Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
20ºC
Actualizado 10:00 pm

Los bumangueses son los más intolerantes del país | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-16 16:15:33

Los bumangueses son los más intolerantes del país

Los bumangueses lideramos la penosa lista del mayor n√ļmero de casos de ri√Īas personales en todo el pa√≠s. Es m√°s, el a√Īo pasado superamos en 351% el promedio nacional¬† del n√ļmero de casos de lesiones personales.
Los bumangueses son los más intolerantes del país

Mientras en Colombia, durante 2009 se registraron 76,5 lesiones personales por cada 100 mil habitantes; en la capital santandereana en el mismo tiempo ocurrieron 267,7 casos.

Tales promedios de ri√Īas locales tambi√©n superaron los de los municipios vecinos del √°rea metropolitana. Veamos algunos indicadores: en Piedecuesta la tasa fue de 173,7; en Gir√≥n fue de 154,6 y¬† en Floridablanca lleg√≥ a 135,7.

Lo peor es que los reportes de ri√Īas personales, en lo que va de 2010, tampoco son halag√ľe√Īos. Entre el 1 de enero y el 10 de junio se han denunciado 2.144 peleas.

En ese sentido, las comunas en donde se han registrado m√°s casos son: la Norte, con 289; la Nororiental, 278; el Centro, 275; y La Pedregosa, 200.

Las estad√≠sticas aqu√≠ referenciadas fueron extra√≠das del Departamento de Polic√≠a Metropolitana de Bucaramanga y, a la vez, analizadas por el programa ¬ĎC√≥mo Vamos¬í, el cual es respaldado por la UIS, la Unab, la C√°mara de Comercio de Bucaramanga, las Fundaciones Corona y Participar y, por supuesto, Vanguardia Liberal.

¬ďSomos demasiado excluyentes¬Ē

Los indicadores de percepción ciudadana revelados por la muestra practicada en la capital santandereana y en todo el país, la cual midió el grado de aceptación que sienten los bumangueses y el resto de colombianos hacia los demás, también nos dejó mal parados.

Al siguiente cuestionamiento: ¬Ņaceptar√≠a en sus vecindarios a desplazados por la violencia, damnificados, reinsertados, grupos de resocializaci√≥n, asociaciones religiosas, discapacitados, familias de invasi√≥n, gente pobre y pacientes terminales?, la mayor√≠a de los encuestados dio un rotundo ¬ĎNo¬í.

Lo propio opinaron los bumangueses ante la eventualidad de tener como vecinos a un drogadicto, alcohólicos o parejas homosexuales. Casi todos los encuestados manifestaron el rechazo a vivir cerca de este tipo de personas. (Ver tabla).

El sondeo, que fue incluido en la Cartilla para el Fomento de la Cultura Ciudadana, Visión Colombia II, Centenario 2019, elaborado y patrocinado por el Departamento Nacional de Planeación, la Fundación Terpel y el Fondo de Prevención Vial, dio cuenta de la percepción de discriminación y exclusión que tiene el bumangués frente a la gente que refleja una opinión distinta a su forma de pensar.

Los altos √≠ndices de intolerancia en los ciudadanos de Bucaramanga, seg√ļn los indicadores presentados por el mismo documento, muestran que este es el elemento que no les permite a los bumangueses mantener una relativa convivencia pac√≠fica.

Estas cifras, concluyeron los investigadores del informe del ¬ĎC√≥mo Vamos¬í, ¬ďson impactantes, dado que superan de manera comparativa lo observado en otras ciudades¬† del pa√≠s como Bogot√°, Cali, Barranquilla y Medell√≠n, en donde la intolerancia ciudadana, en promedio, no pas√≥ del 45%¬Ē.

LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

Tal vez las manifestaciones m√°s degradantes de la intolerancia y de la agresividad de algunos bumangueses, se reflejaron en el alto n√ļmero de casos de violencia intrafamiliar.

En Medicina Legal se atendieron durante el a√Īo pasado,¬† 1 mil 248 denuncias de ¬Ďataques entre familiares¬í, en toda el √Ārea Metropolitana. De estos, 60% ocurri√≥ en Bucaramanga.

VOZ DEL EXPERTO

¬ŅPor qu√© se presentan estas cifras?

¬ďEl baluarte de la tolerancia, ese que debe ser lo m√°s importante para la convivencia de cualquier comunidad, no es el rasgo que m√°s identifica a los bumangueses¬Ē.

Con estos t√©rminos explic√≥ el soci√≥logo, Samuel G√≥mez, las fr√≠as estad√≠sticas locales de intolerancia y de exclusi√≥n, consignadas por la Polic√≠a Metropolitana y por el programa ¬ĎC√≥mo Vamos¬í.

A su juicio, ¬ďa ciertos bumangueses les resulta muy dif√≠cil entender que la persona que est√° al frente de ellos tiene los mismos derechos que todos y que, si por alg√ļn motivo ella piensa distinto, no tiene por qu√© ser enemiga de ellos¬Ē.

¬ŅA qu√© se debe eso?

Seg√ļn √©l, ¬ďm√°s all√° de la idiosincrasia, que de por s√≠ se√Īala al bumangu√©s como una persona agresiva, se suman los altos niveles de estr√©s que se manejan en la ciudad por situaciones espec√≠ficas como la congesti√≥n del tr√°fico o el calor, por citar s√≥lo dos ejemplos¬Ē.

¬ďDe igual forma, la ansiedad, los problemas econ√≥micos y la falta de una consciencia de educaci√≥n c√≠vica, hacen que muchos bumangueses se vean como personas intolerantes y agresivas¬Ē, a√Īadi√≥.

Por esas razones, explicó el experto, se presentan con frecuencia en la comunidad elevados estados de irritabilidad, los cuales son enfocados hacia otras personas.

Sin embargo, dijo que también puede tratarse simplemente de ciudadanos con una personalidad explosiva, la cual  se ve incrementada por factores circunstanciales.

¬ďYo pienso que se debe aclarar que el hecho de generalizar al bumangu√©s como intolerante no ser√≠a del todo justo: ¬ďes claro, eso s√≠, que algunas personas son m√°s impulsivas que otras. Todo radica en su particular temperamento¬Ē.

¬ďHay quienes pasan menos por la l√≥gica y reaccionan de manera emocional y emotiva; es decir, act√ļan m√°s con los afectos que con la raz√≥n¬Ē.

¬ďEn la forma de ser de cada persona, tambi√©n influyen otros factores externos que hacen que alguien agreda cuando act√ļa bajo el impulso de la ira¬Ē.

No obstante, recalc√≥ que muchas veces se aprende a ser agresivo y se act√ļa como tal, pues ¬ďquien vive en medio de la groser√≠a y de la falta de educaci√≥n, tambi√©n aprende a actuar con violencia porque cree que as√≠ se resuelven los problemas¬Ē.

G√≥mez fue enf√°tico al se√Īalar que, ¬ďlos medios hostiles y el no tener satisfechas las necesidades b√°sicas, tambi√©n son condiciones que inciden en el comportamiento intolerante y agresivo de ciertas personas, sean bumanguesas o no¬Ē.

 

Casos que ocurrieron durante estos días

Sucedi√≥ hace apenas unos d√≠as en el Caf√© Madrid, uno de los barrios de la capital santandereana en donde mayor grado de intolerancia se registra. All√≠ un hombre de 27 a√Īos, quien trabajaba como ayudante en obras de construcci√≥n, perdi√≥ la vida tras una pelea callejera.

Sus familiares, quienes llegaron al Instituto de Medicina Legal a reclamar el cuerpo sin vida, comentaron que al parecer el hombre fue asesinado por una simple diferencia con otra persona en torno a un juego de cartas.

Una herida con arma blanca, que le atraves√≥ el pulm√≥n derecho, le quit√≥ la vida a este hombre, quien viv√≠a en el barrio ¬ĎLa Alegr√≠a¬í, junto a sus hermanos.

Otro hecho violento ocurri√≥ en el barrio Coaviconsa, contiguo a Provenza, al sur de nuestro Municipio. All√≠ fue asesinado un hombre, de 47 a√Īos. La v√≠ctima, quien se encontraba departiendo con un grupo de amigos, fue abordada por un hombre que lo atac√≥ con un arma blanca e hiri√≥ en la clav√≠cula del brazo izquierdo. Los motivos, en el papel, obedecieron a asuntos personales.

Le lanzaron √°cido

Por otro lado, una venganza fue la causa de un brutal ataque del que fue v√≠ctima un bumangu√©s, de 57 a√Īos, a quien le desfiguraron la cara tras lanzarle √°cido sulf√ļrico.

La víctima se encuentra internada desde hace varios días en el pabellón de quemados del Hospital Universitario de Santander, HUS, con serias lesiones en la cara, el cuello y parte del pecho.

El hombre atacado estaba parqueando su veh√≠culo en la carrera 23 con calle 15, de San Francisco, barrio adscrito a la Comuna Tres. Las primeras informaciones dieron cuenta de que los agresores se movilizaban en una motocicleta: ¬ďal momento del ataque, uno de los sujetos intercept√≥ a la v√≠ctima, a la que despu√©s de llamar por su nombre le arroj√≥ el √°cido en el rostro¬Ē, revel√≥ el informe policial.

Publicada por
Contactar al periodista
Ahora en Whatsapp
Publicidad
Publicidad
Publicidad