¿Pasión e intolerancia? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 09:20 pm

¿Pasión e intolerancia? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-06-17 05:00:00

¿Pasión e intolerancia?

¿Pasión e intolerancia?

El calificativo de “crimen pasional” cierra investigaciones y absuelve criminales, que salen sin más culpa que la de haberse dejado llevar por su amor fogoso. En otros casos, el difunto asesino queda con un halo de romanticismo mal informado - Romeo no mató a Julieta sino que, de común acuerdo, se fueron a vivir su amor en el Más Allá -. El diagnóstico simplificado de “pasión”, excusa lo inexcusable y explica rápidamente actos complejos y de mayor implicación social y cultural.

La mayoría de estos crímenes calificados de pasionales son crímenes de poder, perpetrados contra una mujer por el sólo hecho de serlo. Son asesinatos con fuerte tinte cultural y social, cometidos por hombres cegados no por amor sino por ira, orgullo, miedo y el supuesto deshonor de haber sido engañados o abandonados. Estos desbordamientos pasionales son hechos de adultos, más bien varones, según datos de Medicina Legal, que señala que “durante el año 2008 fue asesinada en promedio una mujer cada cinco días por su pareja o ex pareja y un hombre lo fue cada 45 días en las mismas circunstancias.”

Estos hombres son a la vez productos de un entorno y pautas de crianza machistas que producen varones dominantes, con poco control de sus impulsos porque se les ha vendido la idea de que ellos pueden “estallar” para imponerse y controlar, para mantener relaciones desiguales de poder con las mujeres.

Estos crímenes son frecuentes en nuestro medio que infunde y justifica relaciones de dominación y control de hombres sobre mujeres. Son crímenes que encuentran cierta indulgencia en una sociedad que fomenta relaciones de pareja tan desiguales que un hombre pueda seguir convencido de que es dueño y jefe de “su” mujer, quien le pertenece y no puede ni debe “ser de otro”. Las jóvenes no han aprendido a cuidarse de peligrosas declaraciones de amor que incluyen afirmaciones apasionadas como “tú lo eres todo para mí; sin ti no puedo vivir”; discurso que deriva luego en el peligroso “si no eres para mí, no serás para nadie”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad