S√°b Dic 10 2016
24ºC
Actualizado 01:00 pm

La vuelta al espa√Īol en ochenta gu√≠as | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-24 05:00:00

La vuelta al espa√Īol en ochenta gu√≠as

El C√≠rculo de Lectores, con el sello Intermedio Editores, presenta la segunda entrega de esta colecci√≥n de Fernando √Āvila, una forma amable de acercarnos al buen uso de nuestra bella lengua castellana.
La vuelta al espa√Īol en ochenta gu√≠as

La colecci√≥n La vuelta al espa√Īol en ochenta gu√≠as, de Fernando √Āvila, es un curso pr√°ctico de gram√°tica, redacci√≥n y estilo para volver a nuestra lengua, redescubrirla y usarla con correcci√≥n al escribir y al hablar. Cada uno de los libros contiene diez gu√≠as y diez propuestas de trabajo que le permitir√°n dominar, sin enredarse, el arte de expresarse bien en espa√Īol.

La colección cuenta con ocho títulos:

1. Puntuación sin misterios

2. Redacción lógica, inteligente y eficaz

3. Ortografía comparada con el inglés

4. Tildes que el computador no resuelve

5. Secretos del verbo y de la conjugación

6. Dequeísmo, prefijos, sufijos y preposiciones

7. May√ļsculas, abreviaturas y siglas

8. Dudas, errores y corrección de estilo


Ortografía comparada con el inglés: morfología propia de nuestro léxico y sus relaciones

Hasta ahora no ha sido frecuente que un libro de ortograf√≠a enfoque el tema desde la perspectiva del mundo biling√ľe en que vivimos. Los textos cl√°sicos nos hablan de la etimolog√≠a (origen de las palabras), el sonido y el uso culto como las tres fuentes de las normas. Este libro, sin omitir tal informaci√≥n, parte de las similitudes y diferencias que nuestros vocablos tienen con sus equivalentes en ingl√©s y en otros idiomas modernos, pues la raz√≥n de muchos de los errores ortogr√°ficos est√° en la confusi√≥n visual entre la forma correcta en espa√Īol y la equivalente extranjera que la publicidad y el mundo comercial nos presentan a diario.

Es as√≠ como a fuerza de ver en las cajas de disquetes la palabra diskett (francesa), en los empaques de espagueti la palabra spaghetti (italiana) y en los frascos de champ√ļ, la palabra shampoo (inglesa), terminamos por desconocer la forma correcta en espa√Īol, pues nuestra memoria visual nos remite de continuo a las formas extranjeras que esos medios nos presentan.

Muchas palabras se escriben igual en ingl√©s y en espa√Īol ¬Ėmaterial / dirigible / web¬Ė, otras var√≠an por apenas una tilde ¬Ėc√≥rner / d√ļplex / el√≠xir¬Ė o una letra de m√°s o de menos ¬Ėsexo en espa√Īol es sex en ingl√©s, mientras que tenis en espa√Īol es tennis en ingl√©s¬Ė. Cuando las diferencias son sutiles, el cuidado para escribir con buena ortograf√≠a debe ser mayor.

Tildes que el computador no resuelve: acentuación general de las palabras y casos especiales

La tilde aguda (¬ī) es uno de los signos caracter√≠sticos del espa√Īol. En ingl√©s no existe: los problemas de acentuaci√≥n en ese idioma no se resuelven con la ayuda de la tilde. La tilde indica el sonido. Se acent√ļa (o pronuncia con mayor fuerza de voz) la s√≠laba tildada, pap√° / car√°cter / a√©rea, cuando la palabra lleva tilde. Sin embargo, en virtud de las normas que en este libro se recuerdan, cuando escribimos la palabra sin tilde tambi√©n estamos indicando un acento (lo se√Īalamos en negrilla en los ejemplos): carnaval / mitin / decimocuarto.

Lo complejo comienza cuando encontramos familias de palabras con la tilde como √ļnica diferencia en la escritura, y con distinta aplicaci√≥n en el texto, por ejemplo √°rbitro / arbitro / arbitr√≥: el √°rbitro es justo / yo arbitro el partido de ma√Īana / Juan arbitr√≥ muy bien ayer. Esas diferencias no las puede establecer el computador, que reconoce como correctas las tres escrituras.

Tenemos, adem√°s, los m√°s de veinticinco casos de tilde diacr√≠tica, en palabras hom√≥fonas con funci√≥n sem√°ntica distinta, as√≠ como casos en los que el computador ¬ďcorrige¬Ē mal las palabras o borra las tildes indebidamente sin que uno se d√© cuenta.

Esto no significa que el computador no constituya una excelente ayuda ortográfica, sino que esa ayuda no es suficiente y no nos exime de conocer y aplicar las normas de acentuación. Con el apoyo del computador, pero sin delegar en él toda la responsabilidad.

Testimonio

Seg√ļn Fernando √Āvila, la gente lee hoy menos libros, pero consulta m√°s por Internet; a pesar de que se diga lo contrario, no se busca tanto la imagen, sino el texto, y en los buscadores se acude m√°s a los libros. Sin embargo, sigue siendo vergonzoso el bajo nivel de lectura en nuestro pa√≠s, lo que redunda en que se hable y se escriba con muchos errores, y sea d√©bil la estructura de las frases y del pensamiento, y sea m√°s dif√≠cil una deducci√≥n o una analog√≠a. Por otra parte, la influencia del omnipresente ingl√©s hace que la gente comience las frases en espa√Īol y las termine en ingl√©s (¬ď¬Ņc√≥mo te fue de weekend?¬Ē, ¬ď¬°c√≥mo est√°s de fashion!¬Ē), y el verdadero biling√ľismo es manejar bien los dos idiomas. Aqu√≠ el uso de t√©rminos del ingl√©s da m√°s cach√©, as√≠ que puede verse en los nombres, los almacenes, las empresas y el lenguaje publicitario.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad