ďel santandereano debe aprender a sonre√≠r¬Ē. Y la literatura, la poes√≠a y la creatividad son esos puentes para la alegr√≠a.

Por ello, es necesario rescatar el legado cultural santandereano, as√≠ ¬ďla tentaci√≥n de abolir el pasado sea tan antigua como el pasado¬Ē, como expresa el soneto de Jorge Luis Borges, lo cual se debe al divorcio entre el arte y la vida, que explica los grandes males de la cultura en la que vivimos. Pues, como afirma Carlos Arnulfo Arias Mendoza, docente de c√°tedra de la facultad de Literatura de la Unab, ¬ďes necesario rescatar el patrimonio cultural, y no seguirnos condenando a la doble muerte: a la muerte natural, y a la muerte del olvido¬Ē.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad