Publicidad
Jue Abr 27 2017
20ºC
Actualizado 09:50 pm

En la era social, es mejor comprar en gavilla | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-21 05:00:00

En la era social, es mejor comprar en gavilla

Se diría que pronto habrá una red social para cada profesión o pasatiempo; este año han sido lanzadas en Latinoamérica redes centradas en la abogacía, los diagnósticos médicos y el deporte, para no hablar de decenas de redes sociales fundadas por corporaciones como estrategia publicitaria.
En la era social, es mejor comprar en gavilla

Parece apenas natural que se haya creado una red específicamente para reunir a compradores que busquen los mismos productos, y que gracias a ella puedan obtener descuentos al comprarlos. Se llama Kactoos, se lee igual al nombre de la planta y fue hecha por Colombianos.

Así cualquiera quiere un millón de amigos

Los grupos de Kactoos tienen una diferencia fundamental con los de otras redes sociales. Aunque estos últimos logran convocar a millones de personas en marchas mundiales o millares en manifestaciones públicas espontáneas, e incluso pueden llevar a sus creadores a la cárcel, esto sucede en raras ocasiones. En Kactoos los grupos se forman alrededor de un producto en venta, y entre más personas se vinculen a él más bajará su precio.

Esto es posible porque Kactoos funciona como un sitio de subastas a la inversa; los usuarios se inscriben a grupos de productos determinados, mientras los proveedores compiten para ganar esas ventas. Al final, cuando un grupo se declara ‘cerrado’ el vendedor que haya ofrecido el artículo por el precio más bajo podrá proveer a sus miembros.

Unirse a un grupo, por cierto, implica un serio compromiso de compra. Salir de uno que aún está abierto conlleva una seria amonestación. Abandonar un grupo ya cerrado puede causar la cancelación de una cuenta.

Deje de gastar excesivamente en tres sencillos pasos

El primer paso no es admitir que tiene un problema. Una inscripción gratuita es suficiente. Después podrá integrar la plataforma de Kactoos con otras redes sociales como Facebook o Twitter y desde ahí enviar alertas a sus amigos, familiares y colegas sobre los productos que quiere comprar. Si ellos también están interesados pueden unirse y ayudarlo a bajar el precio. Aunque es buena idea moderar la cantidad de mensajes e invitaciones que se envían para no causar molestias.

También es posible prescindir de ellas del todo: aún si usted no es miembro de ninguna red social puede usar Kactoos.

Antes de entrar a un grupo usted puede ver exactamente cuánto tiempo falta para su cierre. El portal de Kactoos muestra primero los grupos a los que les faltan pocas horas, y en las páginas siguientes aparecen algunos para los que ni siquiera han empezado esa cuenta regresiva.

Desafortunadamente la página no permite organizar los artículos por su marca, la cantidad de miembros en su grupo, su precio, o el porcentaje y la cantidad ahorrados gracias al servicio.

Compras ciegas, precio en caída libre

Lucas Velásquez, gerente de comunicaciones de Kactoos, indicó que su empresa trabaja como mediadora entre vendedores y compradores, pero no participa directamente en el proceso de pago y la entrega de los productos. Las formas de cancelación y de envío de la mercancía se acuerdan, una vez se cierra un grupo, con el vendedor que haya ofrecido el mejor precio.

Existe pues un riesgo al comprar o al comprometerse a hacerlo en Kactoos: el  dar con un vendedor en una ciudad diferente del país y que no haga envíos, o que los haga pero sólo acepte tarjetas de crédito. Aunque una visita a www.kactoos.com sugiere que hay razones de peso, y a veces de cientos de miles de pesos, para correr con ese riesgo.

En la sección de Ofertas, por lo pronto poblada únicamente con artículos electrónicos, pueden encontrarse grupos que han conseguido reducir en $2 mil pesos el precio de un iPod junto a otros que han recortado el precio de un MacBook Pro en más de $1 millón. Blackberryes que caen $50 mil pesos y Notebooks Toshiba que bajan $100 mil.

El señor Velázquez aseguró que no se trata del viejo truco de establecer un precio inicial exorbitante y descrestar con las rebajas subsiguientes; la empresa gestiona la venta de los artículos por su precio de venta original, y en adelante confía en que el pedido de múltiples usuarios y la competencia entre los vendedores encojan esa cantidad.

BuscaPé compro  Pagosonline

BuscaPé es un portal de búsqueda y comparación de artículos. Con usuarios en toda Suramérica, la empresa tiene sitios exclusivos para varios países del continente, y entre ellos hay uno dedicado exclusivamente a Colombia. De hecho a finales de 2009 el portal colombiano ya recibía 1 millón de visitas mensuales y ofrecía información de más de 4 millones de productos comerciales.

Bajo la premisa de facilitar las búsquedas inteligentes a sus visitantes y potenciales compradores, el portal permite escudriñar su catálogo en decenas, si no cientos de formas distintas. Una búsqueda de un automóvil, por ejemplo, permitirá ordenar los vehículos encontrados por su marca, modelo, la potencia de su motor, sus kilómetros recorridos y por supuesto, su precio o la ciudad donde está radicado el vendedor. Una situación análoga se experimentaba en las búsquedas de dispositivos electrónicos, artículos para el hogar, libros o hasta flores.

Pero BuscaPé, una herramienta especialmente útil cuando se necesita comprar un producto sin tener inclinación por una marca específica, un presupuesto fijo o la necesidad de que tenga ciertas características, parece decidida a involucrarse más en el proceso de compra y venta entre sus usuarios y quienes ofertan productos a través de su sitio. A principios de marzo esta empresa de origen brasilero compró el 75% de las acciones de PagosOnline, la mayor compañía colombiana de pagos electrónicos.

PagosOnline actúa como un mediador entre clientes y vendedores en Internet y les permite realizar transacciones instantáneas con tarjetas de crédito o débito e incluso mediante pagos en efectivo en bancos nacionales.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad